Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 10
Hoy a las 1:37 pm por Runalan

» With You (Capítulo 5)
Hoy a las 2:07 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 4)
Vie Nov 09, 2018 5:16 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9
Vie Nov 09, 2018 11:19 am por Runalan

» With You (Capítulo 3)
Jue Nov 08, 2018 12:40 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 2)
Lun Nov 05, 2018 8:15 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8
Lun Nov 05, 2018 9:52 am por Runalan

» With You (Capítulo 1)
Jue Nov 01, 2018 9:50 pm por Kanon Oda

» Nueva idea para fanfic~
Miér Oct 31, 2018 5:19 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9

Ir abajo

El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9

Mensaje por Kanon Oda el Vie Nov 09, 2018 1:00 am

El Odio de Amarte
(Renovada)
Capitulo 9
La Nueva Esencia


Enmei y Kurapika se apresuraron a salir del oscuro sótano en que Arba les había explicado que David se había marchado al bosque tras enterarse de que Tsuika había perdido el diamante en el lugar donde horas antes pelearon. Cruzaron el patio de tierra para llegar al gran portón de madera que se encontraba abierto, sin detener su paso cruzaron el puente , justo se encontraban a la mitad del camino de ese puente cuando notaron que la barrera que cubría el lugar se volvía totalmente visible, mostrando un color rojizo morado traslucido.

- parece que dejarnos ir no esta en sus planes  -opino kurapika sin detener su paso al igual que Enmei-

- Eso nunca fue un problema   -respondió Enmei-

El pelinegro no freno, ni alentó el paso, en cambio aquellas piedras peculiares que siempre lo seguían se alumbraron con mayor brillo, algo en el lo hacia tener un mal presentimiento sobre todo eso, por eso decidió apresurarse y no perder tiempo con una simple barrera.

- ese David no tiene ni la menor idea de con quien se metió -gruño Enmei-

 
_____________________________________


David se encontraba en medio del bosque cuando escucho a lo lejos una enorme explosion, lo sintió casi en seguida una persona extremadamente fuerte había derribado su barrera de retencion de un solo golpe. El hombre que miraba la dirección donde una nube de humo se alzaba sonrió de manera cínica.

- no esperaba menos de ti, Enmei  -hablo sin esperar que alguien lo escuchara-

Un nuevo ruido creado por el movimiento de los arbustos tras el, gano su completa atención, aquella sonrisa cínica no se desvaneció , en cambio gano mayor amplitud, dio al menos dos pasos hacia esos arbustos esperando encontrar lo que buscaba.

- no deberías temerme podemos ser amigos.. ¿que opinas?

Termino por llegar al frente de los arbustos y para cuando los descubrió con ambas manos no encontrar nada, su sonrisa se desvaneció casi enseguida, le parecía molesto que había estado jugando todo ese tiempo al gato y el ratón sin llegar a un fin. Le parecía gracioso como en un giro inesperado del destino todo lo que planeo había resultado mal, pero a un había tiempo de arreglar todo, mientras ambos jóvenes no se enteraran de lo que crearon, nunca espero que tsuika fuera muy descuidado al usar el diamante, o quizás siempre fue el propósito de aquel diamante crear algo asi, como fueran las cosas, David ahora se encontraba frustrado.
Con el rabillo del ojo alcanzo a verlo, una diminuta sombra que se escabullo de un árbol a otro, la sonrisa regreso al rostro del hombre quien volvió a moverse con extremo cuidado, no quería que el ruido asustara a su presa pero también le resultaba divertido como se mostraba asustado ante el.
A un que las cosas cambiaron y sus planes se vieron arruinados David a un deseaba obtener su meta, la existencia de esa nueva esencia no era la excepción, seria un cambio drástico pero encontraría la forma de aprovechar toda oportunidad por muy tonta, o pequeña que fuera.
Mientras David disfrutaba de la persecución en medio del bosque oscuro, aquel pequeño niño continuo corriendo, estaba descalzo y solo tenia una tela color blanca que cubría su pequeño cuerpo, el aire frió le golpeaba el rostro pero no se detuvo continuo corriendo sin saber hacia donde se dirigía, solo sabia que algo en esa diseccionar lo estaba esperando y lo necesitaba. Con las pequeñas manos acomodo tras su oreja su alborotado cabello negro, aquel mechón no tardo en regresar a estorbar entre sus enormes y relucientes ojos celestes que comenzaban a tornarse cristalinos, no paro de correr por aquel camino de tierra, hasta que sin querer tropezó con la raíz de un árbol enorme provocando que caerá al suelo de cara.
Se quejo levemente, ahogando un sollozo, para cuando se pudo sentar en el suelo con ayuda de sus frágiles manos, no pudo contener mas las lagrimas y estas sin mas brotaron de sus ojos pasando por sus mejillas rojas por la caída, automáticamente un ligero ruido escapo de sus labios mientras usaba nuevamente sus manos para limpiar de su rostro las lagrimas que no parecían tener fin.

