Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 12

Ir abajo

El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 12

Mensaje por Kanon Oda el Sáb Nov 24, 2018 11:19 pm

El Odio de Amarte
(Renovada)
Capitulo 12
El Final de la Batalla


A unos minutos de que Enmei los dejara en un lugar seguro y se marchara a enfrentarse a Arba, Tsuika no soporto el quedarse escondido y a un que fuera solo por impulso de curiosidad se asomo por el tronco del árbol para ver como todos los jóvenes combatían con gran ferocidad, haciendo retroceder al demonio que una vez fue su amigo alex, tsuika lo pudo notar como algunos de los jóvenes soltaban algunas lagrimas pero eso no nublaba la vista de nadie todos siguieron atacando apuntando a un solo punto, tal como les había ordenado Enmei. A tsuika también se le encogió el corazón pues había podido hablar y convivir con el joven Alex al menos durante dos días, cualquiera opinaría que fue poco tiempo pero pera tsuika que valoraba a cualquiera que le dirigía la palabra por una ocasión, fue suficiente para saber que el había sido un joven que tenia un sueño precioso para compartir con los demás, de ninguna manera su sueño era terminar convertido en demonio y mucho menos terminar siendo el que asesine a mucho de sus amigos.
Un enorme estruendo lo saco de su triste pensamiento esta había sido Akiza quien a simple vista se podía notar que a un seguía en problemas y esta vez eran mayores. su mirada celeste había cambiado por una rojiza su cuerpo se había ennegrecido. Ataco a Kurapika con aquel brazo de apariencia de demoníaca, el rubio pudo moverse con agilidad y esquivo con lapides el golpe que termino impactando en el suelo.

- esta perdiendo el control ... -murmuro tsuika sintiendo la debilidad-

Tsuika sentía cada vez mayor debilidad en su cuerpo, la noche se alargaba pero en ese momento lo único que le preocupaba era todos los demás, en especial esa pequeña niña callada que siempre lo seguía como pollito, parecía que Akiza poco a poco perdía el conocimiento y algo de su cordura, una segunda vez ataco al rubio. con la larga cola negra que broto en ella apenas hace unos instantes.
Kurapika termino por ser lanzado algunos metros cercas de Tsuika.

- Akiza detente, no lastimes a nadie    -exclamo Tsuika-

Tsuika salio en ayuda de Kurapika, el pequeño niño pelinegro lo siguió de cercas, a un que era pequeño y claramente su cuerpo temblaba por el miedo persiguió a tsuika.  La castaña no parecía escuchar las débiles palabras de Tsuika, y mientras Kurapika se re incorporaba del golpe, la misma castaña soltaba arduos y cansados gruñidos mientras sujetaba con fuerza la parte de su abdomen con la única mano que le quedaba intacta por la apariencia demoníaca.

- esa niña... - hablo el pequeño niño de ojos celestes mientras se aferraba con fuerza a la ropa de tsuika-  parece que le duele su estomago, ¿comería algo que le hizo daño?

- ¿comer? ...  -se pregunto Tsuika al escuchar la voz de ese pequeño niño-  eso es..


El pequeño niño pelinegro no podía despegar la vista de Akiza, a un continuaba aferrado firmemente a tsuika y se escondía de la situación tras Tsuika, a un que sus palabras habían sido inocentes en realidad terminaron dando en el clavo, pues el albino pudo tener una ligera idea de lo que sucedía y como detener a esa extra magia negra que consumía el cuerpo y conciencia de la chica.

- si ella comió algo entonces ... - Tsuika giro la vista hacia Kurapika -  debes hacer que escupa!

- uh?   -Kurapika miro desconcertado a Tsuika-

- Arba debió darle algún objeto impregnado de esa magia que la consume, si logras sacarlo de su cuerpo antes de que lo digiera entonce la salvaras   -aclaro Tsuika usando toda la fuerza que le quedaba a sus pulmones-

Kurapika a penas logro escuchar con claridad la explicación de Tsuika pues la castaña volvió a moverse para ir contra el, el golpe que dio Akiza termino soltando una nube de humo que cuando se disperso el rubio se vio completamente solo, no había señales de Tsuika o aquel niño pequeño que lo acompañaba, tras un vistazo al cielo Kurapika se percato que también Enmei y Arba habían desaparecido, dio por hecho que fue obra de la magia de Enmei, seguro el deseaba acabar con la situación lo antes posible antes de que alguien mas saliera herido.

