Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Academia Winter (Capítulo 17)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Dom Jun 30, 2019 9:04 pm por Kanon Oda

» Un futuro en el que yo no estoy (I)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Sáb Jun 29, 2019 9:35 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 16)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Miér Jun 26, 2019 8:49 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 12-
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Lun Jun 24, 2019 10:26 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 15)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Dom Jun 23, 2019 7:54 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -capitulo 11-
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:44 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 14)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:06 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 13)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Lun Jun 17, 2019 9:05 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 12)
Academia Winter (Capítulo 14) Icon_minitime1Sáb Jun 15, 2019 6:26 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 44 usuarios en línea en la fecha Dom Ago 30, 2015 5:44 pm
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Academia Winter (Capítulo 14) Foro-l10
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Julio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario


Academia Winter (Capítulo 14)

Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 14) Empty Academia Winter (Capítulo 14)

Mensaje por Runalan el Jue Jun 20, 2019 3:17 pm

Capítulo 14
“Eventos”


Día Viernes

Era temprano, la mayoría de los alumnos todavía no llegaban debido a la hora que era, y las clases empezaban a las 7, aunque había algunos alumnos que llegaban a las 7 en punto o incluso hasta las 8, afirmando que tenían un largo camino que recorrer. Lamentablemente, no era así para Zhiyue, quien debido a que venía con su padre y con Xiaoyan, era normal que estuviera aquí desde las 6 de la mañana.
Él iba, silenciosamente, caminando por el pasillo en cuanto se alejó de sus familiares. Seiyua había ido al baño a terminar de cepillarse el cabello (puesto que se levantó un poco más tarde de lo normal), y Xiaoyan había ido a la sala de maestros para comenzar con su programación destinada para hoy, que, de hecho, solo tenía clase con los de tercer grado a cuarta hora, ¡¿Por qué venía tan temprano entonces?!
Sea como fuere, las primeras horas eran de Matemáticas, con Arkan. Las clases de Arkan eran las preferidas para Zhiyue, no precisamente porque le gustaran las matemáticas o la cocina; no entendía nada de números revueltos con letras y era letal en la cocina, pero, de alguna manera, le gustaban. Quizá era la manera en la que Arkan era con sus alumnos, calmado y paciente, siempre intentando explicar las dudas a su manera, pero si le interrumpían, era propenso a tirarte un borrador en la cabeza. Lo bueno, es que no se enojaba como Khem, que era capaz de mojarlos o electrocutarlos. Pero, aún con el pensamiento de que las clases de Arkan era algo que le gustaba, Zhiyue no sentía muchos ánimos de entrar al salón de clases y sentarse como si nada hubiera estado sucediendo estos días. Así, él solo se detuvo frente a la puerta corrediza de su salón de clases, mirándola fijamente.
Ayer, fue la expedición. El día en el que por su tremenda curiosidad terminó siendo poseedor de una maldición inconcreta, una maldición que no sabía en qué consistía o si representaba un peligro o no. Zhiyue nunca se ha visto temeroso de las maldiciones, no suele preocuparse por ellas ni temerles, realmente siempre le han dado un poco igual. No obstante, por su culpa, tanto Perry como Wolf se vieron envueltos en la misma. Disculparse no sería suficiente para demostrar el arrepentimiento que sentía por ello, pero, realmente hacer otra cosa tampoco lo sería. Simplemente, sentía que nada sería suficiente para compensarlo. Quizá, únicamente, logrando la manera de poder disolverla. Quizá, sólo así, podría hacer algo por ellos dos.
Sus orejas automáticamente se movieron involuntariamente, captando un sonido de entre la oscuridad del pasillo. A estas horas, se supone que no hay alumnos aquí, y los maestros que vayan llegando están en la sala de maestros. Las clases E al estar en un lugar apartado del salón principal, era normal que estuviera solo a estas horas de la mañana, sin embargo, claramente, Zhiyue escuchó el sonido de un tintineo entre las sombras del pasillo. Era un tintineo similar al del agua cayendo en el filo de la espada, pero, ahora, estaba seguro que no sería eso. Pero, aun así, sus orejas se movían a la par de aquel no tan lejano sonido.
Curioso por lo que escuchaba, nuevamente siguió el sonido. Estaba en la escuela, ¿qué podía pasar? Es lo que a sí mismo se dijo cuándo caminó por la oscuridad del pasillo, yendo hacia lo que era el final del mismo, dónde solo había una ventana que daba hacia el bosque. Cuando llegó, se dio cuenta que el sonido no venía de dentro de la escuela, sino del bosque mismo. Se asomó por la ventana, a la densa oscuridad del bosque. Vio como si hubiera una figura de oscuridad parada, con un par de ojos luminosos. Entrecerró un poco sus ojos y luego los cerró, negando con la cabeza, volvió a abrirlos, solo para notar que no había nada más que los árboles iluminados por la luz de la luna que ya iba a esconderse para dar paso al sol.
Claramente desorientado, Zhiyue se dio la vuelta para ir a su salón de clases, solo para chocarse con alguien más alto que él.