- qui..er..o... a mi papa....  -decía entre sollozos entre cortados-  papa, papa

Repitió la misma palabra una y otra vez entre sollozos hasta que algo lo obligo a cerrar callar de un susto, unos pasos seguido de algunas palabras, era aquel hombre de mirada extraña, no sabia porque pero algo en su cabeza solo le decía "corre". Impulsiva mente freno su llanto y ágatas camino hasta introducirse entre los arbustos hay encontró un tronco hueco que utilizo como escondite, los pasos del hombre se escucharon mas cercas, para no atraer su atención, el niño a un con lagrimas en los ojos cubrió su boca con ambas manos para evitar producir sonido alguno que lo delatara.

- ¿Donde estas?   -pregunto David al momento que se detenía muy cercas del escondite del niño-  

David le había perdido la vista pero sin dudas los sollozos que escucho con anterioridad  le hicieron sospechar que no había corrido tan rápido, solo era un niño hecho por dos tipos de magia, era un recién nacido que aparentaba tener 5 años, ¿que tan rápido podía correr?, ¿cuanto tiempo podría durar escondido?.
David analizo todo a su alrededor, cerro los ojos para meditar un instante para cuando los abrió tuvo que evadir varias burbujas de agua que al esquivarlas impactaron en el suelo provocando desastre como si de bolas de plomo de cañón se tratase.

- cuanta brusquedad ..  -se mofo David-  ¿a caso no les agrado la hospitalidad de mi hogar?

- solo entrégame el diamante, con mi magia   -hablo Enmei ignorando el comentario de David-   y deja de utilizar a los otros para crear tus desquiciadas metas

- No tienes ni la menor idea de con quien te estas metiendo  -advirtió David-  que te parece este trato si me derrotar el diamante sera tuyo

- ¿derrotarte?   -gruño Enmei-  te are pedazos ...

Enmei se encontraba molesto, era que por primera vez logro conocer a una persona gentil que le sirvió alimentos sin preocuparse de quien se tratara, era tan ingenuo que ni siquiera se percato de quien era, ni siquiera se dio cuenta que aquel hombre a quien protegió aquella noche que casi lo hago era en realidad un tirano que solo buscaba su beneficio sin importarle nadie mas, le molestaba que jugaran con los sentimientos puros de alguien como tsuika.
El pequeño niño a un seguía escondido en aquel tronco donde se sentía a salvo de aquel hombre, por un hueco en el tronco pudo ver como un hombre alto, de tez blanca. y ojos celes se encaraba con facilidad ante aquel otro hombre que tanto le daba miedo, aquel pelinegro no tenia ni pizca de miedo en su rostro, el pequeño niño lo miro hipnotizado como si en el fondo quisiera salir corriendo en busca de el, si no fuera por su cuerpo tembloroso seguro lo hubiera hecho, peo se quedo en silencio observando como el y un segundo chico, uno que tenia cabellera rubia se encontraba también encarando al hombre.
La conversación continuo y casi no logro entender mucho de lo que tanto hablaban, le era difícil seguir la conversación pero antes de que pudiera confundirse mas un destello lo cegó, tuvo que cerrar sus ojos celes ya que el reflejo era tan fuerte, para cuando abrió sus ojos azulados nuevamente se encontraba solo, las voces se habían ido, espero dentro del tronco al menos dos minutos sin causar ruido alguno pero cuando se dio cuenta que solo los grillos cantarines eran los únicos prestes en los alrededores decidió salir de su escondite.
Cuando salio de su escondite, se puso de pie y sacudió el polvo de su ropa sin éxito del todo, miro la dirección en que había estado corriendo minutos antes de que aquel hombre extraño lo comenzara a perseguir y comenzó a dar pequeños pasos lentos, con algo de nervios puso las manos en su pecho esperando que nada aterrador se topara en su camino.

