Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 10
Hoy a las 1:37 pm por Runalan

» With You (Capítulo 5)
Hoy a las 2:07 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 4)
Vie Nov 09, 2018 5:16 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9
Vie Nov 09, 2018 11:19 am por Runalan

» With You (Capítulo 3)
Jue Nov 08, 2018 12:40 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 2)
Lun Nov 05, 2018 8:15 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8
Lun Nov 05, 2018 9:52 am por Runalan

» With You (Capítulo 1)
Jue Nov 01, 2018 9:50 pm por Kanon Oda

» Nueva idea para fanfic~
Miér Oct 31, 2018 5:19 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8

Ir abajo

El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8

Mensaje por Kanon Oda el Lun Nov 05, 2018 1:29 am


El Odio de Amarte
(Renovada)
Capitulo 8
El Verdadera Enemigo

Enmei terminaba de arreglar y peinar su largo cabello negro lacio, había pasado al menos dos horas desde ese peculiar y vergonzoso accidente donde kurapika tuvo el infortunio de mal entender lo sucedido.  Luego de lo sucedido se vistió con rapidez y se encargo de cerrar la molesta ventana que solo atraía el aire frió de la noche, cubrió a tsuika y termino de arreglarse, poco a poco comenzaba a escucharse menor ruido en las instalaciones y Enmei dedujo que pronto sera la hora de salir en busca de aquel diamante que portaba contenía su magia.
Finalmente la el lugar había quedado en completo silencio, la oscuridad reinaba en cada pasillo, solo el ruido de algunos grillos era lo que se escuchaba en el jardín y el patio de tierra, Enmei dejo el cepillo sobre la mesa en que lo encontró, una ultima mirada disimulada al espejo lo obligo a dar una ultima pasada a su cabello con su mano, termino por asentir satisfecho y dirigirse a la salida no sin antes detenerse justo frente a la cama donde aquel albino continuaba dormido.
Al principio Enmei se preocupo mucho por el repentino colapso del joven, pero una inspección rápido le dejo en claro que luego de un rato el desmayo lo dejo en un estado de sueño de donde parecía no despertar, simplemente tsuika se había quedado dormido ignorando todo lo sucedido o lo que sucedía, mientras era observado por Enmei, el joven tsuika cambiaba de posición mientras soltaba ligeros quejidos. Involuntaria mente el joven pelinegro de ojos azules sonrió ante el gesto del joven albino, de alguna forma le parecía tierno, no podía evitarlo aquel joven llamaba su atención de muchas formas, casi de inmediato como si fuera atomatico se recordó a si mismo que aquel joven ángel que dormía en esa cama lo había intentado ahogar y claro no podía tampoco olvidar el hecho de que robo parte de su magia, a un así con todo eso en mente para Enmei fue simplemente imposible reflejar odio en su rostro, no odiaba a tsuika ni mucho menos estaba molesto con el, estaba molesto mas con aquel hombre que se atrevió a engañarlo para utilizarlo.

- es mejor asi ...


Con un suspiro Enmei aparto la vista de Tsuika y termino por abrir la puerta para salir en silencio, para el la mejor opción era dejar dormir al chico, encontrar el diamante y salir de ese lugar lo antes posible, quería mantener al albino lejos del conflicto que tal vez se presentaría al encarar a David.
Cerro la puerta con sumo cuidado para despertar a aquel enemigo que llamaba su atención, miro por el oscuro pasillo a lo lejos, todo estaba sumido en penumbras, una vez mas dio un largo suspiro, miro la puerta que se encontraba frente a el, manteniendo el silencio se encargo de abrir la puerta esperando que su compañero no estuviera dormido. Al entrar a la habitación esta se encontraba por completo a oscuras, dando una inspección rápida Enmei solo ubico a una persona en una de las camas, justo en la cama de abajo se encontraba Akiza completamente dormida.
Enmei se llevo un sobresalto al sentir una mano en su hombro, al girarse era vio a Kurapika parado a un lado de el.