- si Tsuika tiene razón y solo haciendo que expulses esa magia es la única forma de salvarte entonces lo intentare   -hablo Kurapika-

El rubio miro la mano aquella mano que era la base de sus cadenas, no podía contar con la cadena que mas confianza le daba usar pues a un seguía reteniendo a aquella criatura extraña, no tenia mas opción que usar otro tipo de estrategia si quería ayudar a la chica.  En ningun momento despego la vista de la chica que seguía soltando gruñidos en forma de quejidos, de entre su extraña ropa saco unas espadas bokken unidas por un hilo.

- Discúlpame por favor pero esta vez tendré que pelear enserio y me temo que te dolerá mucho .. esta vez no me contendré  -hablo Kurapika seguro de que la chica a un era capaz de escucharlo-  pero prometo que te salvare



Kurapika no espero ni un segundo mas y al igual que la castaña se lanzaron una contra otro para iniciar una pelea de fuerza.
Tal como había pensado Kurapika, Enmei llevo consigo a Arba al campo estelar pero no fue a la única, también en ese peculiar lugar llevo a Tsuika y al pequeño niño que extrañamente se parecía mucho a el. Una vez mas se disgusto un poco al ver que su enemigo admiraba su creación en lugar de intentar ocultarse o disculparse pues su final se acercaba.


- vaya, vaya ... así que este lugar es ¿el campo estelar?   -decía arba mientras daba un ligero vistazo a todo el lugar-  supongo que ahora debería intentar ¿correr?

Enmei termino por irritarse mas que con el mismo David, Arba parecía muy diferente a el, pues a un que se impresiono igual que este al final ella seguía mostrándose arrogante, incluso en su momento David supo que no tenia oportunidad ¿porque ella no podía ver su final? ¿ a caso tomaba todo como juego?, Enmei pensó que si ese era su forma de lidiar con el miedo entonces terminaría con ella lo antes posible.

- Eres mas irritable que aquel hombre... -respondió con molestia-  

- oh vaya incluso puedo ver que has podido traer a tsuika a este mundo, ¿a caso también puedes traer a quien tu quieras?    -ignoro Arba las palabras de Enmei -


Arba pudo ubicar con facilidad a Tsuika y aquel niño que se había colado entre todo su proyecto para terminar siendo un problema mayor, tal vez había sido su orgullo o su seguridad la que terminaron por juzgar mal a todos y por ese minúsculo motivo ahora se encontraba en desventaja pero no se veía a ella misma derrotada, claro no era su orgullo el que la hacia ver ilusiones si no mas bien que había estado en situaciones peores y de alguna forma se las arreglaba para salir adelante, podía sentir que todo eso no era mas que un contratiempo.
Tsuika miro a todos lados, no comprendía como en un segundo podía estar hablando con Kurapika sobre la situación de Akiza, y tan solo en un parpadear de ojos un mundo nuevo aparecía de la nada frente a el, debía admitir que era bastante hermoso de admirar pero una oleada de cansancio hizo que todo a su alrededor se moviera, perdió ligeramente el equilibrio de el y se dejo caer débilmente de rodillas preocupado un  vez mas a aquel pequeño niño.