- papa me necesita   -murmuro débilmente mientras tomaba todo el valor que tenia en su ser para continuar caminando-  papa quiero verte


__________________________________


Tal como se lo había ordenado Arba, a penas sintió el estruendo de la entrada Akiza supo que Enmei y Kurapika se habían alejado por completo del lugar, se encargo de abrir la reja de aquella bestia infernal que no demoro un segundo en abrir un hueco en el techo para quedar así libre de cualquier muro que lo retuviera.
La castaña se cubrió con los brazos luego de que la criatura causara que escombros cayeran del techo, el aire frió de la noche le llego de golpe y solo se ocupo de respirar con ligera profundices. Akiza pensaba que aquella extraña raíz la aria sentir mal debido no solo a su rara apariencia si no a su repulsivo sabor pero fue todo lo contrario apenas lo consumió se sintió mil veces mejor que  nunca, el sueño que sentía se desvaneció, el dolor debido a los golpes de la pelea que tuvo con kurapika se disolvieron en la nada, su cuerpo se sentía ligero y una extraña corriente eléctrica la llenaba de adrenalina, literalmente sentía que podía correr una maratón y no cansarse. Era algo maravilloso y al mismo tiempo le causaba terror. ¿que era lo que planeaba Arba?

- me pregunto si ..  -hablo con extrema ligereza Akiza-  podre hacer algo para ayudarlo ....


Akiza, bajo la mirada directo al suelo, al decir aquellas palabras pensaba en todos y a la vez en uno solo, quería ayudar a Kurapika a encontrar aquel diamante que le comento que su propósito de existencia a un era desconocido, también deseaba ayudar a tsuika, no quería que el perdiera la vida debido a al capricho de Arba, incluso los jóvenes en ese lugar le llegaron a preocupar, también aquel pelinegro que solo buscaba algo que se le había robado. Los pensamientos de la chica se vieron interrumpidos debido a una ola de gritos de terror comenzaron a sonar en todo el lugar, la castaña no se sorprendió mucho ya que jamas confió en las palabras de aquella niña que insistió en que nadie saldría herido.
Se apresuro a salir de aquel lugar, solo para encontrar un verdadero caus en todo el lugar el demonio había comenzado a causar temor y alboroto, los jóvenes que seguían en pijama se encontraban no solo fuera de sus camas si no también fuera del edificio de habitaciones, en el patio de tierra la bestia comenzó a derribar todo a su paso, las grietas se abrían en el suelo, con su cola arranco un gran árbol de cerezo y lo lanzo contra el edificio principal, los jóvenes ignorantes de lo fuerte que era ese demonio se reunieron y comenzaron a usar sus talentos y magia para intentar detener la destrucción pero fue inútil muchos de ellos salían heridos, otros tenían suerte y solo salían volando lanzados por la fuerza del aire que provocaba con sus enormes alas semejantes a las de un murciélago.
Akiza miro a su alrededor como algunos pocos mas terminaban aplastados bajo las garras de aquel demonio, un segundo golpe con su cola termino por romper el cuello a uno de los chicos que solo tenia al menos 14 años, no podía moverse y solo elevo su mirada un poco mas fuera del alcance de la vista de la mayoría Arba se encontraba volando disfrutando la vista de toda esa masacre desde un lugar elevado, desde ese lugar parecería sorprendente pero como su fuera magia Akiza pudo leer los labios de esa pequeña niña quien no borro su sonrisa en ningún momento.  "no hagas nada"
La perturbación apareció en el rostro de Akiza, estaba obligada a obedecer debía obedecer eso era lo que siempre así pero en esta ocasión no deseaba hacerlo y mas cuando vio que los que corrían riesgos eran simples niños. Su vista regreso a la criatura que gruñía con fuerza mientras de un golpe con su garras terminaba con la vida de un chico mas.  El terror y la ira comenzaba a dibujar los rostros de algunos de los presentes, los que miraban con ira y desprecio a la criatura no dudaron dos veces y fueron tras su encuentro, los que se llenaron de terror simplemente se quedaron paralizados o terminaron por salir corriendo en sentido contrario de igual forma la bestia se encargo de repeler a la mayoría dejándolos gravemente heridas