—¡Ah, lo siento! —exclamó Zhiyue mientras se sobaba la frente y miraba la persona con quien chocó, quien también se disculpó.

—No, disculpa, no debí atravesarme de esa manera —Era Arkan, quien ayudó a Zhiyue a sobarse la frente—. ¿Estás bien?

—Sí, no te preocupes… —finalmente, Zhiyue comprendió la situación en la que estaba, moviendo sus orejas y mirando directamente a los ojos a Arkan—. ¿No… deberías estar en la sala de maestros?

—Sí, debería —afirmó—. Pero te vi vagando por el pasillo muy distraído, y me entró un poco de curiosidad de verte deambular.

—Oh… eso…

—Parecía que estabas siguiendo algo, ¿está todo bien? —preguntó. Nuevamente, la preocupación se hizo notar en su tono de voz.

Se supone, Arkan era alguien que se preocupaba mucho por sus alumnos. Zhiyue lo sabía, por eso jamás le había tomado mucha atención a ese tono de preocupación del maestro, pero, aun así, le parecía tierno cada vez que se expresaba de esa manera. Incluso si él no era a la única persona que le hablaba así, su corazón daba un vuelco con solo escucharlo.
Desconocía si Arkan estaba al tanto de la maldición que afligía a Perry, Wolf y a él. Seguramente lo estaba, después de todo, fue un tema de conversación entre los maestros. Así que, realmente, no era muy oportuno decirle que escuchó un tintineo que le guió hacia el final del pasillo, hacia el bosque, donde había una figura oscura.
Una figura oscura… era como si se tragara toda la luz de a su alrededor y solo se plasmará él, como si fuera un ser hecho de sombras, con una cornamenta como la de un carnero… no, quizá es mejor describir que tenía una cornamenta como la de un venado. Con dos orbes brillando en amarillo, como si fueran sus ojos. Dos orbes que atraían…

—¿Zhiyue?

La voz de Arkan le hizo caer en cuenta la situación en la que estaba. Negó con la cabeza repetidas veces, como si intentara reincorporarse.

—Estoy bien, solo quería ver por la ventana porque me pareció escuchar un sonido, pero creo que solo fue un animal. Seguramente un conejo o un zorro —Zhiyue se rascó la nuca mientras decía eso, acto que no pasó desapercibido por Arkan—. Así que no te preocupes. Ya va siendo hora de que mejor me vaya al salón.