- ah, tochan ¿te sientes mal?   -pregunto el pequeño niño tomando con delicadeza el hombro de tsuika-


Por mas que lo deseo en esa ocasión Tsuika no pudo responderle al pequeño niño que estaba bien, y que todo estaría bien, se sentía mas débil que nunca, todo a su alrededor daba vueltas y presentía que su vista apagaba, llevo su mano al ojo para poder detener inútilmente ese punzante dolor que le decía a gritos que todo había terminado para el.
Arba quien nunca dejo de ver a tsuika disfrutando de su sufrimiento nunca percibió el ataque de su oponente, se había distraído por una fracción de segundo y solo eso necesito Enmei para golpear con un fuerte chorro de agua que emergió repentinamente aquel lago bajo sus pies. Arba apenas tuvo tiempo de crear una campo de protección para protegerse del golpe, y a un que ella no salio herida si perdió en el proceso la piedra azul que le pertenecía a Tsuika.  La pequeña piedra salio volando de la mano de aquella rubia que ni se molesto en ver donde fue a caer, cayo muy cercas de Tsuika, quien al verla tan cercas de el con  la poca fuerza que le quedaba estiro la mano para intentar alcanzarla pero lo cierto era que la vista le fallaba mas de lo normal y no se daba cuenta que así jamas la alcanzaría.

- Ja,  pobre Tsuika... esta tan débil que ya no puede moverse   -se burlo Arba-  ya se acabare yo misma con su sufrimiento


- ¿que dijiste?  .. - Enmei gruño-

El pequeño niño vio como Tsuika caía al suelo totalmente rendido por el cansancio, y tras oír decir la declaración de Arba miro como la chica pelirroja se aproximaba a ellos mientras de una de sus manos una esfera color roja carmesí se iba formando, sus pequeñas piernas le temblaban pero con fuerza trago saliva y corrió hacia la piedra azul que tsuika lucho por tomar antes de desmayarse.   Enmei no lo pensó y se fue contra Arba. Enmei sabia que no alcanzaria a la pelirroja pero eso no lo detuvo a seguirla, para cuando la chica llego a estar a punto de alcanzar con su esfera de energia a tsuika esta solo reboto y exploto frente a ella, un campo de fuerza habia protegido a Tsuika, habia sido Enmei.



No entiendo  -comento Arba posando sus pies sobre el suelo-  me pregunto ¿porque te arriesgas tanto por alguien como el? ... es decir Tsuika se dejo engañar con facilidad por David y te ataco incluso fue capaz de robar tu magia o ¿me equivoco?

- cállate,   -respondió molesto Enmei quien también poso sus pies en el suelo justo frente a tsuika para protegerlo-  el es inocente, la culpa la tienen tu y ese hombre que solo jugaron con el.

Mientras una pelea de palabras se comenzaba el pequeño niño había logrado esconderse tras una roca que curiosamente desentonaba con el lugar pero le sirvió para esconderse de la villana pelirroja que le aterraba y que resultaba que estaba muy cercas de el, pero no se rendiría había logrado obtener la piedra azul durante el alboroto y ahora solo le quedaba regresarsela a tsuika.  tomo una gran bocanada de aire y termino por asomar su pequeña cabeza para esperar ese momento en que correría de regreso junto a tsuika.
Enmei deseaba mas que nada terminar con todo y mandar llamar a sus meteoritos para que acabaran con la chica pero estaba consciente que aquel niño inocente que cargaba tsuika minutos atrás estaba escondido  muy cercas de Arba, si hacia algo como destruir todo el lugar con sus meteoritos seguro aquel niño saldría herido, debía encontrar primero la forma de alejarla  mas de Tsuika y el niño.

- Esto se vuelve molesto ..  hagamos un trato yo los dejo en paz y a cambio tu me dejas a mi en paz .. no te entrometas en mi camino o podrías lamentarlo -declaro Arba-

- una vez mas te robas las palabras que yo debería decir,  -gruño Enmei- lo único molesto aquí es que tengo que repetirte una y mil veces mas .. ¿a caso no sabes con quien te acabas de meter?

- en ese caso ...

