Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Academia Winter (Capítulo 17)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Dom Jun 30, 2019 9:04 pm por Kanon Oda

» Un futuro en el que yo no estoy (I)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Sáb Jun 29, 2019 9:35 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 16)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Miér Jun 26, 2019 8:49 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 12-
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Lun Jun 24, 2019 10:26 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 15)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Dom Jun 23, 2019 7:54 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -capitulo 11-
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:44 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 14)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:06 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 13)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Lun Jun 17, 2019 9:05 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 12)
Academia Winter (Capítulo 17) Icon_minitime1Sáb Jun 15, 2019 6:26 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 44 usuarios en línea en la fecha Dom Ago 30, 2015 5:44 pm
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Academia Winter (Capítulo 17) Foro-l10
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Julio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario


Academia Winter (Capítulo 17)

Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 17) Empty Academia Winter (Capítulo 17)

Mensaje por Runalan el Dom Jun 30, 2019 3:36 pm

Capítulo 17
“Convivencia”



Los pasillos tan grandes, repletos de inmensos estantes repletos de libros de todo tipo. En algunos lugares, eran pergaminos, en otros eran libros, en otros eran simples tablas con escritos. Todo eso era explorado por el científico, seguido del zorro que miraba todo con una inmensa curiosidad.
¿Qué tanta información habría aquí? ¿Será verdad que hay todo tipo de la misma? Dicen que nada escapa de los ojos del MetaWorld, y que, por dicha razón, se ha ido recopilando todo tipo de conocimiento en las hojas, tablas y pergaminos de su biblioteca. Incluso algunos escritos que pertenecían a otros mundos ahora extintos, aquí yacen, sanos y salvos.
En algunas ocasiones, Xiaoyan se entretenía mirando unos estantes a lo alto, como algunas nubes parecían estar encima, pero, ¿no se supone que este es un lugar cerrado? A decir verdad, ni siquiera parecía haber techo. Más allá de los estantes, había solo blanco, como una nubosidad espesa, como si fueran nubes o el cielo. Luego, cuando veía que Khem ya se había adelantado lo suficiente, Xiaoyan corría para seguirle el paso.

—Exactamente, ¿qué tipo de información buscamos? —preguntó Xiaoyan a Khem, quien no respondió instantáneamente—. Khem…

—Tú venías por cuenta propia, ¿y no sabes que es lo que buscabas? —cuestionó el científico, a lo que el zorro crispó la cola con una débil ruborización en su cara—. Cada vez me sorprendes más, zorrito.

—Yo solo venía a ver si encontraba algo respecto a Klirren —murmuró el zorro, pero era lo suficientemente audible para que Khem le escuchara. Infló sus mejillas mientras apartaba la mirada en un claro puchero—. Hay muchos libros aquí, algo… algo debe haber.

—Sí, algo debe haber —comentó Khem mientras se detenía en un pasillo de la biblioteca, donde solo había más y más libros con pasta gruesa. Luego, caminó sin decir más, sabiendo que el zorro le seguía.

—¿Y tú sabes exactamente qué es lo que buscamos de él?

—Información.

—Jo, ¡Eso lo sé! —la cola de Xiaoyan se movió violentamente, con molestia. Él solo resopló mientras hacía sus orejas hacia el frente—. Pero qué tipo de información.

—Algo que se supone, nos tenga que ayudar a erradicar la maldición, ¿no es así?

—Bueno, sí…

—Entonces no preguntes obviedades.

—Jo, qué cruel.

Pero por alguna razón, la cola de Xiaoyan se movía de manera divertida, como si esto le fuera entretenido. No es como si buscar información junto a un antipático científico lo fuera, ¡de hecho no tiene nada de entretenido! ¡Puede llegar a ser agobiante, fastidioso, tedioso! Pero, Xiaoyan se veía incapaz de sentirlo así.
Mientras veía al científico buscar entre los libros alguno específico, Xiaoyan le miraba. Al comienzo, sin expresión alguna, pero poco a poco, fue formándose una débil sonrisa de satisfacción. De verdad que se veía incapaz de odiarlo, aunque casi siempre, Khem incitaba a eso.
Xiaoyan entonces, sacudió sus manos y se acercó a los estantes, queriendo ser de ayuda para el científico en cuanto buscar información se refiere —aunque se supone, él también venía en busca de su propia información—, pero dicen que dos cabezas piensan mejor que una. ¡Había que poner eso a prueba! Con sus manos movía algunos libros, los que le parecían interesantes, los dejaba sobre la mesa, al lado de la pila que Khem ya tenía. Uno, tras otro, tras otro. Aquellos que no parecían tener un título llamativo, los devolvía a su lugar. Khem le miró de reojo, como el zorro ahora de la nada parecía tan entusiasmado. De alguna manera se veía tierno.
Y así pasaron minutos, quizá más de una hora, buscando libros que pudieran tener indicios de información sobre Klirren.
El zorro entonces, movió sus orejas con curiosidad mientras tomaba un libro que claramente estaba viejo. Su portada estaba polvorienta y arruinada, las letras eran difícilmente legibles, pero estaba en alemán.