Intentó pasar por alto a Arkan, pasando a un lado de él, siendo solo perseguido por la mirada de dicho maestro, reflejando una latente preocupación.
Sí, tal y como pensó Zhiyue, él estaba al tanto de la maldición que ahora llevaban esos tres. Estaba seguro que su amo y Xiaoyan encontrarían la manera de deshacerse de la misma. Mientras tanto, había que tener vigilados a esos tres para saber qué tipo de efecto tendría sobre ellos, pero, si no sabe exactamente qué es lo que hace, ¿cómo podría protegerlos? ¿Cómo podría cuidar de Zhiyue que, al ser el que tuvo más contacto con la espada, podría llegar a ser el más propenso?
La mirada de Arkan, involuntariamente, se dirigió hacia la ventana, asomándose un poco hacia el bosque. Afirmativamente, no había nadie. Ni siquiera rastro de animales salvajes. Era, sin duda, un silencio sepulcral.
Las horas de clase habían llegado, y los alumnos apenas estaban reuniéndose para empezar la jornada de hoy. El maestro Arkan todavía no llegaba al aula de los de segundo grado, por lo que todos aprovechaban y hablaban entre ellos como era lo normal, emocionados porque ya era el viernes que tanto esperaban y podían ir a disfrutar de su fin de semana.
De todos, Wolf estaba pensativo, sabiendo que, en realidad, él no disfrutaba mucho de un fin de semana. Eran días normales, al final de cuentas, solo que sin escuela. Pero, con escuela o no, para él daba lo mismo. Después de todo, tenía mucho tiempo para aprovechar, no como Hatsuharu, que se estaba quedando dormido en su pupitre, claramente cansado. Wolf no pudo evitar hacer un comentario al respecto.

—¿Estás bien, Hatsuharu? —preguntó—. Te ves realmente cansado.

—Generalmente las aves solemos despertarnos apenas vemos el sol y dormir en cuanto éste se ausenta… —comentó de una manera poco inconexa—. Pero en mi caso tengo que trabajar gran parte de la tarde y de la noche, por lo que realmente no duermo tan bien como me gustaría.

—¿Tú trabajas? —preguntó Wolf, un poco asombrado, a lo que Hatsuharu asintió mientras levantaba la cabeza de su pupitre, donde estaba acostado.

—Ya que no tengo a mis madres y mi abuelo ya no está conmigo, tengo que cuidarme solo —afirmó, Wolf sintió un poco de compasión por su compañero—. Pero está bien, no toda la vida puedo ser cuidado. Necesito ser independiente. No me gusta atarme.

Generalmente, Wolf mira a las aves volando de un lado a otro sin nada que las detenga, completamente libres, sin ataduras ni nada por el estilo. Se preguntó si Hatsuharu, Ubume o Kohaku hacían lo mismo, puesto que básicamente eran aves, pero también tenían los deberes de un humano o una persona como cualquier otra. Ellos desde luego, no podrían irse volando de un lado a otro mientras tengan esas ataduras llamadas deberes, como asistir a la escuela, trabajar para conseguir alimento. Wolf entonces comprendió un poco, no porque Hatsuharu sea un ave, significa que será tan libre como una.

—Comprendo, realmente te esfuerzas mucho en eso —comentó Wolf con una débil sonrisa, aún anonadado por los deberes de Hatsuharu y su valentía para enfrentar la vida él solo.

—No lo vería tanto como un esfuerzo —afirmó Hatsuharu calmadamente—. Simplemente necesito vivir.

Y era verdad. Para vivir tienes que esforzarte, pero nadie suele reconocer ese mismo esfuerzo debido a que, bueno, de no hacerlo terminarías pereciendo en el camino.

—Pero, hay algo que quería preguntarte, Wolf —Hatsuharu llamó la atención de Wolf al decir eso—. Cuando fuimos a la expedición, ¿dónde te metiste?

Wolf quería responder la pregunta de Hatsuharu, contarle lo que había sucedido en aquellas catacumbas, pero ya no pudo decir nada más cuando vio a Arkan entrar al salón. Casi todos los alumnos de segundo guardaron silencio, y uno que otro continuó hablando, pero conforme Arkan fue en camino al escritorio donde dejó sus cosas, el silencio fue reinando cada vez más y más el salón de clases.