Arba no espero un momento mas y en un parpadeo creo esferas de luz color rojas que lanzo contra Enmei, este las esquivo con facilidad alejándose cada vez mas de Tsuika y atrayendo a Arba para evitar que tsuika y aquel niño salieran herido, en cuanto se alejo lo suficiente el pequeño niño se encargo su pequeña segunda misión y llevo hasta Tsuika a aquella piedra azul que no había dejado de resplandecer en ningún momento.
Enmei y Arba se había alejado lo suficiente de Tsuika como para tener una pelea con mayor fuerza, ahora no solo era Arba la que lanzaba esferas de luz si no también Enmei, y con mayor cantidad, sus esferas no solo provocaban mas daño también eran mas veloces, las que no acertaban a la pelirroja continuaban siguiéndola hasta que esta provocaba que chocaran con las suyas o se estrellaran con algún otro objeto o el suelo mismo, Enmei quería agotarla quería agotar a arba lo suficiente como para no ser capaz de esquivar los enormes meteoritos que había comenzado a crear y ordenas que cayeran.
Arba ignoro por un segundo las esferas y los ataques de Enmei para ver el cielo, desde esta enormes estrellas parecían acercarse, la chica no borro su sonrisa, causando una extraña sensación en Enmei.

- no lo negare, en la magia eres impresionante Enmei  -declaro Arba sin dejar de sonreír-  pero que tan bueno eres peleando sin magia

Enmei observo desconcertado como la pelirroja alzaba su báculo y recitaba unas palabras de un idioma que no logro comprender, y sucedió en un parpadeo el primer meteorito toco el suelo ocasionando una oleada de aire que lo termino empujando hacia delante.

- ¿pero que?  

Enmei cubrió su rostro para protegerse de la nube de polvo que ocasiono un segundo meteorito, pronto sintió un ligero corte en su brazo, también en su pierna, para cuando el tercer meteorito cayo y con su fuerte golpe lo hizo caer de senton pudo esquivar un tercer golpe por parte de Arba que casi le corta la cabeza. Frente a el apareció Arba sujetando una katana.

- Es una antigua magia, esta es una barrera corta magia que fue creada en mi mundo .. All-Toran... -explico Arba a un incrédulo Enmei-  tiene un diámetro 20 metros mientras estés dentro no puedes usar magia

- pero tu tampoco puedes usarla ¿o si?   -respondió Enmei mientras se volvía a poner de pie de manera lenta sin quitar la vista de Arba-

- es cierto yo tampoco puedo usarla   -volvió a responder arba mientras apuntaba a su enemigo con la punta de su katana-  pero no la necesito ya que soy una magnifica peleadora en combate de cuerpo a cuerpo ,así que solo te matare cortando tu cabeza


Enmei mostró una sonrisa ladida mientras sentía como el sudor corría por su frente, no podía detener los meteoritos sin magia y estos no dejarían de caer hasta que usara su magia y los detuviera, tampoco tenia arma con la cual pelear contra Arba y a un que la tuviera seguro no le serviría ya que el no era bueno en estilo de pelea de cuerpo a cuerpo, estaba en problemas.

- No debiste meterte en mi camino .. - termino de decir Arba-

Una vez mas Arba se lanzo en contra Enmei, quien chasqueo la lengua con molestia. sus meteoritos seguían produciendo nubes de hubo que le impedían ver con claridad el panorama y ademas el corte en el brazo había comenzado a brotar una gran cantidad de sangre.  Justo antes de que Arba pudiera atinar otro golpe la hoja afilada de otra katana la detuvo.

- si realmente eres buena con la Katana y en el combate cuerpo a cuerpo , entonces probemos quien es mejor


Enmei se sorprendió al ver que un simple parpadeo aquellas dos katanas estaban una contra la otra, aquel joven de cabellera blanca que estuvo protegiendo ahora era el quien lo protegía.   Tsuika sostuvo la mirada de Arba quien se veía algo molesta con su aparición. El albino cedió un poco para obligar a la pelirroja a que se fuera de frente, giro sobre su eje y se preparo para dar un corte, pero arba también era buena y logro predecir el movimiento de Tsuika y se movió con rapidez para evitarlo a un que no fue tan rápida como esperaba y la katana de tsuika corto una parte de su cabello rojizo.

