Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


With You (Capítulo 12)

Ir abajo

With You (Capítulo 12)

Mensaje por Runalan el Vie Nov 30, 2018 2:19 pm

Capítulo 12
—Días difíciles—


Como si hubiera sido en un simple pestañeo, los días pasaron en un abrir y cerrar de ojos. De esa misma forma, las comunicaciones poco a poco fueron escaseando. No solo Kanon había sido incapaz de poderse comunicar con Jafar desde hacía días atrás. Sino que, también para Enmei había sido prácticamente imposible comunicarse con Tsuika. Contestaba los mensajes muy tarde o, a veces, no respondía sus llamadas.
Sin embargo, ni él ni Kanon podían preocuparse tanto. Ahora, lo que más llamaba era el trabajo. Después de su trabajo en el samurái de Jade, su canción principal ya había sido mostrada en el tráiler, y gustó tanto, que varias discografías llamaron a Kanon, incluso algunos otros cantantes pedían hacer una colaboración con ella o un cover de su canción. Claro que en ese aspecto estaba más que feliz, de alguna manera, con una simple participación en una película, se había hecho sumamente cotizada. Y, tomando eso como ventaja, su sensei había conseguido otros trabajos para ella, por lo que ahora mismo estaba pasando por un buen momento en su carrera, ¡sentía que estaba en la cima!
Su vida sentimental, por otro lado, era un caos. Quería intentar creer que era otra cosa, que era algo más allá que sus sentimientos, el hecho de que sentía la ausencia de Jafar. Le pesaba y lo extrañaba.
En esta noche un tanto nublada y con amenaza de la lluvia, Kanon se recostó en su cama, mirando su teléfono celular. Entre la indecisión de intentar llamar nuevamente a Jafar o simplemente darse por vencida y dormir, encendió la pantalla de su teléfono para ver la hora, sin la intención de desbloquearlo. Su sorpresa creció, y su corazón se agobió comenzando a latir como si no tuviera un ritmo propio, cuando vio un mensaje de Jafar. Casi saltó de la cama para tomar el celular con sus manos mutuas, y de rodillas en la cama, lo desbloqueó.
El mensaje era simple: “¿Sucedió algo? Tengo muchas llamadas perdidas”.
Eso solo, la hizo desilusionarse tanto. Esperaba algo mejor de él, esperaba al menos preocuparse un poco, o al menos, fingir un poco más de preocupación. Pero claro, no parecía importarle que fuera algo urgente, o algo importante. ¿Qué tal si ella se hubiera accidentado y su único contacto hubiera sido Jafar? Con ese pensamiento, ella resopló y tiró el teléfono a un lado.
Realmente, había perdido los ánimos de responder.
Por otro lado, Perry, Enmei, Ubume y Shinyusha se habían tenido que quedar tarde en el set de grabación de la película del samurái de jade. Ellos y algunos otros actores que aparecerían en la cinta.
Enmei seguía revisando su teléfono constantemente, Tsuika aún no había contestado su mensaje de la tarde. Simplemente preguntándole si ya había comido algo —pues él era consciente de los trastornos alimenticios de Tsuika, que a veces no solía comer como era requerido, pasando literalmente, días enteros sin comer—. Pero hasta ahora, no había tenido respuesta.
Se recargó en el asiento, soltando un fuerte y llamativo suspiro. De todos los presentes, Perry fue el que lo notó antes que nadie, y le miró curioso. Sabía que tenía tiempo saliendo con Tsuika, por lo que intuyó que había un problema entre ellos. Muy alejado de la realidad no estaba.
Por lo tanto, Perry se acercó a Enmei y suavemente preguntó:

—¿Sucede algo con Tsuika?

Enmei le miró, como si mirara un adivino. Sorprendido por ser capaz de leer su problema sin siquiera tener un indicio de que era así, apartó la mirada momentos después, sin saber que responder exactamente.
Sí, tenía problemas con Tsuika, ¿pero qué tipo de problema? Enmei se confesó, no esperaba que su relación cambiara, no esperaba ser correspondido por Tsuika, al menos no por ahora, pero tampoco esperaba que Tsuika se alejara de esta manera.