Der Gott der Stille

De igual manera, su contraportada estaba polvorienta y sucia. Pero el libro era llamativo en todos sus sentidos.

—Khem, esto…

Khem le volteó a ver, y lo primero que su mirada captó fue en las manos de Xiaoyan, donde ese libro yacía. El zorro lo había abierto y había hojeado un poco.
Dejando los libros que había tomado en el estante, él se acercó al zorro y miró el libro. Cuando Xiaoyan se lo ofreció, éste lo tomó sin ninguna duda y comenzó a hojearlo también. Todo estaba escrito en alemán, con una caligrafía cuidada y detallada, en una cursiva antigua. Sus hojas también ya se notaban considerablemente viejas, se sentía que, en el más mínimo movimiento, estas se terminarían rompiendo. Estaban secas, ásperas y un poco duras; ya se veían amarillentas por el paso del tiempo. Pero, la pasta del libro en cuestión, era totalmente negra con acabados rojos y dorados, con la portada en alemán que, según Khem podía traducir “Der Gott der Stille” significaba claramente “Dios del silencio.
El zorro movió sus orejas y miró a Khem.

—¿Crees que tenga que ver con Klirren?

Khem meditó un poco antes de hablar:

—Klirren también viene del alemán; significa algo como “tintineo”, si un dios del silencio hace un tintineo sería algo irónico —comentó, saciando la curiosidad del zorro—. Pero todo parece encajar, de alguna manera.

—Escritos antiguos en alemán… si lo leemos podremos saber si encaja o no —afirmó Xiaoyan—. No perdemos nada con intentarlo.

Khem miró al zorro por unos instantes, y luego miró el libro.
Era verdad, nada se perdía por leer un libro.
La noche todavía no era capaz de acabarse en el mundo convencional, y todavía faltaba para que diera el amanecer. Todo estaba oscuro, el interior de las casas, generalmente, solo era bañado por la oscuridad y algunas tenues luces.
Para algunos seres sobrenaturales, eso no sería problema. Capaces de adaptarse a todo, algunos incluso eran seres nocturnos, como el caso de los zorros; es por eso que Zhiyue no tenía problema con bajar los escalones de su hogar en busca de algo de beber en la cocina. Su cabello estaba totalmente revuelto, junto a sus orejas y su cola igualmente despeinada, su ropa mal acomodada y su cara adormilada, le daban una graciosa apariencia.
Éste zorro era alguien que se movía mucho cuando dormía, por eso amanecía siempre con el cabello enmarañado y hecho un desastre, o con su ropa chueca.
Ahora, llegaba a su cocina después de despertarse por una pesadilla, como siempre era habitual. Seiyua estaba durmiendo y no había visto a su papá, así que supuso que había salido a algún lado. Sin ánimos de molestar a Seiyua, él bajó por su cuenta, en busca de algo de beber que le ayudara a recobrar el sueño. Quizá un vaso de leche tibia.
Se sirvió su leche y la calentó, luego se sentó en la sala de su casa, en medio de la oscuridad. Bebía y bebía. El silencio en el que estaba, eventualmente se vio interrumpido al escuchar un débil tintineo, nuevamente. Era el mismo tintineo que había escuchado en la escuela aquella vez.
Movió sus orejas conforme escuchaba el sonido y dejó la taza de leche sobre la mesita, mientras se levantaba e iba a la ventana, en búsqueda de lo que sea que podría crear ese sonido. Movió la cortina y entonces, miró a través del cristal.
Allá, en el bosque, entre los árboles, como si estuviera escondido, se veía una sombra más oscura que las mismas sombras del bosque, con dos orbes brillantes de color amarillo. Era, exactamente, la misma figura que había visto en el bosque que rodeaba la escuela.
Tenía cierta curiosidad, pero también cierto temor. Entonces, aquella figura negra con grandes cornamentas, sonrió. Dientes en forma de triángulos filosos, brillantes y blancos, sobresaliendo por debajo de aquellos orbes brillantes. Zhiyue sintió temor, pánico. Cerró la cortina rápidamente y corrió por las escaleras, olvidando su taza en le mesa de la sala, ¡que más daba que su papá le regañara!
Entró a la habitación de Seiyua y comenzó a moverlo, éste solo estaba dormido en su futón plácidamente. Pero cuando sintió los movimientos de Zhiyue, se fue despertando poco a poco.

—¡Seicchan, despierta por favor! —pedía el joven zorro, con una voz claramente temblorosa.

Seiyua emitió un débil gemido de cansancio, y abrió sus ojos para ver a Zhiyue, con su expresión asustada. Rápidamente supo que algo andaba mal.

—¿Qué sucede, Zhiyue? —el espadachín se sentó en su futón mientras se tallaba uno de sus ojos, intentando no bostezar—. Es muy tarde para que estés despierto.

—Ya lo sé, ¡yo estaba dormido! —exclamó el zorrito—. P-Pero bajé a tomar un vaso de leche cuando desperté por una pesadilla y no podía conciliar el sueño. E-Entonces escuché un tintineo y miré por la ventana, ¡había una cosa oscura allá que sonrió! ¡sonrió, Seicchan, y daba miedo!