- como... ¿como te atrevez?   -gruño molesta Arba-

Tsuika no se molesto en disculparse o sentir lastima por la joven pelirroja que termino con un mal corte, en lugar de eso continuaron con su pelea de espadas, moviéndose a una manera que parecía inhumana, simplemente Enmei quedo impresionado por la forma en que el albino no solo le llevaba el rito a la chica en la pelea si no que también la superaba, el joven pelinegro se vio mas que hipnotizado por aquel joven que parecía bailar de manera elegante contra su enemigo. Enmei salio del encanto cuando un meteorito cayo cercas de el y el estruendo asusto al pequeño niño que no noto que estaba sujetado a su pierna con gran fuerza.

- hay que salir de aquí   -menciono Enmei mientras cargaba al niño en sus brazos-

- pero.. ¿que pasara con toochan?    -le pregunto el niño-

- el estará bien   -respondió con un tono dulce-  tsuika es fuerte, ahora debemos salir de aquí para detener los meteoritos


Tras un ligero asentimiento por parte del niño que se aferro a el con todas sus fuerzas en un abrazo, Enmei se encargo de  alejarse lo mas posible de la pelea, debía salir de la barrera para poder detener los meteoritos antes de que terminaran lastimando a quien no debían.
Tsuika aprecio que Enmei se alejara de la pelea junto con aquel niño inocente, el continuo su pelea contra Arba, en alguna ocasión ella le devolvió el favor del corte de cabello, dándole un corte en la mejilla que comenzaba sangran, eso había sido lo mas cerca que estaría la pelirroja de acertarle un golpe ya que el resto de sus ataques por mas que se esforzara solo terminaban rasgando su ropa o rozando su cabellera.

- Arba detén esto  por favor   -en el calor de la pelea Tsuika exclamo-  comenzamos de nuevo, yo se que eres buena en el fondo

- ja, pobre tsuika... solo dices y crees tonterías   -respondió arba-  pero a un que quisiera ya no puedo detenerlo, los sentimientos negativos alimentan la puerta por donde pronto mi Dios pasara .. no hay forma de que puedas detenerlo

- Yo se que hay una manera ..  -volvió a insistir Tsuika-  por favor Arba.. debes..

- cállate!   -lo interrumpió la pelirroja acertando un golpe provocando que la katana de tsuika saliera disparada lejos de sus manos-  eres un incrédulo tsuika nadie aceptara a la gente que es como nosotros lo mejor que podemos hacer es mostrarles que estamos por encima de ellos ..

- No no es así.. todos somos iguales .. y yo no creo que un pensamiento asi me haga una persona incrédula   -se defendió Tsuika-

Con hábil movimiento de brazos Tsuika logro aproximare a Arba y desarmarla igual que el,  tomo el brazo de la chica y usando su espalda la termino por lanzar al menos unos metros lejos, Arba quedo en el suelo aturdida por el golpe pero cuando abrió los ojos vio que su destino finalmente había terminado, un meteorito termino por caer sobre ella y estar dentro de la barrera anti magia no pudo crear barrera para protegerse, tsuika fue obligado a retroceder pues el meteorito también alcanzo a empujarlo a el.
Segundos después de que arba fuera aplastada por un meteorito, el resto de estos se detuvo la pequeña barrera anti magia se disolvió y Tsuika dio un largo suspiro de alivio.  


- tocchan  ¿estas bien?  


Tsuika levanto la vista y sintió como aquel niño pequeño se lanzaba hacia el para abrazarlo, sin saber porque el albino termino por sonreír y corresponder aquel abrazo del niño del que extrañamente se había comenzado a encariñar.

- Yo estoy bien, ¿tu estas bien?   -pregunto Tsuika mostrando su interés por los demás que por el mismo-  

- tenia miedo pero ya estoy mejor  -respondió con una gran sonrisa el niño pelinegro-

- Y tu?  .. -hablo con algo de nerviosismo tsuika-  Enmei  ¿te encuentras bien?

- yo estoy bien.. - respondió Enmei casi enseguida desviando su mirada para evitar que el albino notara un leve sonrojo -  pero no tenemos tiempo a un tenemos que encargarnos de ese brazo..