- oye... ¿de donde saliste? .. -murmuro en tono bajo Enmei-

- Evita hablar   -respondió Kurapika -  podrías despertarla .. vamos

Enmei se sorprendió con lo dicho por kurapika pero de igual forma mantuvo su boca cerrada y salieron juntos de la habitación, para continuar con su misión, la búsqueda de ese diamante y abandonar ese lugar antes de que David estuviera de regreso y los descubriera.
Caminaron por los pasillos en silencio, en realidad no era que no hubiera tema de que hablar o que temieran despertar a alguien con el ruido de sus voces, en realidad era que ambos tenían la mente completamente distraída, Enmei no podía dejar de pensar en tsuika y lo mucho que le agradaría poder conocerlo mejor, en cambio Kurapika no podía quitarse de su cabeza el rostro de Akiza, el quería llevarla con el, quería liberarla de ese pensamiento tan vació que tenia la chica pero si esta se negaba ¿que mas podía hacer el?. Sin darse cuenta ambos se encontraron fuera del edificio que pertenecia a los dormitorios de todos los chicos.

- Enmei, ¿puedes sentir tu magia o el diamante en este lugar?   -pregunto kurapika sacando de su mente todo tipo de pensamiento que no fuera el de su misión-

- No   -gruño con ligereza Enmei igual que kurapika, dejando su mente en blanco- lo que siento es un extraño campo de protección alrededor de todo el lugar

- ¿sera que esa barrera no deja ubicar el diamante?   -se pregunto kurapika con una mano en su mentón- supongo que no tendremos mas opción que buscarlo de manera normal

- ¿porque no usas tu magia para buscarlo tal como lo hiciste con la espada de tsuika? -lo interrumpió Enmei-

- para buscarlo necesito algo similar al objeto que busco, en pocas palabras algo que se de su propiedad o su esencia .. -explico kurapika mientras se encaminaba a uno de los edificios-

- es mi magia, yo soy un buen vinculo para encontrarlo, ¿no?  -aclaro Enmei, siguiendo a Kurapika-  

- bueno eso debería ser cierto pero .. tengo mis dudas  -aclaro Kurapika-


Se adentraron en el edificio mejor arreglado de todos, por fuera tenia una apariencia mas pulcra y todo estaba mejor arreglado las habitaciones eran mas amplias y estaban llenas de escritorios y mesas, a simple vista parecía aparentar ser el edificio principal de toda la organización.
Enmei no comprendió del todo lo dicho por kurapika, mas porque lo dejo en un ligero suspenso, no soporto mas la espero y se atrevió a preguntar que era lo que pensaba su compañero, ¿porque no usaba esa magia de búsqueda?.

- no insinúes solo dilo  -se apresuro a decir Enmei-

- estoy seguro que antes de la nube de polvo que nos cegó, pude ver algo.. el diamante no solo absorbió tu magia Enmei, también robo parte de la magia de tsuika, me imagino que por eso quedo tan agotado

- su magia y la mía..  -repitió Enmei con algo de sorpresa-  magia mezclada, es una nueva esencia... así que estamos en ceros


Enmei gruño, no estaba complacido con la situación actual, estaban completamente anclados, tal vez david no tardaría en regresar, estarían en problemas si el volvía y tenían que comenzar una pelea, no había forma de buscar el diamante con rapidez y eficiencia y la simple idea de comenzar a buscar en todo ese lugar habitación por habitación le molestaba mucho.

- tardaremos mucho si lo buscamos en habitación por habitación   -se molesto Enmee-

Ambos se adentraron a una habitación y comenzaron a buscar, en cajones de los escritorios, en las repisas y en todos lados, movieron libros y abrieron cajas pero sin éxito no encontraron nada.

- esto es molesto  -suspiro con frustración Enmei-

- podrías pedirle a tsuika que te diga donde esta el diamante  -sugirió kurapika- después de todo son .. ya son unidos ¿no?

Enmei no pudo evitar ponerse nervioso, su rostro cambio de color en un segundo, miro a su compañero salir de la habitación para dirigirse a la siguiente dejándolo con las palabras en la boca, quería gritar pero no podía, debía evitar despertar a todos. Casi de inmediato se encamino siguiendo a su compañero, se adentro en la siguiente habitación donde kurapika había comenzado a revolver cosas.

- No paso nada de lo que imaginas  -afirmo con voz rígida pero controlando el volumen-  

- yo no soy quien para criticar tus gustos.. solo era una sugerencia  -volvo a clarar Kurapika-  

-  de verdad no paso nada..  -volvió a hablar Enmei mientras se encargaba de ayudar en la búsqueda-  y a un que pudiera preguntarle me gustaría dejarlo lejos de esto

Kurapika miro por un momento a Enmei, de alguna manera no le sorprendio en absoluto lo dicho por el joven pelinegro que buscaba entre las repizas lanzando libros sin importancia al suelo.