—Las cosas que sonríen dan miedo, por eso Xiaoyan-sama cuando sonríe enojado da miedo.

Bien, ese comentario generalmente sería divertido, pero no ahora.

—¡Ese no es el punto! —el zorro bajó las orejas—. Me dio miedo.

Seiyua miró sin expresión a Zhiyue.

—¿No habrá sido tu imaginación? —preguntó—, estás aún adormilado.

Zhiyue alzó un poco su mirada celeste para ver a Seiyua. Tanto aquella vez en la escuela como ahora, acababa de despertar, era verdad. No consideró que podría tratarse de algún tipo de alucinación ocasionado por la somnolencia, pero, se sentía tan real. Realmente era como si algo estuviera ahí.
Las orejas de Zhiyue aún seguían bajas. Sabía que se tenía que ir a su habitación, pero, no quería. No quería quedarse solo, menos con aquella imagen en su cabeza. Temiendo que pudiera volver.
Seiyua notó esto y emitió un suspiro de derrota.

—Bien, puedes dormir conmigo.

Zhiyue inmediatamente alzó las orejas.

—Gracias, Seicchan.

Klirren, un ser de oscuridad nacido del mismo silencio. Si bien su existencia es silenciosa y pasa desapercibida, él mismo ha odiado esa penumbra en la que se ha visto envuelto sin darse cuenta. Por ello, siempre que aparece frente a su potencial víctima, un tintineo se escucha. Un tintineo que corta el silencio que tanto odia”.

Observa a sus víctimas en la soledad, cuando no hay nadie a su alrededor. Su malestar es notable, como una sensación nauseabunda que aparece en su presa”.

Todo eso y más estaba escrito en ese libro que Xiaoyan había tomado, y Khem estaba leyendo.
Todo esto dabas grandes pistas sobre cuál era el modus operandi de Klirren, daba grandes indicios de cómo podían sentirse Perry, Zhiyue y Wolf. Pero entonces, Khem continuó traduciendo:

Cuando encuentra a la presa más indicada, la usará para abrir el portal de su mundo de silencio hacia el mundo donde la presa se encuentre. Una vez hecho esto, Klirren silenciará el mundo y lo convertirá en un lugar apto para los de su especie. Aquellas criaturas perversas del mundo abismal”.

—Los abismales —murmuró Xiaoyan—, sí, eso ya lo habían dicho antes. Pero no deja de ser preocupante.

—Al final de cuentas, solo serán utilizados para abrir portales y más portales —comentó Khem—. Al final solo busca apropiarse de mundos para alimentar a sus bestias.

Xiaoyan bajó un poco las orejas.

—¿Y no dice alguna manera de quitar esa maldición?

Khem volvió a hojear el libro, sin éxito. Xiaoyan no necesito que se lo dijeran para entender que no había manera escrita allí. Solamente cerró los ojos, intentando reprimir las emociones de tristeza y frustración, rabia por no poder hacer nada por su pequeño hijo, o por los hijos de Khem.
Antes de que abriera los ojos, sintió el tacto de una mano sobre su cabeza, justo en medio de sus orejas. Cuando abrió sus ojos, miró el rostro de aquel científico; una expresión serena, pero de alguna manera, le inspiraba cierta confianza. ¿Desde cuándo Khem era capaz de inspirar eso? Él no era consciente de eso, pero mientras fuera capaz de cortar la tristeza de este hermoso zorro, todo valía.

—Deja de preocuparte tanto —dijo—, encontraremos una manera.

Xiaoyan le miró con cierta sorpresa. Nunca espero que, de todas las personas, Khem terminara diciéndole algo similar. A decir verdad, ni siquiera Khem lo esperaba. Únicamente fueron palabras que salieron cuando acarició la cabeza de aquel zorro.
Movió un poco sus dedos, acariciándole el cabello. Las orejas de Xiaoyan se movieron involuntariamente, ante tal agradable tacto. Entonces, Xiaoyan sonrió mientras asentía débilmente.

—Sí.

______________________________________________

Y eso sería todo por hoy :P me disculpo si está algo aburrido. Sin más, me despido.


Última edición por Runalan el Vie Jul 05, 2019 7:31 pm, editado 1 vez

_________________________
Academia Winter (Capítulo 17) Firmaw11
Runalan
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1804
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 17) Empty Re: Academia Winter (Capítulo 17)

Mensaje por Kanon Oda el Dom Jun 30, 2019 9:04 pm

Zhiyue esta en problemas, a un que que tierno que fuera con Seiyua a dormir es tan tierno -w- aaww y mas tierno lo de Xiaoyan y sensei 7w7 algo tienen, de verdad que algo esta pasando a un que es un problema esa maldicion no suena para nada bien y lo peor es que no se sabe como detenerla ... pero si le vemos el lado bueno, es una buena manera en que todos se pueden unir .. >w< que tiernos!

_________________________
Academia Winter (Capítulo 17) Akiza_10

Academia Winter (Capítulo 17) Akiru10
Kanon Oda
Kanon Oda
Admin
Admin

Mensajes : 1200
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.