Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Golden Claw (Capítulo 13)
Ayer a las 10:31 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 12)
Lun Ene 14, 2019 9:26 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 11)
Miér Ene 09, 2019 9:13 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 10)
Lun Ene 07, 2019 10:04 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 9
Vie Ene 04, 2019 10:07 pm por Runalan

» Golden Claw (Capítulo 9)
Vie Ene 04, 2019 9:57 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 8)
Miér Ene 02, 2019 9:38 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 7)
Lun Dic 31, 2018 6:41 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 8
Sáb Dic 29, 2018 9:55 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


Golden Claw (Capítulo 4)

Ir abajo

Golden Claw (Capítulo 4)

Mensaje por Runalan el Lun Dic 24, 2018 2:46 pm

Capitulo 4
—Una retirada—


La noche pasó desapercibida, con tanta rapidez que simplemente no pareció ser siquiera una noche completa. En lo que era la casa del zorro, que, en realidad, no era más que un templo viejo, Perry, Wolf y Khem se quedaron. Sin embargo, aunque Perry y Wolf, que durmieron en la misma habitación, durmieron, Khem, por su lado, no pegó el ojo toda la noche. No era porque no pudiera dormir o algo similar, de hecho, ni siquiera hizo el intento. El futón que se le dio seguía intacto, pero los libros que estaban en las repisas de la habitación, no. Su propia curiosidad por conocer más sobre este mundo o sobre el zorro, o, en el mejor de los casos, sobre la garra, lo llevó a tomar esos libros y darles una hojeada. Poco a poco, se quedó inmerso en ellos, eran libros que parecían ser de fantasía, pero recordando que este mundo es de por sí, de fantasía, dio por hecho que eran historias reales.
Este mundo tenía muchas cosas interesantes, había monstruos que convivían plenamente con los humanos, una convivencia que a simple vista parece imposible. Pero, antes no era así, y estos libros eran prueba de ellos. Antes los monstruos eran cazados por los humanos y viceversa, entonces, ¿por qué es que ahora convivían tan felizmente mutuamente? Eso intrigaba a Khem.
Así, antes de darse cuenta, el sol estaba comenzando a asomarse, así que vio innecesario dormir si ya era de día. Cerró el libro que tenía entre sus manos y se dispuso a salir de la habitación designada.
En el piso de abajo, se escuchaban varias voces. Una de ellas era la de Hyouya, y las otras eran completamente desconocidas. No se trataba de nadie más que de la misma familia del zorro. Él era alguien que ha vivido mucho tiempo, pero apenas ahora, se le pegó la locura de ser padre, y eventualmente, esos hijos que adoptó, tuvieron más hijos, así de alguna manera, terminó siendo un abuelo. Las otras personas que allí estaban era el otro hijo de Hyouya; Tsuikasuigetsu. Y a su lado, callado pero atento, estaba su esposo, Enmei Senjū. Tsuika parecía estar hablando preocupadamente con Hyouya. Ya le había dicho que se iba a retirar por un breve periodo de tiempo, y al joven albino eso no parecía agradarle.

—Pero, papá…

—Es por eso que quiero que te quedes en la casa, tú y Enmei, y si quieres los pequeños —Hyouya dijo al momento de tirar de la mejilla de Tsuika, como si lo estuviera regañando. Tsuika no hizo más que un puchero—. Necesito que cuiden ese almacén por mí.

—¡Peroo…!

—Deja de decir Perooo Tsuika —nuevamente, Hyouya regañó—. Enmei-sama, por favor.

Enmei, que era la persona más alta de la casa y con diferencia, solamente suspiró. Tsuika era muy necio en ocasiones, incluso si la cosa era completamente mala, no se permitía dejar a nadie detrás. Si no dejaba atrás a desconocidos, menos dejaría a su familia. Él entonces propuso ir con Hyouya, pero tal y como dijo el zorro, alguien debía quedarse a cuidar el almacén lleno de cosas raras. Si bien, antes su magia era la que mantenía ese lugar en armonía, ahora gracias a Menreiki, eso cambió. La joven Yōkai se mantenía allí por gusto propio, y su presencia también traía la paz al almacén. Pero eso no importaba ahora, sino que, Tsuika no se veía capaz de dejar ir a su padre.

—Sólo será temporal, Tsuika —comentó ahora Enmei. Tomó de los hombros a Tsuika y lo alejó suavemente del zorro—. Así que, solo nos queda estar aquí.

—Pero, Enmei…

—Es su deber, a final de cuentas.

Y con eso dicho, Tsuika bajó la mirada, sabiendo que no había nadie quien le apoyara, solo le quedaba estar aquí, tal y como decía su marido.

—Al menos prométeme que tendrás cuidado, papá.

Hyouya sonrió y nuevamente jaló débilmente una de las mejillas de Tsuika, aquella que estaba al descubierto.

—Te lo prometo.

—Si Seicchan no te cuida, lo golpearé.

Hyouya se rio y Enmei solo sonrió débilmente. Tsuika era tan adorable cuando amenazaba, porque realmente lo decía en un tono tierno.
Khem había mirado la escena en silencio, pero era consciente de que su presencia no había pasado desapercibida. Simplemente, ellos habían seguido a lo suyo.
Arriba, en el segundo piso, se escucharon algunos pasos. Con ellos, Perry y Wolf bajaron las escaleras, encontrándose a su Sensei en el trayecto.

