Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Academia Winter (Capítulo 17)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Dom Jun 30, 2019 9:04 pm por Kanon Oda

» Un futuro en el que yo no estoy (I)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Sáb Jun 29, 2019 9:35 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 16)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Miér Jun 26, 2019 8:49 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 12-
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Lun Jun 24, 2019 10:26 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 15)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Dom Jun 23, 2019 7:54 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -capitulo 11-
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:44 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 14)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:06 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 13)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Lun Jun 17, 2019 9:05 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 12)
Academia Winter (Capítulo 11) Icon_minitime1Sáb Jun 15, 2019 6:26 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 44 usuarios en línea en la fecha Dom Ago 30, 2015 5:44 pm
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Academia Winter (Capítulo 11) Foro-l10
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Julio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario


Academia Winter (Capítulo 11)

Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 11) Empty Academia Winter (Capítulo 11)

Mensaje por Runalan el Miér Jun 12, 2019 11:07 pm

Capítulo 11
“Un descubrimiento preocupante”


La excursión estaba lejos de ser el viaje de vida o muerte que los maestros estaban intentando hacer ver. En realidad, había resultado ser divertido; sí, había muchas tumbas y demás cosas. A veces incluso habían tirados huesos entre los pasillos, y tenían cuidado con no pisarlos para evitar provocar los espíritus de los mismos, pero fuera de eso, era como si hubieran ido de paseo a unas ruinas subterráneas lejanas a la historia que cubría Mukurosōhi.
En lo que parecían cavernas sobre lagunas subterráneas, se escuchaban algunos goteos a lo lejos, como si hicieran ecos en un lugar de penumbra. Dándole un toque tétrico, Xiaoyan miraba insistentemente de un lado a otro, como si intentara no asustarse o, más bien, como si estuviera en guardia. Sus orejas se movían constantemente ante el más mínimo sonido y, eso hacía que varios voltearan a ver a esas hipnotizantes orejas. Entre ellos estaba Khem que, aunque nunca dijo nada, su mirada se iba automáticamente a las orejas de Xiaoyan, aún cuando él mismo quería mantener la atención a las ruinas, puesto que era algo interesante y pensaba que, quizá, solo quizá, podría encontrar algo de utilidad. Pero las orejas del zorro de nueve colas le alejaron de aquella esperanza, siendo tan distractoras que, simplemente, no dejaba de verlas. Lo peor, es que ni siquiera parecía molestarle; generalmente, él consideraría molesto cualquier cosa que le distrajera, que le hiciera perder tiempo o demás cosas. Pero, las orejas de Xiaoyan… aquellas orejas de Xiaoyan simplemente no era capaz de disgustarse con ellas.
Por otro lado, los que iban caminando por los lugares, no eran más que los grupos ahora revueltos. ¿Segundo grado? ¿Tercer grado? ¡Eso había quedado atrás! Ahora solo había grupos de adolescentes-adultos mezclados entre sí, con un desorden común entre ellos. Claro, no intentaban separarse, pues, aunque esto no parecía ser la amenaza que decían, tampoco querían arriesgarse a terminar con alguna maldición se verdad.

—Pues realmente éste no se ve como el sitio que decían —afirmó Yasha mientras caminaba por uno de los extensos y amplios pasillos, donde en sus paredes había algunos huecos con ataúdes—, esto no tiene nada de especial. Sólo es un cementerio subterráneo.

—Es mejor que cuides tu lengua, Yasha —amenazó Higanbana, aunque sonaba severa, tenía un tono burlón que la caracterizaba—. O podrían terminar lanzándote una maldición que te costaría la vida.

—Vamos… no amenaces a Yasha de esa manera, Higan —pidió amablemente Kachou Fugetsu, Higanbana solo encogió los hombros—. Pero, al menos deberíamos ser respetuosos, Yasha.

