Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Academia Winter (Capítulo 15)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Ayer a las 7:54 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -capitulo 11-
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:44 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 14)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:06 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 13)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Lun Jun 17, 2019 9:05 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 12)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Sáb Jun 15, 2019 6:26 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 9-
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Jue Jun 13, 2019 9:47 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 11)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Miér Jun 12, 2019 11:40 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 8-
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Lun Jun 10, 2019 7:31 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 10)
Golden Claw (Capítulo 8) Icon_minitime1Dom Jun 09, 2019 9:04 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 44 usuarios en línea en la fecha Dom Ago 30, 2015 5:44 pm
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Golden Claw (Capítulo 8) Foro-l10
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario


Golden Claw (Capítulo 8)

Ir abajo

Golden Claw (Capítulo 8) Empty Golden Claw (Capítulo 8)

Mensaje por Runalan el Miér Ene 02, 2019 3:46 pm

Capítulo 8
—Ataque bajo la luz de la luna—


Un alboroto se escuchó en lo que era el salón principal de la biblioteca. Aun cuando Hyouya se apresuró en ir a ver lo que sucedía, Khem únicamente se mantuvo estoico sin moverse algún centímetro. Por su mente pasó más algo que era de esperarse: molestia por haber sido interrumpido, aún si su rostro no indicaba eso.
Cuando Hyouya llegó al salón principal donde los más jóvenes se habían quedado, solo pudo observar a un montón de gente abrigada con harapos que cubrían la mayor parte de su cuerpo e incluso partes de sus caras. Aún si había mucha gente y estaban, básicamente, rodeados por la misma, Perry en ningún momento sacó su espada, e incitó tanto a Seiyua como a Wolf que no atacaran. El zorro no lo comprendió, y quería atacar si veía que los más jóvenes estaban en peligro, pero, antes de que pensara en cómo hacerlo, Perry habló:

—Ustedes, venían caminando por el bosque, ¿no es así? —cuestionó el joven demonio. Las personas, que también tenían armas, seguían apuntando precipitadamente—. Está bien, no somos enemigos, no planeamos hacer daño.

Pero las personas no bajaron sus armas. Hyouya, que estaba desde el segundo piso de la biblioteca, pensó en bajar de un salto, pero, al momento, una persona que parecía ser el más antiguo; con barba blanca sobresaliendo de lo que era una máscara, salió de entre la multitud. Perry lo reconoció, era la persona que los había guiado hasta aquí, por lo que pensó que era el representante del pequeño grupo. Y, cuando se quitó su máscara para demostrar un rostro viejo y demacrado de lo que alguna vez pudo haber sido un apuesto joven, mostró que tenía confianza en las palabras de Perry.

—Todos, bajen sus armas.

Y todos obedecieron, como si fuera la palabra suprema. Las personas en sí, no parecían ser malas, pero, tan pronto bajaron sus armas, Wolf dio un gran suspiro de alivio, pero aún no se veía capaz de soltar a su hermano mayor. El hombre viejo, por otro lado, miró fijamente a Perry, con sus grandes y claros orbes celestes, su mirada indicaba una gran fiereza pese a su edad, alguien que estaba listo para ir a la guerra; un auténtico guerrero.

—Ustedes no parecen ser de este mundo —comentó el hombre mayor, acaparando la atención de todos—. ¿Quiénes son?

—Mi nombre es Perry, y sólo somos un… pequeño grupo que está de paso por aquí.

—¿Qué les trae a un mundo en quiebra como este? —preguntó de nuevo el hombre, como tal, él iba directo al grano, y su tono era tan firme que llegaba a ser atemorizante según Wolf—. No hay nada que puedan sacar de aquí.

—Claro que lo hay.

De entre los espacios vacíos de la biblioteca, por debajo del segundo piso, Khem salió con el libro que había conseguido en manos. Más calmado que antes, interrumpió la que podría considerarse plática entre sus hijos y el hombre anciano. Los demás se pusieron en guardia, pero el hombre siguió tranquilo y firme, y alzó una de las manos, pidiendo que bajaran las armas sin articular alguna palabra.

—¿Y cuál es esa razón?

—Información. A pesar del tiempo la biblioteca se ha mantenido en pie, como si protegieran toda la información que yace en este mundo —contestó—. Creo recordar que Evigna era una fuente muy fiable de la misma. ¿No?

—Así es.

—Entonces, quiero información acerca de la garra dorada.

El hombre que parecía mantener la firmeza, pareció perderla por una fracción de segundo, mirando con sorpresa al científico que jugueteaba un poco con el libro que llevaba entre manos.
Viendo que era alguien que no cedería rápido y estaba decidido en encontrar información, por el simple hecho de haber venido hasta acá, el hombre eventualmente suspiró.

—Muy bien, les contaremos todo lo que sabemos.

