Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Golden Claw (Capítulo 13)
Ayer a las 10:31 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 12)
Lun Ene 14, 2019 9:26 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 11)
Miér Ene 09, 2019 9:13 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 10)
Lun Ene 07, 2019 10:04 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 9
Vie Ene 04, 2019 10:07 pm por Runalan

» Golden Claw (Capítulo 9)
Vie Ene 04, 2019 9:57 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 8)
Miér Ene 02, 2019 9:38 pm por Kanon Oda

» Golden Claw (Capítulo 7)
Lun Dic 31, 2018 6:41 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 8
Sáb Dic 29, 2018 9:55 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


With You (Capítulo 11)

Ir abajo

With You (Capítulo 11)

Mensaje por Runalan el Miér Nov 28, 2018 3:51 pm

Capítulo 11
—Preguntas, cuestiones, indecisiones—

La noche ya estaba reinando toda la ciudad, todo el país. Todo el día había sido tan rápido que Tsuika no fue capaz de analizarlo completamente. Fue un día tan raro que no sabe cómo tomárselo, y la confesión de Enmei hace apenas unos minutos no fue algo de mucha ayuda.
Su padre, Hyouya, se extrañó de ver a Tsuika tan perdido en sus pensamientos, apenas y se tomó la molestia de avisar su llegada y pasó directo a su habitación, donde se tiró en el futón dejando su mochila tirada en el suelo. No se dio la molestia de acomodarse o acomodar su mochila, únicamente se dejó caer con la cara en la almohada, gimió y se movió un poco.
¿Enmei gustaba de él? No era algo que esperara, y, sorprendentemente, no era algo que le molestara tampoco. De hecho, le agradaba la idea, porque, en el fondo, él también gustaba de él, sin embargo, el miedo persistía.
Sí, tuvo una mala, muy mala experiencia con su pareja anterior, tanto que ahora mismo está tras las rejas, sin embargo, ¡nunca va a ser igual! Enmei mismo lo sabe y niega que será igual, quiere confiar en eso, pero tiene miedo.
Gimió nuevamente al momento de girarse y hacerse bolita en su futón nuevamente. Dejó que su cabello plateado cayera por su cara vagamente. Estando en la privacidad de su habitación, no importaba ocultar las marcas de cicatrices que su antigua pareja, Kazuhiko, le dejó. Sin embargo, tampoco era capaz de verse a sí mismo en un espejo. Después de todo, él arruinó su rostro. No es como si se hubiera sentido la persona más hermosa del mundo o algo similar, desde luego que no, sino, que se sentía la persona más fea del mundo estando así, sentía, que no podía ser una persona normal. Que nadie le querría, tal y como esa persona le dijo.
Sin embargo, ahora que Enmei se confesó de esa manera, ¿estaría mal intentarlo de nuevo? ¿Si resulta pasar algo similar? ¿O si termina mal? Tsuika tiene miedo de eso.
Hundido en sus pensamientos, dio un sobresalto cuando escuchó que alguien llamó la puerta. Se levantó, acomodando su flequillo, y entonces dio permiso de que pasaran. Era Hyouya, quien llevaba una bandeja con una taza de teche tibia y un pan dulce. Lo que Tsuika gustaba de comer. Tsuika dio una leve risita al verlo.

—¿Eh? ¿Estás mimándome? —cuestionó en un tono vagamente burlón. Hyouya se rió en respuesta.

—¿Está mal querer consentir a mi pequeño de vez en cuando?

Y sin decir más que unas risas pausadas, Hyouya se sentó en el suelo a un lado de Tsuika, dejando la bandeja donde mismo, a un lado de él. Miró entonces a Tsuika, quien, rápidamente, se puso nervioso.

—¿Q-Qué sucede? ¿Por qué me miras así?

—Ha pasado tiempo desde que llegaste —comentó, a lo que Tsuika reaccionó. Miró el reloj de pared que tenía por encima de su puerta, y efectivamente, había pasado casi una hora. Para él fueron instantes—. Pareces realmente preocupado por algo, ¿qué sucede? ¿Enmei ya no quiso hablarte?