- es perfecto ... adelante odie, maldigan, teman a su fatídico destino del cual no podrán huir    -hablo Arba entre risas-

La castaña observo sin poder moverse a un, como Arba se divertía con lo que sucedía, mientras todos los jóvenes alborotados corrían en todas direcciones y la bestia seguía haciendo su destrucción, no solo eso, los ojos celestes de la chica comenzaron a ver algo que los demás no parecía notar, lo que parecía mariposas negras con reflejos morados, producían un sonido similar al de motón de aletos de aves, estas  pequeñas mariposas salían de todo el desastre, de los cuerpos inertes de los jóvenes o de los jóvenes que intentaban huir y solo resultaban heridos incluso aquellos que se enfrentaban al demonio, todas esas diminutas criaturas se reunían en un punto en especifico alrededor de Arba, quien no tardo en mostrar la piedra azul que pertenecía a tsuika.  
El cuerpo de Arba se ilumino junto con la piedra magica de tsuika, una mezcla de magias ocurrio y la niña comenzo a crecer, sus piernas se alargaron, sus pechos crecieron favorablemente, tu estatura aumento y su cabello rojizo crecio hasta su cintura, Arba ya no era una niña, ahora Arba mostraba su verdadera apariencia una joven de al menos unos 18 años.

- por fin   -hablo con una voz mas madura-   mi hermosa apariencia regreso  

continuo elogiándose mientras pasaba las manos en sus coloradas mejillas, con su sonrisa, soltó una fuerte carcajada provocando que aquellas diminutas mariposas se movieran en una danza imprecisa a su alrededor. La joven miro el cielo y tras apuntarlo las criaturas comenzaron a subir al cielo, tras el pasar de las criaturas por el cielo las nubes se formaron oscuras y un ligero remolino se comenzaba a formar.

- mi querido padre ahora con esta magia podre abrir un portal a tu prisión para que logres escapar   -hablo Arba sin dejar de mirar el cielo-  pronto consumirás toda la magia de este mundo y caerá en mis manos,  seré la reina de este mundo

La risa desquiciada perturbo mas la castaña quien había quedado petrificada, ella había sido parte de eso, al no querer escuchar, al no querer entender, al solo obedecer y no permitirse hacer algo al respecto. Se sentía terrible, pero no se le permitió sentirse mal un segundo mas la voz de un grito agudo la obligo a centrar la vista en el monstruo, en realidad a un costado de aquella criatura demoníaca un pequeño niño desconocido corría adentrándose al lugar. El pequeño niño de cabellos negros, estaba completamente descalzo y a un así corría rápido, se escabullo por los pies de la criatura aprovechando lo diminuto que era, pero a un así la bestia logro ubicarlo y pronto movió su puño directo hacia el niño.
El pequeño sufrió un tropezón durante su travesía, miro a su espalda estando en el suelo y vio como la bestia estaba a punto de golpearlo, soltó un fuerte grito y cerro los ojos esperando lo peor, pero ese momento jamas llego a pesar de oír un fuerte golpe, el no se sintió herido o adolorido.
Para cuando el niño abrió los ojos muerto de miedo y curiosidad se sorprendió al ver que el golpe de la bestia había sido frenado por una castaña que usaba como simple escudo una enorme guadaña.