- Arba dijo... que mientras los sentimientos negativos fluyan en todos la puerta no se cerrara ...  -menciono tsuika-  

- Entonces debemos encontrar una forma de decirle a todos que dejen de ser negativos   -opino Enmei-

- no puedes solo ir y gritar que no sean negativos   -respondió Tsuika con los ojos en blanco-  

- ¿porque no?   -reprocho Enmei-

- porque no funcionara   -regaño Tsuika-

- ¿como lo sabes?   -volvió a reprochar Enmei-  primero hay que intentar, no deberías ser negativo eso no ayuda


Con un ligero puchero Enmei comento lo ultimo mientras se cruzaba de brazos, Tsuika al verlo portarse así no pudo evitar soltar una ligera risa, era raro ver que alguien cuyo rostro siempre estaba serio, se diera por hacer pucheros o mostrarse infantil, Enmei miro a tsuika  cubrir su boca con la mano mientras se le escapaba una ligera risa, que de algún modo le gusto.

- ya te dije que no hay tiempo... -menciono apenado Enmei-  ¿que vamos a hacer?

- tienes razón.. -finalmente tsuika dejo de reír y le dedico una sonrisa- tengo una idea hay que regresar, déjamelo a mi

Enmei no comprendió del todo lo que planeaba hacer Tsuika pero a un así hizo lo que le pidió y juntos con el niño dejaron detrás el campo estelar y regresaron al mundo normal, de nuevo al panorama de destrucción se poso frente a ellos pero esta vez el demonio que ocasiono tanto desorden estaba controlado.
Ambos llegaron justo a tiempo para ver como Jun acertaba un golpe de puño de fuego acertaba el ultimo golpe al demonio que una vez fue su mejor amigo, el golpe exploto en el pecho del demonio, todas las mariposas creadas por magia de energía negativa salieron expandidas  hacia el cielo provocando que aquella abertura a otro mundo se expandiera mas.
Al mismo tiempo Enmei pudo ver como su compañero Kurapika, se encontraba peleando con la castaña que ahora tenia en el segundo cuerno y ambos brazos convertidos en una criatura de terror, pero la situación no duro mucho así ya que a pesar del estado en que se encontraba Kurapika, pues se notaba que estaba agotado algunas rasguños en su cuerpo comenzaban a sangrar y los moretones en sus brazos eran bastantes notorios, pero a un así el rubio se veía confiando y en un su ultimo ataque enredo en su puño aquella cadena en forma de cruz, aquella cadena que usaba para sanar heridas, termino por acertar justo en el estomago de la castaña, fue tan fuerte el golpe que la chica termino por escupir de un tirón aquel objeto que le había dado a comer Arba, en cuanto aquella cosa estuvo fuera del cuerpo de la chica todo esa bestial apariencia comenzó a desaparecer, las mariposas de esa misma energía negativa al igual que las demás se alejaron de la chica que termino tan agotada que simplemente se dejo caer, antes de tocar el suelo Kurapika la atrapo en sus brazos.

- te dije que te salvaría ...  -murmuro el rubio-

Tsuika suspiro al ver que todos se encontraban a salvo, la situación parecía mejorar poco a poco.


- si tienes un plan mas te vale que lo hagas ahora antes de que esa criatura salga -recordó Enmei-


Las mariposas negras no dejaban de aparecer venían de todas direcciones, de gente, de animales, todos parecían temer a ese extraño brazo, tsuika se sorprendió al ver que lo que le había dicho arba era cierto, mientras la gente tenga miedo tendría pensamientos negativos y mientras esos pensamientos negativos sigan apareciendo entonces esa energía que alimenta la entrada a su mundo no se cerraría, pero Tsuika sabia que hacer, a decir verdad era un talento que mantenía oculto por ciertas razones pero en un momento como ese agradecía tener dicho talento.
Y asi fue que para cerrar la entrada, aprisionar de nuevo a ese dios devorador de magia y calmar a la gente, tsuika comenzó a cantar, colocando una mano en su pecho cerro su ojo y la dulce voz de tsuika llego a oído de todos.