- ¿que hay de la chica?   -esta vez era el turno de Enmei de incomodar a Kurapika- es una esclava, yo la vi cuando acabe con esa supuesta serpiente que ataco a tsuika, pero no entiendo porque no dijo nada

- eso es ..porque alguien le pidio que no dijera nada, asi como le pidieron cuidar a tsuika de cualquier problema   -explico kurapika defendiendo a la castaña- no parece ser capaz de entender lo que esta bien o mal, solo .... ella solo....

Kurapika no pudo terminar su frase, la frustracion crecia dentro de el al no poder entender el pensamiento de la castaña, esta vez fue Enmei quien observo con detenimiento a su compañero, que sacudio su cabeza para volver a su calma y regresar a su labor de buscar en los cajones de los escritorios.

- la vida de un esclavo debe ser difícil, a un sin hacer algo incorrecto recibes torturas y desprecio supongo que para ella solo debe ser algo normal  -menciono Enmei para ayudar a clarar algo la mente del rubio-  a los esclavos se les enseña a no pensar solo obedecer

Kurapika escucho con atención las palabras de Enmei, ambos quedaron en silencio un largo rato, cuando se aseguraron de que la habitación no escondía nada tras las paredes y bajo el piso siguieron con la siguiente habitación esperando encontrar lo que buscaban antes de que el amanecer los alcanzara,

_______________________________


Akiza abrió sus ojos, se sentó en la cama y tallo con algo de presa todo su rostro, giro su vista para atender aquella voz que la había despertado a mitad de la noche, era la pequeña Arba quien había acudido a la habitación, su rostro no mostraba molestia, ni algún tipo de disgusto en realidad solo mostraba un rostro serio que puso mas en alerta a la castaña.

- dime ¿que le diste en el te a tsuika?    -se apresuro a preguntar la niña- ¿porque no logro despertar a pesar de que lo mueva o grite?  

- David me dio un polvo para dormirlo   -respondió la castaña-  no le ara daño solo lo ara dormir por unas cuantas horas

- ya veo, así que david ... -repitió pensativa Arba-   ¿donde estas esos dos?

Con ligereza Akiza dirigió la vista hacia la cama de arriba para darse cuenta que kurapika no se encontraba, luego de arreglarse para dormir continuo hablando con aquel rubio hasta que ella fue la que se perdió primero, se decepciono de si misma la perderle la pista a su enemigo de tal forma.

- lo siento  -se disculpo Akiza con la cabeza baja-

- no importa   -respondió Arba casi enseguida sorprendiendo a la castaña quien regreso la vista hacia ella-  tengo una idea, búscalos y tráelos al sótano de la tercera torre


Arba salio de la habitación dejando sola a la castaña quien no demoro en salir de la cama y ponerse sus ligeros zapatos, no se molesto en sujetar su cabello o arreglar aquel vestido blanco usaba como pijama, salio de la habitación en busca de aquellos dos jóvenes, Akiza no había dicho nada como era normal en ella pero algo en la mirada de la pequeña arba le parecía diferente a lo anterior.
Akiza salio de la segunda torre que pertenecía a los dormitorios y escucho ligeros ruidos en la primera torre, al pensar que podría tratarse de los jóvenes que estaba buscando, se adentro al lugar para encontrar un rastro de habitaciones desordenadas, mientras pasaba de largo tales habitaciones akiza se pregunto si esos dos se habían adentrado a ese lugar engañando a Arba solo para buscar aquel diamante, si ese era el caso ellos no sabían que el diamante lo había perdido tsuika. Continuo caminando hasta que llego a la ultima habitación del primer piso donde aquellos dos jóvenes estaban buscando entre cajones, cajas y repisas.

- lo que buscan no se encuentra en este lugar   -hablo akiza ganando la atención de ambos jóvenes que se sobre saltaron al verla parada en el marco de la puerta-

Tanto Enmei, como Kurapika se quedaron en completo silencio, habían sido realmente cuidados pero a un así la castaña los había descubierto, temieron por un segundo que si peleaban en ese lugar causarían un alboroto que despertaría a todos, la situación parecía ir mal, pero no era así del todo, intentando mantener la calma y hallar una solución Kurapika intento hablar con la chica.