—Claro, claro…

Claramente él ignoró la petición de Kachou Fugetsu, y Higanbana hizo una mueca de disgusto al ver esto. Seiyua, Perry y Wolf iban viéndolos desde atrás, siguiéndoles a su paso, puesto que todos iban juntos en un pequeño grupito. Incluso por delante de Yasha, Higanbana y Kachou Fugetsu, había más personas, y atrás de Seiyua, Wolf y Perry, venían Hatsuharu y Zhiyue.
Seiyua y Perry iban conversando, pero tras lo ocurrido con el pequeño grupo de enfrente, no evitaron hacer comentarios al respecto. Especialmente Wolf, que estaba muy curioso con todo lo que veía. Era claro, él casi no había salido, apenas y conocía lo que era una escuela y eso le resultaba emocionante. Ahora, con éstas expediciones, todo le parecía aún más emocionante.

—Realmente se toman en serio esto de mantener el respeto a los fallecidos —comentó Wolf, aunque era verdad que, él de por sí era alguien respetuoso, le parecía interesante como todos se empeñaban en mantener respeto a los difuntos. Claro, él lo comprendía, pero simplemente no dejaba de sorprenderle.

—Es lo normal —comentó Seiyua, acaparando la atención de Wolf—. Siempre hay que mantener cierto respeto a los demás, y, a una persona, hay que mantener respeto a su memoria. Principalmente porque ya ha muerto.

—Así es, es mejor que le hagas caso a Sei-chan —afirmó Perry. Con una sonrisa en su rostro, él asentía con la cabeza repetidas veces—. Él conoce mucho de estas cosas, y más sobre el respeto a las memorias de todos.

—No es para tanto —defendió Seiyua modestamente—. Únicamente es lo más obvio en cuanto vas a enseñar respeto a alguien. Es algo que me enseñó Xiaoyan-sama.

Guardar respeto. Realmente Wolf se sentía intrigado por todo eso, y no podía evitar ver los ataúdes cerrados en los huecos de las paredes. No era porque le incomodaran ni nada, sino porque se preguntaba, ¿qué tipo de persona estaba descansando en ese sitio? La mayoría de las personas enterradas en Mukurosōhi carecían de nombre o identidad. Era como una fosa común, elegante y planificada.
El lugar era obvio, en el sitio de arriba estaba la gente que había sido reconocida, aquellas que tenían tesoros y un nombre, una identidad, incluso un motivo para recordarlos. Pero aquí, en el subterráneo que era en cierto modo, terrorífico, estaban aquellos pobres olvidados por todos, que murieron y solo fueron lanzados aquí. Era de esperar que circularan todo tipo de leyendas en este sitio. Wolf realmente comprendía eso, y se apiadaba por la memoria de aquellas personas que estaban aquí, sin un nombre, sin un motivo para ser recordadas. Olvidadas en el tiempo, como si nunca hubieran existido.
Pensándolo de cierta manera, era incluso demasiado triste.

—¿En qué tanto piensas, Wolf?

Cuando Wolf escuchó la voz de Zhiyue detrás de él, no pudo evitar dar un débil respingo que hizo reír un poco al zorro, mientras que Hatsuharu les seguía por atrás. Wolf primero miró al zorro y negó con la cabeza, afirmando en silencio que no pensaba en nada importante, y luego su mirada se dirigió a Hatsuharu; una mirada llena de interés y curiosidad. Además, de cierta admiración. Era raro verlo así, caminando en vez de volar. Hatsuharu siempre usaba sus alas para todo, absolutamente para todo. En vez de caminar, sus alas se movían suavemente de arriba abajo, sin levantar demasiado aire, solo una ligera brisa que era apenas perceptible. Y, siempre estaba él unos centímetros por encima del suelo, nunca tocándolo.
Zhiyue sonrió juguetonamente, siendo testigo de cómo Wolf admiraba a Hatsuharu, simplemente ya no dijo nada y quedó un poco atrás en el camino, como si alentara el que esos dos se quedaran solos y conversaran de algo, mientras Zhiyue sonreía mirándolos.