No pasó mucho tiempo, no se sabía ni qué hora era en realidad, ¿para qué preocuparse de eso? Si realmente nunca amanecería y solo quedaría la penumbra de la noche eternamente. Las personas que habían llegado a la biblioteca no eran más que simples refugiados, o al menos eso les contó Klaus, el hombre de avanzada edad. Iban de pueblo en pueblo buscando víveres y lugares donde pasar una temporada para acampar de manera segura. Como tal, este mundo estaba ahogado en una eterna noche, y esa misma noche había vuelto locas a varias criaturas e incluso a otras personas. También, las mismas sombras de la noche habían cobrado vida y atacaban todo a su paso. Ellos vivían con el temor de ser cazados, pero sobrevivían al estar en pequeños grupos.
Cuando se aseguraron que el pequeño grupo que venía de otro mundo no representaba un peligro, los refugiados se dejaron ver mejor. Entre la multitud iban incluso niños, mujeres embarazadas, hombres lesionados. Ellos realmente eran como un pequeño grupo nómada que buscaba sobrevivir en un mundo que no ayudaba en lo absoluto. Y, al encontrar ahora este lugar seguro, la biblioteca, decidieron crear varias fogatas para cubrirse del frío.
En una de las fogatas, estaba el pequeño grupo proveniente de otros mundos, junto con Klaus y su joven ayudante Gulbrand. Ahí, lejos de los demás refugiados que él se encargaba de guiar a través de los densos bosques y las ciudades en ruinas, él se encargó de relatar lo poco que sabía de la garra, o al menos, las leyendas que circulaban por Evigna. Lejos de los demás, los únicos intrusos que podían tener, eran unos pequeños niños que querían tocar y acariciar a Hyouya y sus colas, el cual las apartaba y las acercaba a él con recelo, sin dejar que fueran tocadas.

—Ciertamente, la garra dorada fue creada en un mundo llamado Shuìlián, por la deidad de la luz, Asahi —contó. Todos prestaban atención, menos Hyouya, quien seguía intentando que los niños no lo tocaran—. Y durante mucho tiempo de su vida, el monje XiaoBai, cuidó dicho artefacto misteriosamente.

—Oh… así que fue creado por una vieja entidad… —comentó Khem, con una mano en su mentón—. Y un monje cuidó de ella.

—Totalmente —agregó el anciano Klaus—. El monje XiaoBai, sin embargo, se cuenta, murió con la garra consigo.

—Mentira.

Cuando Hyouya interrumpió, peinándose su cabello con sus dedos, todos los presentes le miraron con confusión. Se supone que viene por información, entonces, ¿qué derecho tenía para dar tal acusación?

—Está en lo correcto cuando dice que fue creada en Shuìlián por Asahi, o, en esos momentos, conocido como Taiyung, y que fue cuidada por el monje XiaoBai. Sin embargo, se equivoca cuando dice que el monje murió con la garra —afirmó Hyouya, relatando todo rápidamente—. XiaoBai se deshizo de la garra antes de que muriera, más específicamente, la mandó por el río Xinghong. De ahí, fue cuando su paradero se hizo desconocido. La leyenda sobre su poder se había comenzado a esparcir por todos los sitios, así que XiaoBai no quiso tener problemas con la garra. Una justa razón, a decir verdad.

—Creí que habías dicho que no sabías nada de la garra —Khem miró a Hyouya, quien sonrió.

—Me preguntaste sobre su paradero, no sobre su historia.

Khem emitió una débil, casi inaudible risilla, que iba más dirigida para sí mismo.

—Zorro astuto.

Realmente había valido la pena traerlo.

—Así que eso es lo que de verdad sucedió —el anciano repasó—. ¿Cómo es que sabe eso, Sr. Zorro?

—Fácil —contestó—. Yo vengo de Shuìlián. Nací allí.

—Su nombre no… lo indica —Perry murmuró débilmente. Las orejas de Hyouya se movieron, lo había escuchado.

—Obviamente, Hyouya no es mi verdadero nombre —afirmó el zorro—. Creía que eso todos lo sabían.

—Sí, era algo que desde luego sabía —contestó Seiyua, el que hasta ahora había permanecido en completo silencio—. Pero no creía que conocieras tanto sobre la garra.

—Sólo sé algo sobre su origen, pero más allá de lo que sucedió con ella en el río, no lo sé —contestó Hyouya—. No sé dónde fue a parar después de ser dejada a su suerte en el río Xinghong.

Hyouya encogió los hombros sin buscar decir nada más. Entonces, la mirada de los presentes volvió a centrarse en Klaus, quien continuó relatando lo que sabía; al menos, ya tenía presente que cualquier versión errada que pudiera tener, Hyouya la corregiría, y, de esa manera, podrían incluso atar clavos sueltos.
Todos estaban atentos, menos Seiyua, quien volteó su mirada disimuladamente hacia el segundo piso de la biblioteca. Como si estuviera desconfiado de su entorno.