- tenemos razón para creer que lo que David planea no beneficiara a ninguno de los chicos que se encuentran en este lugar  -explico kurapika-  en especial a tsuika, por favor ayúdanos a encontrar el diamante y detenerlo

Kurapika espero una respuesta positiva de la castaña, pensó que si ella quería proteger al albino ponerlo en una situación de peligro le aria dar su apoyo a ellos, en cambio Enmei se preparo atento a cada movimiento de la chica listo para atacar si era necesario. Akiza no respondió a lo oferta del rubio solo se dio media vuelta y con un gesto indico a los dos que la siguieran, por un momento los dos jóvenes cruzaron miradas pero al no tener mas opciones decidieron aceptar seguirla.
Enmei y Kurapika fueron guiados por la castaña hasta la siguiente torre que se encontraba justo a un lado, aquella torre pequeña que solo contaba con al menos 3 pisos era la mas pequeña a comparación de las demás que rodeaban todo el patio de tierra, cruzaron el salón principal y se dirigieron al final del pasillo, retiro el pequeño tapete hecho de corteza de arbol del suelo para dejar al descubierto una pequeña puerta en el suelo, tiro de la cadena para abrirla y rebelar unas oscuras escaleras, la oscuridad era mas densa en esa parte ni siquiera Enmei lograba ver con claridad aquellas escaleras de piedra que llevaban a un seguro cuarto secreto en el lugar.
Al ser el único de realizar tal tarea Enmei se encargo de crear una esfera de energía en su mano lo suficientemente grande y brillante para iluminar el camino, la primera en bajar sin importarle si era capaz de ver o no fue akiza pues a un debía guiarlos, siguió Enmei y por ultimo Kurapika bajo por las largas escaleras.
Las escaleras eran realmente largas, por un rato el silencio reino mientras bajan escalón por escalón pero el final llego antes de lo que esperaron, al llegar al ultimo escalón las luces de antorchas iluminaban aquella habitación que parecía de gran tamaño, el lugar parecía vació, un suelo de piedra y las paredes de roca le daban la apariencia de una cueva, mientras se preguntaban en que momento aparecería el oso para correrlos del lugar algo llamo la atención de Enmei, un gruñido leve a penas audible.

-¿pero que demonios? ...   - la sorpresa en la voz de Enmei hizo que el rubio caminara un par de pasos hacia su compañero-

Kurapika tambien quedo atónito al ver con sus ojos lo que impacto a Enmei, hay se encontraba en una pequeña parte de aquella cueva, atrapado en tras unas pequeños barrotes aquel demonio que los ataco, el demonio formado por el cuerpo y alma del joven Alex, se encontraba encerrado en ese lugar, la bestia los miro fijos con sus temibles ojos rojos que paralizaban a cualquiera, soltó un gruñido a un mayor al finalmente verlos con mayor claridad cercas de su prisión.

- David, dijo que lo ayudaria ..  

La voz de la pequeña Arba termino por  sorprenderlos una vez mas en ese mismo momento, la pequeña niña se mostraba con un rostro afligido sujetando su pequeño báculo con fuerza, Akiza se encontraba tras la niña.

- El envió a tsuika al bosque para buscar una posible cura... pero en cuanto escucho que perdió el diamante en medio del bosque el solo se marcho .. - menciono la niña- cuando se fue yo entre aquí para saber de Alex y lo encontré así... david dijo que no tenia nada que ver con eso pero ...

- David, solo a estado mintiendo todo este tiempo, engañándolos   -interrumpió Enmei-  pero no hay forma de culparlos ...

Enmei miro con ligera simpatía a la pequeña niña, que mantenía su mirada en la bestia mostrando tristeza,  a un que muy adentro de el, algo en su cabeza decía que esa niña no era normal la parte de el que era compasiva de los niños lo obligaba a sentir algo de lastima por la niña y su situación. Todos habían sido engañados y a un que les causara dolor era mejor saberlo antes de que terminaran como aquel joven que se encontraba convertido en algo inhumano.