—Es… complicado —contestó inconexamente—. Tú has estado hablando con el hermano de Tsuika, ¿no? …. ¿Sabes si ha estado comiendo?

Perry crispó los ojos, más que nada, sorprendido por esa pregunta tan repentina y que realmente no venía al tema. Fue como si Enmei realmente no hubiera pensado en sus palabras, cuando poco después reaccionó a las mismas y negó con la mano.

—No, nada, olvídalo —se disculpó.

—Realmente es un problema con él, eh… —Perry se sentó a su lado, pero no precisamente muy cerca de él—. Sí, Seiyua parecía aliviado de que Tsuika parecía un poco mejor en estado de ánimo y salud. Le preocupaba mucho que estuviera muy delgado, pero parece que poco a poco comienza a recobrar peso.

—Ya veo.

Perry no necesitaba ser adivino para darse cuenta que había hecho feliz a Enmei con esa noticia, pues una sonrisa se formó entre la comisura de sus labios, tan sutil, que ni siquiera se había dado cuenta de la misma.
Ciertamente, estaba en tanta comunicación con Seiyua que se enteraba de muchas cosas de su familia. Desde las desgracias y mala suerte de su padre, Hyouya, hasta la mala salud de Tsuika y los problemas pasados. Por eso, es que dio por hecho que se trataba de un asunto con el joven albino, pues con todo lo que ha pasado, no sería difícil tener un conflicto con él. Especialmente por la manera en la que Enmei busca acercarse a él.

—No le des tantas vueltas al asunto, Enmei —Perry dijo, al momento, se recargó en su asiento—. Si realmente le interesas, tarde o temprano te buscará también. Sólo necesitas ser un poco paciente. Si está en un conflicto interno, tardará en darte una respuesta.

Enmei no dijo nada y únicamente miró el suelo. Sin ánimos de decir nada, solamente pensó en que, de algún modo, tenía razón. Tsuika había tenido tantos problemas en el pasado, que lo raro sería que hubiera dado una respuesta rápida, por lo que este comportamiento por parte del albino era realmente, predecible.
Perry entonces suspiró al levantarse. Le dio una ligera palmada en la espalda a Enmei.

—¡Bien! ¡Hablamos después! ¿De acuerdo? —dijo al momento de despedirse y marcharse.

Nuevamente, Enmei se quedó en silencio y únicamente suspiró. Cuando miró su teléfono, vio que tenía un mensaje de Tsuika.
Estuvo a nada de abrirlo, cuando le interrumpieron, alguien que se supone, ni siquiera debería estar aquí. Después de dar un ligero sobresalto, se giró, para ver únicamente a Seiyua. No tenía razón para estar aquí, su papel se había acabado, sin embargo, aquí estaba, con esa inexpresividad que tanto agobiaba a Enmei.

—¿Sabes dónde está Perry? —sin ánimo de ser amable con su futuro cuñado, Seiyua preguntó secamente. Y sin ánimo de ser amable con su futuro cuñado, Enmei respondió vagamente:

—Por allá.

Apunto con la cabeza una dirección, donde se había ido el joven castaño hace no mucho, apenas instantes atrás. Seiyua fue en silencio, dejando a Enmei.
En sí, como él joven actor pensó, no tenía motivos para estar aquí, su papel acabó. Sin embargo, estaba siguiendo sus tradiciones y moral familiar y buscaba a Perry para irse juntos, además de que su padre le había mandado algo de dudosa procedencia que Seiyua decidía entre dárselo o no.
Originalmente, tenía pensado ir a su casa y dejárselo, y pasar un poco de tiempo con Perry, pero cuando habló con Kanon debido a que Seiyua no contestaba el teléfono, le dijo que iba a salir tarde del set, por lo que prefirió entonces, pasar por Perry e irse juntos. Después de todo, le había dicho que la próxima ocasión, él le acompañaría a su casa.
Seiyua, entonces, caminó por el set, por donde se supone, los camarotes estaban, en ese momento, realmente no recordaba mucho como estaba distribuido, pero desde luego, algo recordaba.
Antes de poder dar vuelta en un pasillo, se detuvo secamente al escuchar la voz de Perry con alguien más. Intento no hacer ruido y, aunque sabía a la perfección que no era algo precisamente correcto escuchar conversaciones ajenas, él escuchó, más por un acto involuntario que por un deseo de ser chismoso o enterarse de cosas que no eran. Simplemente, escuchó:

—¡Ah, muchas gracias, de verdad, Perry! —era claramente, la voz de una mujer. Sin embargo, realmente no lograba reconocerla; no era de alguna actriz de la película, ni de alguien que trabajaba como ayudante o productor. Eso lo desconcertó.