—Se relataba que la garra había ido a parar a otros sitios, después de la muerte del monje —afirmó Klaus—. Pero ya que el zorro dice que en realidad el mismo XiaoBai la abandonó, tiene más sentido, que haya vagado por el río Xinghong hasta incluso llegar a otro mundo. Se cuenta que fue a parar a Divy.

—¿Divy? —preguntó Khem—. ¿Está seguro de eso?

El hombre asintió.

—Hay libros sobre ese mundo en esta biblioteca. Pueden sentirse libres de buscar.

—Lo haré, sin duda —murmuró Khem para sí mismo, poniendo su mano en su mentón nuevamente.

Divy, según tenía conocido, es un mundo donde constantemente, los dioses causan caos. No son dioses como los son otros, estos dioses, comen humanos, tienen varias cabezas, varias extremidades, incluso uno tiene ojos por todo el cuerpo. Más que dioses, parecen demonios divinos que gustan de comer a sus adoradores; los habitantes de Divy, quienes no tienen otra opción que permanecer en ese mundo de caos esperando a ser comidos como ganado.
Cada mundo es interesante, desde mundos con noches eternas, hasta otros donde los dioses son unos demonios. Y la garra, ha ido a través de estos mundos a través de las décadas, de los siglos y milenios. Y aun así nunca ha sido utilizada.

—Otra cosa que creo de importancia que sepan… —Klaus volvió a interrumpir—. Es sobre quienes están detrás de la garra.

—GEIST, ¿no? —cuestionó Perry—. Nos lo dijo la reina de los Fenhua. Que hay enemigos detrás de la garra, entre ellos, ese grupo.

—Así es. Pero quiero decirles algo que considero importante.

—Sí, cualquier información es bienvenida —expresó Hyouya.

—Uno de nuestros refugiados, hace poco, decidió unirse a GEIST, precisamente, para buscar dicha garra —afirmó el hombre—. Se obsesionó tanto con el poder que predican sobre ella, que se fue sin poder siquiera convencerlo de lo peligroso que podría ser.

—Alguien, de este mundo… que se unió a GEIST —Perry repasó en su mente—. ¿Por qué se obsesionó?

—Eso es por—

Klaus no terminó de hablar, cuando rápidamente, como si fuera una escena importante, algo sucediendo en cámara lenta para todos, una flecha de luz atravesó su hombro derecho. La sangre salpicó y tras el impacto, las personas gritaron y se pusieron en guardia, bajo la atónita mirada de los que estaban presentes, frente al hombre mayor.
Seiyua fue el primero en reaccionar y, desenfundando sus espadas y tomando impulso en las mesas y estanterías, saltó al segundo piso, atacando al agresor.
Era una persona de tez morena, que llevaba media boca cubierta con un harapo. El hombre se defendió de la espada de Seiyua con una espada curva que daba sensación de ser árabe. Sin embargo, él mismo no pudo verse capaz de detener el ataque de Perry por detrás, quien le cortó antes de que tuviera oportunidad de reaccionar.
Hyouya rápidamente fue a atender al hombre Klaus, mientras que todos los refugiados que podían pelear se pusieron en alerta.

—¡Perry, Seiyua, arriba!

Hyouya apuntó hacia el tercer piso de la biblioteca, que era el más derruido y por lo tanto, inaccesible. Ahí, tantas personas que vestían igual que el agresor, aparecieron, todos portando armas, espadas, armas de fuego, e incluso algunos portaban libros de hechizos. Era obvio. ¡Eran de GEIST!
_________________________________________________________________


Y bueno, eso sería todo por hoy -3- me disculpo si está aburrido, dije que habría acción pero realmente no la hubo ya hasta el final. Pero ya el próximo si la tendrá, prometido. Por ahora, me despido!

_________________________
Golden Claw (Capítulo 8) Firmaw11
Runalan
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1800
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Golden Claw (Capítulo 8) Empty Re: Golden Claw (Capítulo 8)

Mensaje por Kanon Oda el Miér Ene 02, 2019 9:38 pm

los atraparon!!!, no te preocupes no estuvo para nada aburrido, me encanta tu fic! esta genial, es increible, como siempre el mas atento es Seiyua -w- y hyouya es muy astuto, si que se la jugo gracioso a khem, y como siempre perry primero toma todo con calma pero ahora los atraparon que aran?, quienes seran los malos?, waa que terrible me encanta, espero ansiosa la conti *-*

_________________________
Golden Claw (Capítulo 8) Akiza_10

Golden Claw (Capítulo 8) Akiru10
Kanon Oda
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1197
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.