—Este lugar es en cierto modo interesante —comentó Hatsuharu. Él también miraba los huecos de la pared—. Está lleno de personas que perdieron noción de existencia. No puedo evitar sentirme mal por ellos pero a la ves intrigado y fascinado.

—Creía que era el único que se sentía así —Wolf sonrió automáticamente—. Me alegra que compartamos eso.

Hatsuharu le miró serenamente por unos momentos, pero luego, sin darse cuenta, en sus labios se fue trazando una sonrisa, y esta terminó por esbozarse para sorpresa de Wolf, quien rápidamente apartó la mirada hacia otro lado. Su cara se sintió ciertamente caliente, pero no intentó mostrar nada. Solo, una extraña sensación dentro de él que parecía ir floreciendo poco a poco, de una manera silenciosa y agradable. Hatsuharu por su lado, se sorprendió un poco por el comportamiento de Wolf, más, sin embargo, prefirió no decir nada y continuar caminando junto al mismo, mientras iban cambiando de tema aleatoriamente.
Hablaban de cómo estaba el sitio, para luego pasarse a hablar de cómo harían todo en la próxima clase de cocina, e incluso hasta que habían traído para almorzar.
Detrás de ellos, Zhiyue iba en silencio, apartado de todos los demás. Los maestros iban por enfrente, y casi todo el grupo también. Él iba solo hasta atrás, por decisión propia, más que nada. O, más que una decisión, simplemente ahí terminó sin darse cuenta. Sus pasos fueron disminuyendo conforme aquellos sentimientos de incomodidad se hacían más y más potentes.
Sus orejas se movían involuntariamente, y cuando el grupo cruzó una encrucijada, en medio, Zhiyue se detuvo, y el grupo siguió avanzando como si todos fueran al mismo paso.
Zhiyue se mantuvo quieto, sus orejas se movían ahora voluntariamente. Como si intentara capturar algún sonido a lo lejos, y, finalmente, logró capturar un pequeño sonido destellante, un sonido que nunca había escuchado antes. Como si fuera algo golpeando alguna pila de metal, unas gotas o quizá algo más. Zhiyue terminó tomando el camino de la izquierda, mientras su grupo había tomado el camino recto.
Así, Zhiyue continuó siguiendo aquel tintineante sonido, que se hacía cada vez más y más notorio. El lugar que eran las criptas, fue tornándose de cierta manera, cada vez más luminoso, como si hubiera alguna apertura de luz por algún sitio cercano.
Los huecos en la pared fueron haciéndose cada vez más irregulares hasta llegar a un número nulo. Solo continuaron grabados similares a los que estaban en los pasillos de las escaleras. Grabados, dibujos de personas, muerte, destrucción, y demás cosas. Aquel sentimiento de incomodidad que no dejaba en paz a Zhiyue se hizo más y más fuerte, a tal punto que ahora, comenzaba a ser demasiado agobiante. Podía escuchar como varias voces que hablaban a la vez. Era incapaz de entenderles alguna cosa, puesto que hablaban precipitadamente, como si todas y cada una de ellas quisiera ser escuchada, pero no se daban el tiempo de organizarse un poco. Todo esto, agobió demasiado a Zhiyue y estaba pensando seriamente en regresar, después de todo, había desobedecido una orden. Pero su curiosidad y atracción hacia aquel tintineante sonido que fue haciéndose más y más fuerte fue, definitivamente, superior.
Finalmente, aquellas voces y el sentimiento de incomodidad se esfumaron de una manera abrupta, como si hubieran sido silenciados por una fuerza superior en un instante, y, con ello, Zhiyue llegó a un lugar que era iluminado por una apertura de la luz del sol del exterior. Un altar con una espada incrustada, en la cual caían algunas gotas de agua, las cuales creaban aquel tintineante sonido que le atrajo en primer lugar.

—Eso es… ¿una espada? —dijo para sí mismo, preguntándose mientras se acercaba a ver lo obvio.