Todos miraron hacia arriba donde Tsuika se encontraba cantando una hermosa canción, que no solo llamaba su atención si no también todos podían sentir como una reconfortante emoción les recorría el cuerpo, poco a poco los lleno lentamente, sus mentes se despejaron y la tranquilidad reino en sus mentes.
Una vez mas Enmei se sorprendió con aquel joven albino que cantaba con esa hermosa voz, incluso a el podía llegarle su canción y lo llenaba de algo mas que calma y paz, observo como aquella mariposa extrañamente comenzaban a cambiar de color, aquellas criaturas negras cambiaban a un color blanco rodeadas de un resplandor dorado, provenían de todos lados y Enmei vio como estas mismas se encargaban de repeler aquella criatura.
Se escucho un ligero gruñido de disgusto pero tsuika no paro de cantar, nadie parecía escuchar o molestarse en ver como aquel brazo era obligado a retroceder por aquellas mariposas ahora de luz, también la aventura que fracturaba el cielo, comenzó a cerrarse, con esto kurapika desato su cadena pues claramente ya no era necesaria.
Enmei no pudo ni parpadear no podía dejar de mirar a tsuika, quien seguía cantando y pronto el amanecer comenzó a hacerlo relucir mas, todos miraron como aquel amanecer se asomaba tras tsuika provocando que su canto se volviera doblemente maravilloso, todos sonreían  y Enmei en especial pues entendía porque se preocupaba tanto por aquel joven, al fin entendió por que le interesaba tsuika tanto, Enmei entendió que estaba enamorado de tsuika.
Para cuando tsuika dejo de cantar y abrió su ojo pudo admirar a aquellos jóvenes sonriendo, incluso le aplaudieron a su maravillosa voz, el amanecer había iluminado todo haciendo resplandecer el lago y aquel brazo se había ido, el cielo volvía a ser azul y no había rastros de las mariposas ni nada mas. Tsuika sonrió amplia mente con alegría, antes de caer exhausto se dejo caer hacia atrás pero de alguna forma no se sorprendió cuando Enmei lo sostuvo, una vez mas esta siendo cargado como princesa por aquel alto joven pelinegro.

- ¿estas bien?   -pregunto algo preocupado Enmei-

- si, lo estoy   -respondió Tsuika con una amplia sonrisa, mientras un ligero sonrojo en sus mejillas-

Mientras Tsuika y Enmei tenían su momento, todos los chicos igual se abrazaban mutuamente, o se dejaron simplemente caer rendidos en el suelo,  tomando merecidos descanso.
Kurapika pronto sintió como Akiza abría sus ojos, para cuando ella lo hizo el intento decir algo pero no pudo pues la castaña llevo una de sus manos al rostro de Kurapika quien tenia la mejilla cortada y un rastro de sangre lo adornaba, esta con su dedos limpio la sangre de kurapika.

- estas herido   -hablo ella sin mostrar expresión pero con un tono de preocupación- lo siento yo cause todo esto

- no lo fue  -respondió kurapika negando con la cabeza-  nada fue tu culpa

- al menos permite que cure   -ofreció la castaña sin retirar la mano del rostro del joven-

- bien.. -respondió algo sonrojado-

















Y Fin
_____________________________________________________________

Y Fin................ se que es decepcionante y muy tardado pero tuve problemas para escribir pero espero no les decepcione y yo... ammm.... bueno es todo por ahora pronto traeré una nueva idea !! por ahora bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 12

Mensaje por Runalan el Dom Nov 25, 2018 12:15 pm

AHhh, al final lograron detener a Arba -w- aunque quien diría que incluso Tsuika pelearía con ella xD pero bueno, ¡el verdadero héroe fue Sagiri! Ese niño es tan adorable, nunca se despegó de su tochan <3 Y por otro lado, Kurapika salvó a Akiza QuQ final feliz para todos, ahre! Especialmente después de que Enmei se dio cuenta que se había enamorado de Tsuika 7u7 ¡Ayyyy! ¡Me encanta! -w- me ha fascinado mucho tu fic! esperaré tus próximas ideas!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.