Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Golden Claw (Capítulo 13)
Ayer a las 10:31 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 12)
Lun Ene 14, 2019 9:26 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 11)
Miér Ene 09, 2019 9:13 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 10)
Lun Ene 07, 2019 10:04 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 9
Vie Ene 04, 2019 10:07 pm por Runalan

» Golden Claw (Capítulo 9)
Vie Ene 04, 2019 9:57 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 8)
Miér Ene 02, 2019 9:38 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 7)
Lun Dic 31, 2018 6:41 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 8
Sáb Dic 29, 2018 9:55 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


With You (Capítulo 13)

Ir abajo

With You (Capítulo 13)

Mensaje por Runalan el Lun Dic 03, 2018 3:30 pm

Capítulo 13
—Desarrollo—

Ni siquiera sabía porque se movía con tanta decisión, una emoción que, en su vida, pocas veces había sentido, pero no de esta manera. Entrando a una casa ajena, Perry corrió por el pasillo sin importar nada, como si su vida dependiera de ello. Corrió, subió las escaleras, no prestando atención a si estaba por caer o si iba un poco muy rápido. Su pensamiento, aunque breve, se centró totalmente en Seiyua.
¿Por qué sentía la necesidad de aclararlo? Quizá se daría cuenta cuando pudiera ver al joven espadachín a los ojos. Quizá, ahí, sabría porque esta emoción asedió su corazón.
Se paró enfrente de la puerta de la habitación de Seiyua, tan agitado que sentía que el aire no llegaba a sus pulmones. Tan cansado que sentía como si acabara de correr un maratón. Pero, por alguna razón, sentía que valía la pena. Aclarar lo sucedido, haría esto y más. Entonces, tocó lentamente la madera de la puerta, como si todas sus prisas se hubieran desvanecido.
La puerta estaba hecha de madera y papel, por lo que era fácil ver sombras. Seguramente Seiyua ya lo habría visto venir, quizá, ya sabía, puesto que la sombra del exterior es fácilmente visible desde el interior de la habitación. Un pequeño detalle de las casas tradicionales. Aun así, Seiyua no abrió al instante. Por unos momentos, Perry creyó que quizá haría un berrinche como hacen las novias celosas, hermanos o incluso padres, de no querer hablar contigo hasta que se les pase el coraje. Perry, sin embargo, sabía que Seiyua no era ese tipo de persona, por lo que descartó la idea inmediatamente. Quizá, simplemente, estaba decidiendo si abrirle o no, que decirle, como tomar lo que acababa de suceder, o quizá, únicamente Seiyua no sabía que quien estaba del otro lado de la puerta era Perry.
Sea lo que fuere, Perry iba a insistir, él iba a tocar nuevamente la madera de la puerta, esta vez con un poco de más fuerza: “nunca se sabe si fui escuchado o no”, se dijo a sí mismo. Antes de tocar la puerta, ésta misma se abrió, haciendo que su puño quedara al aire, y su mirada entremezclada entre cansancio, angustia y desesperación, se encontró con la mirada inexpresiva de Seiyua. Una mirada tan negra como vacía que, aunque todos se molestaban con ella o se incomodaban, para Perry era algo… raro, sí, pero por alguna razón, agradable.
Entonces, todas las palabras que buscó para decirle a Seiyua y excusarse, se desvanecieron. Ninguna salió, como si se hubieran escondido. Sus miradas únicamente conectaron, pero simplemente, las palabras no salían.
Dando todo por perdido, fue la sorpresa de Perry cuando Seiyua fue el primero en hablar, más no sonaba precisamente amable.

—¿Qué? —preguntó secamente—. Estás hecho un desastre.

—Seiyua… —murmuró, en un intento de soltar todo lo que tenía en mente, pero que no era capaz de expresar. Tragó saliva, tomando el valor necesario para dejarlo salir—. Yo… quiero que sepas que…

—¿Qué?

—Esa chica… no es…

—Te lo dije, Perry —comentó Seiyua. Su mirada estaba impregnada en él, más no era inexpresiva, sino, más bien, parecía reflejar cierta molestia en ella—. Tu vida amorosa no me interesa. Si te quieres besar con una chica, no tienes por qué venir a aclararme el asunto.