—Sí, no te preocupes —Perry dijo, con su habitual tono alegre—. Deberías de irte ya, antes de que alguien más se entere de que estás aquí.

—¡Ah, pero…!

—Sin peros, anda, que nos meteremos en problemas después.

No era alguien que debería estar aquí, eso ya le confirmaba que, desde luego, no era alguien que trabajaba en el lugar.
Intentado decidirse si era buena idea aparecer o esperar a que se marchara, pensó en la posibilidad de que quizá se iría con Perry, así que decidió salir, tomando en cuenta que él nunca diría algo que pudiera perjudicar a Perry, por lo tanto, mantendría la presencia de esa muchacha oculta.
Cuál fue su sorpresa que, al girarse, lo primero que vería sería a esa chica uniendo sus labios con los de Perry, en lo que parecía ser un beso imprevisto, pero un beso para Seiyua, a fin de cuentas. Perry la apartó de inmediato, y más al notar que Seiyua estaba en la escena. Él mismo no se dio una explicación de porqué había entrado en pánico.

—¡S-Seiyua!

—Ah…estabas ocupado —dijo Seiyua, por alguna razón, Perry sintió más inexpresividad de la común.

Y era verdad. Sus ojos negros y casi carentes de vida, no reflejaban nada. Eran más opacos y oscuros que lo de costumbre, y eso, hizo que un escalofrío recorriera la espina de Perry, quien no entendía, porque sentía la necesidad de explicarse.

—Seiyua, esto no es… escucha, ella…

Ella no era más que la hija de uno de los productores, que era una gran fan de Perry y se había colado en el set para conocerlo. Él la trató bien, como de costumbre, pues era una fan, pero no creyó que terminaría robándole un beso, ¡o peor aún! ¡Que Seiyua viera ese beso! Antes de darse cuenta, la chica ya había desaparecido, ¡Ni tiempo de reclamarle o darse a explicar! Ahora, solo por eso, le notificaría al padre de esa muchacha.

—Tu vida amorosa no me interesa —sentenció Seiyua. La bolsa que tenía en las manos se la dio a Perry, casi empujándola violentamente contra el pecho del extranjero—. Te lo manda mi padre. No sé qué sea, pero espero que no te mate. Te dejo para que sigas con tus cosas.

Se giró de inmediato y el pánico de Perry creció:

—¡E-Espera Seiyua! ¡que esto no es lo que crees…!

Desatendiendo su llamada, Seiyua hizo caso omiso y se marchó de ahí, sin decir nada, absolutamente nada, sin demostrar alguna expresión. Enmei y Ubume fueron los que vieron cómo se marchó repentinamente, sin despedirse, y como Perry llegó corriendo gritando su nombre.

—¡¿A dónde se fue Seiyua?! —cuestionó entre jadeos por la preocupación y sus prisas.

—¿Qué…? —todo fue tan rápido que no le dio tiempo a Ubume de contestar—. Se… acaba de ir.

—Creí que se iban a ir juntos —dijo Enmei, a lo que Perry llevó las manos a su cabello.

—¡AH! ¡Maldita sea!

No pasó mucho tiempo antes de que Seiyua llegara a su casa, en silencio. Entró, avisó como era costumbre su llegada, y el primero en recibirlo fue Tsuika, que estaba tirado en el sillón leyendo una novela de su padre.

—¡Seicchan, bienvenido! —parecía más sonriente de lo normal, en contraste con Seiyua. Al ver la inexpresividad aún más notoria que la de costumbre por parte de su hermano, Tsuika se desconcertó—. ¿Pasa algo, Seicchan…?