—No es… eso —Tsuika apartó su mirada. Ciertamente, el causante era Enmei, pero no de esa manera que decía su padre—. Es… solo que… Enmei se me confesó.

Hyouya abrió los ojos con algo de sorpresa.

—¿Oh? ¿Es eso? —cuestionó—. ¿Y qué le dijiste?

—Ese es… el problema, yo no supe que decirle —contestó vagamente, con cierta timidez—. Quizá… yo también gusto de él, pero…

—Te da miedo, ¿no es así?

Tsuika asintió débilmente, con tanta debilidad que parecía un niño regañado o preocupado. Hyouya no dijo nada, y en su rostro únicamente se formó una débil sonrisa, adjunta a una mirada de melancolía combinada con ternura. Sin decir nada, él tomó a su hijo de los hombros y lo abrazó, pegándolo a su pecho. Si bien, Tsuika se sorprendió, no dijo ni hizo nada, únicamente se dejó abrazar y, lentamente, él mismo fue correspondiendo el abrazo, pasando sus manos por detrás de la espalda de su padre.
Era difícil, era una situación difícil. Kazuhiko había hecho demasiado daño, tanto que no podría ser reparado con facilidad. Hyouya lo sabía, no era él la persona que tocaba reparar ese daño, ni Seiyua. Era alguien más, y no tardó en darse cuenta que ese alguien era Enmei.

—Si de verdad gustas de él y confías en él, podrías intentarlo —dijo Hyouya—. No te quedes en el pasado, no siempre tendrá el mismo desenlace. Te perderías de algo muy hermoso de la vida solo por el temor.

Tsuika entrecerró su ojo, sin decir nada, creyendo firmemente las palabras de su padre.
De repente, un sonido sordo se escuchó en el primer piso, y entonces la voz de Seiyua se escuchó, diciendo un “ya estoy de vuelta”. Hyouya se rió y poco a poco se separó de su hijo menor, dejándolo en el futón.

—Ya regresó tu hermano.

—¿A dónde fue él? —preguntó Tsuika.

—Creo que tuvo una cita con Perry o algo por el estilo.

No necesitó repetirlo, y de repente, todos los males de Tsuika se marcharon. Sin decir nada, dio un sorbo a la taza de leche y tomó el pan en su mano, para luego salir corriendo de su habitación.

—¡¡SEIYUA!!

Gritó a todo pulmón, a lo que Hyouya se comenzó a reír.
Cuando Perry llegó a su casa, se sorprendió de ver a su hermana Kanon haciendo la cena. En sí, él planeaba llegar y hacerla, pero, entonces supuso que quizá su Sensei iba a cocinar algo, y Kanon prefirió cocinar por si misma antes de que alguna desgracia pasara. De ser así, entonces le apoyaba completamente.
Perry dejó sus cosas en el perchero y en el sillón de la sala. Ya se encargaría de recogerlas y llevarlas a su habitación cuando terminara su cena. Por ahora, se dirigió a la cocina, donde su hermana Kanon estaba.
No habló, simplemente se recargó en el marco de la puerta, con los brazos cruzados, viendo como su hermana estaba de un lado a otro intentando cocinar algo decente. No había rastros de su Sensei, por lo que dio por hecho que se fue a encerrar en su biblioteca, como era común.
Entonces, Perry habló:

—¿Kanon?

Al preguntar, Kanon dio un gran respingo y casi tira un par de platos, los cuales alcanzó a sostener y después soltar un suspiro de alivio. Kanon entonces miró a su hermano con cierta molestia.

—¡No me asustes de esa manera! —reclamó—. ¿Qué pasa?

—¿Qué milagro que estás haciendo de comer? ¿Viene Jafar hoy, acaso?

Kanon no dijo nada y apartó la mirada. Su agarre del plato que logró salvar se tensó firmemente, y Perry lo notó. Involuntariamente, frunció el ceño y miró detenidamente a su hermana.