Y era verdad, no tenía motivo para aclarar el asunto, no era como si Seiyua fuera algo de él más que su amigo, pero, Perry sentía esa necesidad. Ese deber, pues en el fondo sintió como si le traicionara. ¿Pero por qué? Perry analizó cada gesto de Seiyua intentando dar con una respuesta para sí mismo, momento tras momento, se mantuvo al pendiente de él, como su mirada usualmente inexpresiva parecía reflejar ira acumulada, resentimiento y quizá, una pizca de decepción. Perry la percibió y entonces, se dio cuenta. Realmente le importaba Seiyua, no solo como un amigo, Realmente le importaba como algo más, habían convivido mucho en el poco tiempo que llevaban de conocerse, pero, lograron ser muy buenos amigos. Se comprendían casi a la perfección, e incluso ya habían hecho planes a futuro.
Ver el Hanami, un Tanabata, Tsukimi, Bonenkai. Perry ni siquiera sabía que eran, ¡pero quería asistir, asistir con Seiyua! Y ahora, no iba a dejar que eso se fuera.
Su cuerpo se movió por sí solo, no se percató cuando su mano tomó la muñeca de Seiyua, con rudeza, pero sin lastimarlo. Seiyua crispó los ojos con sorpresa, viendo a Perry, pero no dijo nada ni siquiera intentó defenderse en lo absoluto, como si supiera que Perry no le haría nada de verdad. Él, entonces, intentó buscar la mirada de Perry, pero esta estaba mirando el suelo. Era, como si se hubiera dado cuenta de muchas cosas, como si hubiera tenido un momento de pausa, y, como si hubiera comenzado a funcionar nuevamente, miró a Seiyua, con determinación, y ninguna pizca de duda a como hace momentos atrás era.

—Quiero aclararlo, Seiyua. Esa chica, no era más que una fan, que me agarró desprevenido —dijo. Su voz, contrario a antes, era más clara, señal de que había finalmente, decidido su fin—. Quiero que lo sepas, aunque digas que mi vida amorosa no te interesa… no habrías actuado como lo hiciste ahora.

Seiyua no dijo nada, y únicamente emitió un débil gruñido involuntario, al momento de separar su mirada bruscamente. No forcejeó, sin embargo, para que Perry lo soltara, simplemente, se mantuvo mirando hacia otro lado. Evitando el contacto visual con su acompañante.

—Seiyua… mírame.

Perry pidió, pero Seiyua no hizo nada.

—Seiyua… —insistió.

Al ver que Perry no cedería, Seiyua tragó un poco de su orgullo, para mirar entonces a Perry. Ahora, más que enojado como era antes, parecía más preocupado por el cambio repentino de comportamiento, y porque estaba en una situación en la que nunca esperó estar, una situación que no comprendía y en la que no sabía cómo reaccionar. Con un poco de sudor resbalando por su mejilla, entonces, miró a Perry a los ojos, no directamente, pero desde luego, era lo suficiente para que cruzaran miradas. Perry sonreía, para la intriga de Seiyua, que realmente no entendía nada de lo ocurrido.

—Te pusiste nervioso…

Perry murmuró al sonreír suavemente. Seiyua no comprendió, ¿por qué sentía su corazón palpitando tanto? Sentía que en cualquier momento se saldría de su pecho, sentía que no iba a detenerse, incluso llegaba a doler. Era incómodo, pero a la vez era una sensación hermosa. Se sentía raro, se sentía… vivo.
Nuevamente, Seiyua agachó la mirada, sin saber que decir. La vida de Perry no le importaba, o eso quería hacerse creer así mismo. Pero al final, el castaño tiene razón, de ser así no habría actuado como lo hizo ahora, pero, ¿por qué actuó así? Ni siquiera él mismo da con una respuesta.

—Seiyua, realmente te quiero aclarar ese asunto —insistió Perry—. No quiero que pienses que tengo una relación o una aventura con alguna chica. Son cosas… que suelen pasar a gente como yo. A la gente que tiene fama, que tiene seguidores. Algunos no actúan prudentemente, y suceden… incidentes.

—Cómo eso… o como lo de tu hermana —comentó Seiyua, a lo que Perry asintió.

—Sin embargo, quiero que sepas algo… jamás me fijaría en alguien tan… atrevido y fácil como esa chica —asintió Perry al hablar—. Además, de que creo que ya decidí algo.

Nuevamente, Seiyua guardó silencio y miró a Perry sin decir nada. Perry, por otro lado, le soltó la mano, haciendo que Seiyua se volviera a desconcertar. Perry apartó la mirada, pensando en que palabras decir. Un débil sonrojo se hizo presente, pero Seiyua no le prestó atención a eso. Su mirada se dirigió más a la expresión de Perry, la cual era indecisa.

—¿Perry…?

—Seiyua… yo…

—¿Puedo saber que están haciendo aquí?

Ambos dieron un fuerte respingo y voltearon a ver al pasillo, donde estaban las escaleras. Hyouya estaba parado ahí, con los brazos cruzados. Seiyua volvió a su inexpresividad habitual de la que había salido por unos breves momentos, mientras que Perry estalló en nervios.

—S-Señor Hyouya, no es… nada… malo… ¡Lo prometo, solo…!

—¿Sólo estás acosando a mi hijo en su habitación? —cuestionó Hyouya al momento de arquear una ceja. Se veía molesto, demasiado molesto. Perry tembló al verlo así, con miedo de ser corrido de la casa.

—¡N-No es eso, de verdad! —exclamó en defensa—. ¡Solamente quería aclarar un asunto con él!