Seiyua sin embargo, negó con la cabeza.
Ni él comprendía que sucedía, porque se había molestado tanto por ver a Perry con otra chica. No tenía motivos para enojarse, pero lo hizo. No tenía motivos para hablarle así a Perry, pero lo hizo. No tenía motivos para huir de esa manera, pero lo hizo. No tenía motivos para sentirse triste o traicionado…pero se sentía así.
Era casi imposible no demostrar sus males a Tsuika, quien lo leía con facilidad. Cerró su libro con suavidad y lo dejó sobre la mesita de la sala, entonces se levantó del sillón y fue con su hermano.

—¿Estás seguro que todo está bien? –-volvió a cuestionar y en esta ocasión, Seiyua no respondió—. Si algo sucede…

—Estoy bien, ¿de acuerdo? —Seiyua intentó sonreír para su hermano—. Estaré arriba, si me necesitas.

—Yo… de acuerdo. Te llamaré cuando sea hora de cenar, papá fue a comprar comida.

Seiyua asintió y pasó de largo a su hermano, para luego irse a su habitación sin decir nada más, en completo silencio.
Tsuika pensó en las miles de cosas que ponían así a su hermano, pero no había ninguna que lo pusiera de esa manera, con una entremezcla de molestia adjunto con tristeza y… decepción. Siempre que algo le molestaba, solía actuar violentamente, y cuando algo le ponía triste, simplemente no hablaba. Pero en esta ocasión, tanto su voz como mirada tenían un aspecto sombrío que Tsuika no era capaz de identificar. Por primera vez, él no era capaz de entender a su hermano, y eso le fastidiaba.
No pasó mucho cuando la puerta se escuchó. Alguien estaba llamando. Dando por hecho que no era su papá, pues él no tendría necesidad de tocar, Tsuika fue a abrir, extrañado, preguntándose quien se tomaría la molestia de subir 200 escaleras —por eso nunca tenían visita, y que alguien llegara a tocar la puerta no era normal—.
Era Perry, y eso realmente no sorprendió a Tsuika en lo absoluto. Pero lo que si le desconcertó fue que se veía hecho un desastre. Su ropa desaliñada, estaba jadeando y casi bañado en sudor.
Obvio, Perry no corrió como loco hacia la casa de Seiyua, no habría podido llegar tan rápido tomando en cuenta que no lo dejaron salir al momento, sino después. Perry entonces tenía su moto con él, por lo que no dudó en utilizarla para llegar hasta el templo. Si estaba desaliñado y casi muriéndose, eran por las escaleras. Una moto no era capaz de subirlas.

—Perry… te ves… terrible.

Intentó sonar amable, pero no había manera de serlo con ese aspecto que se cargaba.

—Tu… hermano, ¿dónde está? —preguntó, aun jadeando y yendo al grano.

Tsuika pensó un poco, pero no tardó mucho en quitarse del camino y decir:

—En su habitación.

Perry asintió y tragó saliva, tomando algo de aire violentamente, para entrar a la casa, ya con el permiso de Tsuika y, entonces, correr por el pasillo de la casa, las escaleras, hasta llegar a la habitación de Seiyua, con toda la intención de aclarar lo sucedido.

__________________________________________

Y eso sería todo por hoy :D sin más, me despido.


_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: With You (Capítulo 12)

Mensaje por Kanon Oda el Vie Nov 30, 2018 3:16 pm

¡QUE CARAJOS! .... ¿porque me dejas en suspenso?, waaa quiero sabe que pasa entre esos dos.... esa chica en serio se paso al robar un beso del lindo perry.. yo tambien quiero uno .. es decir.. que terrible ahora perry esta conflicto con seiyua pero .. si ve de manera positiva era el empujoncito que necesitaban asi al fin se daran cuenta que se aman y se confesaran... a un que si me imagino a un perry acomulando multas para llegar rapido con seiyua y quien lo diria subir 200 escalones gue terrible para el .. jaja xD por otro lado Enmei debe estar desesperado por que tsuika le de el si! Vaya.. y kanon con jafar que conflicto... pero realmente me has dejado en suspenso.. morire por la intriga! ... haces esto pprque no te revele el pasado de perry con Mika y el sensei?.. TnT espero la conti con mas que ansias

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.