Una espada en una piedra sonaba a una leyenda, como las de antes, como la del Rey Arturo que sacó la espada de una piedra… … o al menos eso es lo que recuerda Zhiyue de esa historia.
Miró por todos lados la espada, con curiosidad. Su cola se movía de un lado a otro mientras él inspeccionaba la espada y olfateaba los alrededores. Sus orejas también se movían, en busca de aquellas voces que le estaban sacando de quicio momentos antes. Pero ahora, no había otro sonido más que el tintineante caer de las gotas de agua sobre el filo de la espada incrustada en el altar.

Hatsuharu finalmente se adelantó al tener una breve discusión con Kazehaya, que había ido hacia atrás expresamente a molestar la relación que Hatsuharu y Wolf estaban forjando, solamente para molestar al cuervo. Seiyua por su lado, fue llamado por Kyōhei, así que terminó adelantándose también. Al final, quedaron atrás Perry y Wolf, quienes iban conversando mutuamente.

—Para ser un lugar que llaman realmente peligroso, no he visto nada problemático —comentó Perry, caminaba perezosamente por el sitio, pero teniendo el suficiente cuidado de no pisar nada indebido—. Realmente ya me veía matando cadáveres vivientes junto a Sei-chan. Ah… que decepción.

Wolf sonrió débilmente al escuchar el suspiro de derrota de Perry, tal y como dijo, una decepción. Al menos, Wolf se divertía intentando descubrir y pensar sobre la identidad de la gente aquí sepultada, o, al menos, imaginar un poco de cómo pudieron haber sido sus vidas. Pero Perry, sin duda, era alguien de pelear. Para él no habría mejor cita que matar a… no sé, ¿un dragón? Junto a Sei-chan. Por eso, estar en unas ruinas infestadas de muertos vivientes y demás cosas junto a Sei-chan, era una oportunidad de pelear a su lado.
Pero fue una decepción para él.
Wolf eventualmente miró hacia atrás, recordando que Zhiyue había disminuido su paso después de asustarlo y, cuando se entretuvo con Hatsuharu, simplemente dejó de prestar atención a la presencia del zorro albino.
Entonces, él paró bruscamente cuando no lo miró allí.

—Perry...

Perry se detuvo, y con un vago “¿Mhn?” volteó a verlo.

—Zhiyue estaba detrás de nosotros, ¿no es así?

Perry entonces captó lo que Wolf intentaba decir, cuando alzó la mirada y no vio nada más que el oscuro pasillo por el que acababan de recorrer. Completamente solo.

—Zhiyue… debería estar aquí, ¿no? —repitió Perry, como si no terminara de asimilar lo que veía—. ¡¿Dónde diablos se metió?!

Y sin esperar nada más, Perry se regresó corriendo, buscando con la mirada. Pensando, que quizá, podría haberse metido en uno de los huecos que tienen esos ataúdes. Pero, ni siquiera Zhiyue era tan curioso como para hacer tal acto de irrespeto.
Wolf quiso decir algo,  pero al ver que Perry había actuado tan imprudentemente, solo pudo soltar un quejido y, sin decirle a alguien, contrariamente a lo que le gustaría, solo siguió a Perry, intentando ver si podría ser de ayuda para encontrar a Zhiyue.
___________________________________________________________

Y eso sería todo por hoy, espero que no les aburra -w-U y bueno, sin más, me despido.

_________________________
Academia Winter (Capítulo 11) Firmaw11
Runalan
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1804
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Academia Winter (Capítulo 11) Empty Re: Academia Winter (Capítulo 11)

Mensaje por Kanon Oda el Miér Jun 12, 2019 11:40 pm

Zhiyue se metera en problemas!! , como siempre perry tan imprudente pero buemo que se le va a hacer... y ese kazehaya arruinando el momento de esos dos ... pero esta genial me encanto

_________________________
Academia Winter (Capítulo 11) Akiza_10

Academia Winter (Capítulo 11) Akiru10
Kanon Oda
Kanon Oda
Admin
Admin

Mensajes : 1200
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.