La mirada de Hyouya se impregnó en Perry por unos instantes, como si le juzgara, como si analizara cada palabra que le dijo. Pero, como si hubiera sido como una broma, Hyouya entonces empezó a reír. Sí, sabía que había interrumpido el momento, y sabía que quería molestar a Perry de alguna manera. Hyouya no es alguien que dejaría a sus hijos en manos de otros con tanta facilidad, no después de lo que ocurrió con Tsuika.
Hyouya entonces, caminó un poco hasta llegar con ellos. Le dio una débil palmada a Perry en el hombro al momento de sonreírle. Entonces, miró a Seiyua con la misma sonrisa.

—¿Por qué te haces el desatendido, Seicchan? —preguntó Hyouya, a lo que Seiyua pareció sorprenderse—. Ambos… solo necesitaban un impulso. Me sorprende que haya sido demasiado pronto, sin embargo.

—¿A qué…? —Seiyua estuvo por preguntar, pero calló de inmediato al armar las piezas en su mente.

Su mirada se desvió hacia Perry, quien aún miraba a Hyouya con cierta duda y sorpresa por sus palabras. Entonces, como si hubiera sentido a Seiyua, él regresó sus ojos hacia él, cruzando miradas. Un chispazo indescriptible ocurrió, como si hubieran conectado al momento.
Sin embargo, ninguno dijo nada.
Hyouya emitió una débil risita. Les había facilitado el trabajo.

—Realmente no hay necesidad de decirlo, ¿verdad? —preguntó, mirando a ambos, ellos voltearon su vista hacia él—. Se nota cuando el amor florece de alguna manera. Y ustedes, desde que se conocieron, ya tenían cierta conexión. No veo otro motivo por lo que Seiyua hablaría con alguien o Perry se fijaría en alguien aparentemente carente de emociones.

—Usted… ¿lo sabía? —preguntó Perry, sorprendido. Hyouya asintió.

—Quizá sea instinto de padre, ¿quién sabe? —cuestionó con cierta alegría—. Sin embargo, fue un buen gesto de tu parte venir hasta acá para explicarle un malentendido a Seicchan.

—Encima lo escuchaste todo… —murmuró Seiyua.

—Pequeños detalles a los que no les debes prestar atención —Hyouya rió—. ¿Y bien? ¿Puedo considerarte ya un yerno, Perry?

Hyouya miró a Perry, con acusación. Perry no dijo nada, únicamente pareció sonrojarse débilmente, y entonces, miró a Seiyua, en busca de una respuesta.
Por unos momentos, sintió su corazón apachurrarse, al ver que Seiyua no respondía, y mantenía su mirada fija en el suelo, como si analizara la situación. Pero Seiyua eventualmente volteó hacia él, débilmente, le sonrió. La sonrisa de Seiyua era algo raro de ver, pero, que cada vez que sucedía, Perry sentía un regocijo en su corazón que no podía ser explicado con palabras. Sonaría cursi, pero Seiyua lo hacía sentir así.

—¿Quieres ser el yerno de mi padre? —preguntó Seiyua, claramente, sin intención de decirlo directamente, como si fuera un pequeño juego, el cual Perry siguió:

—¿Por qué no?

Ambos se sonrieron débilmente, como si fuera lo único que supieran hacer. Uniéndose a su dicha, Hyouya también sonrió, alegrándose por su hijo mayor, el cual no parecía interesado en las demás personas, de alguna manera, ahora había encontrado a alguien que le quería incluso siendo alguien de pocas palabras. Se unía a una felicidad de una pareja ajena, sintiéndose incapaz de sentir su propia felicidad, era lo mejor que podía hacer; desear el bien a su hijo, y rezar para que tuvieran una relación próspera.
Por unos momentos, el mayor cerró sus ojos, para luego soltar un:

—Es hora de cenar, así que dense prisa.

Y sin decir nada más, bajó las escaleras, dejando detrás a la nueva pareja.

______________________________________________________________

Y bueno :P eso sería todo por hoy. Los problemas de cada pareja se irán resolviendo, así que el fic acabará dentro de poco... Espero que les guste >w< sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1772
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: With You (Capítulo 13)

Mensaje por Kanon Oda el Lun Dic 03, 2018 6:53 pm

Grite a mas no poder!!!!  QwQ  valii la pena la espera, es decir es tan lindo... fue una confecion como la se arian esos dos realmente  ..  son una linda pareja .. me dio cosa cuando aparecio a hyouya imaginar a perry todo nervioso fue tan comico .. tipico de hyouya  bromear ante todo no importa la situacion... casi le saca el corazon a perry y vaya que seguro se divirtio con lo sucedido, encontro su novela en la vida de seiyua xD  pero al final todo salio bien! Ahora son pareja!!!!  Es oficial  ... waaa que emocion me encanto no te imaginas cuanto.. esperare conti bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1171
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.