- corre...  -hablo Akiza al niño-  

Akiza no paso por alto el enorme parecido en ese niño a alguien que había visto con anterioridad así era ese niño reflejaba un enorme parecido con Enmei, pero no había tiempo para pedir explicaciones y mas si se trataba de un niño, Akiza sintió como aquella bestia presionaba mas su golpe hundiéndola un poco en la tierra.

- no te detengas, por favor corre   -pidió la chica-

El niño a un sin poder hablar o decir algo, solo se ocupo de asentir con la cabeza con lentitud y volverse a poner de pie para continuar corriendo, no se detuvo a un cuando escucho un nuevo estruendo, sintió que bajo sus pies el suelo se había movido por completo pero tenia tanto miedo que no quería detenerse, ni mucho menos girar la vista hacia atrás, termino de cruzar el arruinado patio para adentrarse en el único edificio que paresia seguir intacto.
Arba bajo la vista hacia donde aquel niño pelinegro había sido salvado de ultimo momento por Akiza, miro con cierta curiosidad al pequeño hasta que este se adentro en el edificio donde se encontraban los dormitorios, aquel lugar donde Tsuika yacía dormido sin ser capaz de despertar.

- ¿de donde salio ese niño?    -se pregunto Arba para después encogerse de hombros- no importa, un niño mas o menos igual todos morirán


________________________________________

Tsuika abrió los ojos con debilidad, sentía su cuerpo totalmente pesado, el lugar estaba oscuro, la cabeza le daba mil vueltas, sentía como si lo atacara una enorme resaca luego de una noche de diversión, los oídos le zumbaban causándole a un mayor malestar. Pero todo ese malestar quedo en el olvido al sentir que alguien con manos extremadamente delicadas le tocaba su mejilla, era un delicado toque bastante cálido, cuando giro su rostro para ver quien era se topo con un pequeño niño que de ojos grandes color celestes, sus mejillas coloradas eran cubiertas por tierra y su cabello desarreglado y alborotado le daba sienta ternura extra a su pequeño rostro redondo. Tsuika se sentó con lentitud en la cama, para cuando lo hizo volvió a ver al niño quien le sonreía alegremente, antes de que pudiera realizar una de las mil preguntas que rondaba su cabeza en ese momento, el pequeño niño pelinegro estiro las manos dando a entender que quería que lo cargara.

- papa despertaste!   -dijo con tono alegre el niño-

- eh? papa?

Tsuika se quedo en blanco, su mente no procesaba y su rostro palideció, ¿cuanto tiempo había dormido? ¿que había sucedido? ¿era posible?. El grito del impresionado tsuika se escucho en toda la habitación, el malestar se había ido y solo quedaban las dudas.




____________________________________________





bueno se que es corto y aburrido pero es que olvide que me tocaba clases de ingles y tenia tarea y ... bueno lamento la tardanza y lo corto que es .. espero les entretenga un poco bueno eso es todo por ahora bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9

Mensaje por Runalan el Vie Nov 09, 2018 11:19 am

OMG *_* nada más leí el nombre de capítulo y supe de inmediato que iba a estar bueno! Ayy, me encantó! Ese pequeño crío :'c debió haber estado muy asustado por culpa del David! Y esa Arba! Argg >.< Con más de un enemigo la cosa se complica! Sin embargo, se quedó en algo muy interesante! ¡Esperaré Conti ansiosisima!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1733
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.