—¿Sensei? —llamó Perry—. ¿Tan pronto ya está espiando a los demás?

Khem encogió los hombros y siguió bajando las escaleras. Su presencia ahora fue más que notable, y detrás de él, venían Perry y Wolf, en silencio. El primero en mirarlos fue Tsuika, con una intriga que no parecía normal, más sorprendido que otra cosa, simplemente les miró así. Como si fueran algún tipo de bicho raro. Dándose cuenta de la imprudencia de su mirada, negó con la cabeza y bajó la mirada. Hyouya movió sus orejas y les miró con lo que parecía ser su habitual calma, hasta que poco después, una sonrisa llena de burla se formó en sus labios.

—Oya, Perry, ¿es qué te explotó la cabellera?

Perry no entendió, hasta que tocó un poco su cabello. Estaba hecho un desastre y nadie le había dicho.

—¡Wolf, pudiste haberme dicho antes!

—Es… solo que creía que así te lo habías arreglado —contestó con pena el menor.

—Ah… jamás me lo arreglaría así —afirmó mientras intentaba apaciguar su cabello.

De la cocina, el espadachín de larga cabellera negra salió tranquilamente. Miró a su familia, con su habitual inexpresividad y, después, su mirada se dirigió hacia los visitantes actuales. Más específicamente, en Perry, cuyo cabello le había llamado la atención.

—Creía que el único nido de pájaros aquí era el del jirafón.

Perry intentó con más fiereza intentar apaciguar su cabello, mientras que Enmei y Seiyua comenzaban a pelear pasivamente y Tsuika intentaba calmarlos.
El tiempo pasó, y con eso la hora de marcharse había llegado. Hyouya iría con Khem y sus hijos a buscar la garra, sí o sí, ya que era algo en lo que él se había visto envuelto sin siquiera haberlo deseado. Lo normal, ¿no es así? Además, tenía el presentimiento de que, en caso de negarse, ese hombre extraño iba a insistirle o simplemente, llevárselo por la fuerza. No lo entendía, realmente no era alguien a quien pudiera leer con facilidad como lo hacía con los demás. Eso le intrigaba, pero tampoco quería mover algo de más, por miedo, más que nada, de que terminara siendo una persona con la que no debería meterse. ¿Quién sabe? Quizá era así, quizá no. Su curiosidad como zorro se veía inmensa ahora mismo, pero su capacidad de razonar como una persona le prohibía hacer una tontería.
Así, no tardaron mucho en reunirse en las afueras de la casa, donde todo estaba vacío ya. Los cadáveres de la noche anterior habían desaparecido, y era como si nada hubiera ocurrido. Realmente, como si nada hubiera ocurrido.

—¿A dónde se fueron todos los…? —Perry preguntó, mirando a Seiyua, quien era a quien tenía más cerca.

—Papá siempre se hace cargo de ellos, así que no podría darte una respuesta —contestó Seiyua.

La curiosidad ahora cernía en Perry, pero solo tragó saliva evitando preguntar algo incómodo, así que simplemente guardó silencio.
Khem, por otro lado, que les daba la espalda a todos, se giró para mirarlos, tranquilamente. Al cometer tal acto, todos le miraron atentos, incluso aquellos que no iban a ir al presuntamente, rápido viaje.

—¿Alguna idea de a dónde podemos ir primero? —le preguntó al zorro, quien hizo una mueca de sorpresa, para después parecer molestarse.

—¡¿Me llevas contigo y me preguntas a dónde ir?! —cuestionó en casi gritos—. ¡¿Es que no tenías pensado nada?!

Khem apartó la mirada perezosamente mientras rascaba su nuca con desinterés. Escuchar gritos así era normal para él, así que poco le importaba que le alzaran la voz reclamándole algo.

—Es por eso que te traigo conmigo —explicó brevemente—. Se supone que tú eres el que sabe sobre esta garra.

El zorro terminó suspirando con derrota. Por su mente quería encontrar una manera de llegar a la garra, quería deshacerse de esta carga para siempre y poder vivir en paz (si era que podía), así que intentó dar con un posible paradero. Puso una mano en su mentón mientras meditaba en silencio. Sus colas se movieron, sus orejas se bajaron un poco. Todos estaban atentos a él, hasta que abrió los ojos y todos se crisparon, con excepción de Khem y Enmei. Al alzar su mirada hacia Khem, simplemente dijo:

—Aquí mismo en Worldend, las montañas de la espalda helada. Con los Fenhua.
___________________________________________

Y bueno, eso sería todo por hoy :P me disculpo si está un poco aburrido o corto u.u no tenía mucha imaginación para este cap, ya que bueno, apenas va comenzando la travesía. Y bueno, espero que les guste! ¡Sin más me despido!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1772
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Golden Claw (Capítulo 4)

Mensaje por Kanon Oda el Lun Dic 24, 2018 7:02 pm

Esta genial, me encanto como hyouya se burla del peinado de perry, por eso tsuika los vio mal tambien xD y seiyua siempre buscando pelea con su cuñado adorado, por otro lado 7w7 hyouya tiene curiosidad por khem, no deberia tenerla se lo comera mejor que corra, ok no.. y como siemore khem nunca sabe que hacer, solo dirige pero no sabe ni a donde a veces xD me mato de risa todo este cap me encanta esperare la conti muy ansiosa

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1171
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.