—¿Qué pasa?

—No he podido hablar con él en todo el día —explicó con molestia en su voz. Casi se mordía el labio de la mortificación—. Hablé con Sinbad hace no mucho, y me preguntó cosas… sobre el rumor que se había creado. O más bien, lo que todos dieron por hecho.

Claro, ese chisme que se creó después de que vieran a Kanon conversando con un amigo. Todos los fans dieron por hecho que se estaba encontrando con su novio, otro famoso, cuando en realidad, era solo un viejo amigo, ¡y ni tan amigo! Rara vez se veían o hablaban, y ahora con este rumor encima, menos se iban a ver.
Sin embargo, no preocupaba a Kanon eso, sino que, el hecho de que Jafar se molestara con ella por ese mismo rumor que, obviamente, era falso. Sin embargo, ella sabía que era falso, Perry lo sabía. Jafar no.
Ni siquiera sabía porque se preocupaba tanto por eso, o porque le afectaba tanto no tener respuesta de Jafar. Siempre la tenía, Jafar siempre estaba allí para ella, pero ahora que se desapareció, aunque fuera solo un día, era alarmante para Kanon, y el simple hecho de pensar que se podría alejar de él, le dolía, le disgustaba, le daba un nudo en el estómago.
Perry suspiró débilmente.

—No necesitas preocuparte tanto por este tema —afirmó—. Tú sabes que ese rumor es falso, Jafar seguramente también opina lo mismo. Quizá únicamente está ocupado, ya sabes cómo es él de maníaco del trabajo.

Kanon se tranquilizó un poco, y alzó la mirada para ver a su hermano mayor. Su sonrisa, su tranquilidad, poco a poco estos sentimientos se fueron contagiando a ella, quien involuntariamente formó una débil sonrisa en sus labios.

—Es… verdad —se repitió a sí misma, intentando convencerse—. Sí, tienes razón. Además, le dejé en claro a Sinbad que no era más que un rumor. Seguramente él se encargó de hacérselo saber a Jafar.

—¿Ves? —Perry sonrió con más ánimo—. ¡No hay nada de qué preocuparse!

Kanon negó con la cabeza.

—No, desde luego que no. Pero dime, ahora, ¿cómo te fue con tu cita con Seiyua? —preguntó.

Perry se sentó en una de las sillas del comedor, y se recargó en la mesa mientras miraba el techo.

—Bueno, realmente fue entretenida, nos la pasamos en el restaurante conversando y— ¡Espera! ¡¿Dijiste cita?! ¡Que no fue una cita, Kanon!

Kanon se comenzó a reír y comenzó a preparar nuevamente la comida, retomando el lugar donde se quedó, mientras que Perry seguía quejándose y negando que fuera una cita, incluso, si de alguna manera, fue una cita.
Ella se sentía más tranquila, suspiró internamente en alivio. Perry tenía razón, Jafar conocía mucho de ella, ¡sabría que es mentira! Después de todo, esa persona no es alguien en la que ella se fijaría. Solo eran amigos, y seguramente, Sinbad se lo habría hecho saber a Jafar.
Sin embargo, ¿entonces por qué no contestaba sus llamadas?

_________________________________________________________

Y... eso sería todo por hoy. Me disculpo si está cortito o aburrido :c realmente no tuve mucho tiempo para escribir... sin embargo, no quiero retrasarme. ¡Bien, entonces, nos vemos después! :D


_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1772
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: With You (Capítulo 11)

Mensaje por Kanon Oda el Miér Nov 28, 2018 6:28 pm

No importa lo corto!! Esta genial .. me dio risa saber como actuaron tanta kanon con perry y tsuika son seiyua xD es amor de verdad!!!!! Y esperp tsuika se de cuenta que lo mejor para el es arriesgarse y decirle a enmei qie si -w- son perfectos juntos y al igual kanon resuelve sus sentimientos hacia jafar!! Waaa me encamto

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1171
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.