—Muy bien, tenemos tres horas de matemáticas por delante —Arkan les dijo a todos sus alumnos—. Así que demos lo mejor por hoy.

La mayoría de los alumnos asintieron, pero Zhiyue seguía un poco más distraído que lo de costumbre, mirando la ventana. El sol apenas estaba comenzando a iluminar todo, y a través de las hojas de los árboles se veía como se filtraba la luz, haciendo bellos decorados en el suelo con la misma. Pero, no había señal de la misma figura que vio esta misma mañana. Exactamente, ¿qué sería eso?

—Zhiyue —nuevamente, la voz de Arkan le sacó de sus pensamientos—. Me gustaría que prestaras un poco más de atención a la clase.

—Ah… sí, lo siento.

Todos los de tercer grado sufrían internamente, nuevamente. Era de nuevo, día de Khem. Las primeras tres horas las tenían con él y, sin duda, ya iba a pedir ese molesto trabajo escrito de quien sabe cuántas hojas. Aunque, seguramente le iba a llevar tiempo revisarlas, conociéndolo, sería capaz de ponerles más trabajo en lo que él revisaba la tarea que, se supone, era para el Jueves. ¡Pero gracias a esa expedición se retrasó un día más! Así que realmente no tenían ahora excusa para no llevarla, habían tenido un día más de lo planeado.
Perry soltó un gran suspiro de derrota, estaba exhausto. Logró terminar la tarea por poco, y, aun así, en realidad, recibió un poco de ayuda de Mika y de Wolf. Y es que, por los cielos, era imposible hacer una tarea así de un día para otro por ti mismo. Su mirada no pudo evitar irse hacia Seiyua, quien estaba leyendo un libro de magia mientras estaba esperando que Khem le llamara para recoger su trabajo.
Siempre, Perry se preguntó, ¿Por qué Seiyua intentaba aprender magia? En realidad, Perry tampoco la usaba como tal, si acaso, usaba el elemento fuego, que podría considerarse como una especie de magia, pero, aun así, no era para tanto. Pero Seiyua… Seiyua no usaba magia de ningún tipo. Tenía su espada Shitto, sí, esa espada de dos metros se movía a voluntad de Seiyua pero, ¿eso podría considerarse magia? Él realmente se esmeraba tanto.
Seiyua notó la mirada de Perry, y volteó a verlo. Éste se sobresaltó de inmediato.

—¿Sucede algo?

—Ah, no, no, nada —repitió mientras negaba con sus manos, un poco nervioso—. Sólo me quedé un poco pensativo.

Seiyua le miró por unos instantes, recordando el evento en el que Perry se había envuelto el día de ayer, temiendo porque fuera algo relacionado a eso. Entonces, silentemente, regresó su vista en el libro, aún preocupado. Pero, aunque él estuviera preocupado temiendo lo peor por Perry, en realidad, Perry solo estaba pensando en lo lindo que se le veía hoy el cabello a Seiyua.

_______________________________________________

Y bueno, eso sería todo por hoy -w- Espero que no les parezca aburrido y, sin más, me despido.

_________________________
Academia Winter (Capítulo 14) Firmaw11
Runalan
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1804
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 14) Empty Re: Academia Winter (Capítulo 14)

Mensaje por Kanon Oda el Jue Jun 20, 2019 7:06 pm

Seiyua se preocupa por perry -w- y perry que parece acosador sin dejar de mirarlo ... mas importante que fue lo que vio Zhiyue o.oU eso si me intriga.. quien era? que pasara ahora? como es esa maldicion? ..... aah vaya ... pero al menos arkan aparecio para ayudarlo -w- son tan tiernos ambos!! esta genial espero conti

_________________________
Academia Winter (Capítulo 14) Akiza_10

Academia Winter (Capítulo 14) Akiru10
Kanon Oda
Kanon Oda
Admin
Admin

Mensajes : 1200
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.