- ¿Dijiste que el fue al bosque, en busca de un diamante?   -pregunto Enmei con un tono calmado y agachándose para quedar a la altura de la niña-  

- Si   -respondió Arba al mismo tiempo que asentía con la cabeza -  

- Entonces iremos por el y detendremos lo que sea que planea hacer   -diciendo esto Enmei se reincorporo y comenzó a caminar a la salida -  después encontraremos una solución para ayudar a tu amigo

Enmei no tardo en dirigirse a la salida dejando a tras a una pequeña niña que le agradecía inclinándose,  Kurapika no miro mas que con cierta sospecha a la niña, toda la situación le parecía extremadamente rara pero al menos sabían donde estaba el diamante y a que había salido David, también pero a un así tenia sus dudas, intento calmar un poco su mal pensar dirigiendo su vista hacia akiza, esta solo mostró presionar sus labios intentando sellarlos para no revelar nada, incluso tuvo que desviar la mirada lejos de la de kurapika, esto puso mas alerta al rubio, sin dudas algo andaba mal pero ahora la prioridad era el diamante y detener a David.
Arba no levanto la vista hasta que los dos jóvenes se habían marchado corriendo, para cuando se reincorporo una amplia sonrisa iluminaba su rostro, sin girar a ver a la castaña extendio su mano mostrando un extraño objeto.

- cómelo   -ordeno Arba con voz firme-

Akiza miro lo que había en la palma de la mano de Arba parecía similar a la raíz de alguna planta, lo único raro en esa extraña raíz era el color blanco y rojo que poseía, por primera vez la castaña dudo en obedecer la orden, se quedo inmóvil por unos instantes , hasta que escucho nuevamente la voz de Arba, esta vez con mayor calma.

- los esclavos son tan molestos cuando creen que pueden decidir no obedecer  -respondió arba girando a ver a la castaña-  pero para eso existe la gente lista como yo, que sabe poner a todos en su lugar.

Arba no tardo en mostrar lo que tenia en la otra mano, Akiza abrió con sorpresa sus ojos azules al ver aquella piedra azulada en la palma de la niña, aquella piedra azul la había visto algunas veces con anterioridad, esa piedra le pertenecía a Tsuika.

- es muy valiosa para tsuika, se supone que si el pasa mucho tiempo lejos de esto el debería morir   -con una voz burlona aclaro Arba-  me pregunto  ¿cuanto durara antes de morir?  ...

- No..!    -por primera vez en mucho tiempo Akiza pronuncio palabras fuertes de suplica-  por favor ... no

- no te preocupes, no tendré que hacerlo  siempre y cuando tu hagas lo que te ordeno -se burlo una vez mas-  

Nuevamente Arba ofrecio la extraña raiz a la castaña quien no dudo esta vez en tomarla y comerla de un bocado, su sabor era repulsibo , Akiza sintio ganas de vomitar al sentir una textura gelatinosa y biscosa, ademas de que su sabor a desperdicio la hizo poner ambas manos en su boca para no expulsarlo, no masco fue imposible simplemente lo paso entero por su garganta, se dejo caer de rodillas al suelo al sentir que aquella cosa logro pasar por su garganta dejando un gran dolor en esta, tocio un par de veces.

- bien hecho   -Arba guardo la piedra que pertenencia a tsuika y se encamino a la salida- en cuanto dejen esos dos el lugar, quiero que liberes a la bestia .. y no te preocupes, no lastimara a nadie aquí mucho menos a tsuika

Akiza permaneció en el suelo, escucho como los pequeños pasos de arba se iban alejando hasta que ya no pudo escuchar nada, en su mente llego a pensar en lo mal que resultaría todo, en las palabras de aquel rubio ofreciéndole irse con el y también pensó en la amabilidad que le había dado tsuika, a un que pudiera escapar por su cuenta ahora ella no se atrevía a huir y dejar atrás a la única persona que fue amable con ella.


_______________________________________


La mentó que sea corto.... y ni hablar de la tardanza .... y claro esta que salio un poquito aburrido pero prometo que pronto tendrán conti, me apresurare a terminarla para que no quede en suspenso y realmente siento que sea corto y aburrido TnT pero es que el tiempo siempre es mi enemigo ... bueno eso es todo por hoy, por ahora me despido bye bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8

Mensaje por Runalan el Lun Nov 05, 2018 9:52 am

Ay TnT al fin.... Me encantó. Me deja llena de intrigas! ¿Que es esa raíz que le dio de comer a Akiza? ¿Para que quieren que Tsuika duerma? ¡¿Una nueva esencia?! ¡¿Es lo que yo imagino?? *-* esto se pone cada vez más emocionante! ¡Me fascinó! ¡Esperaré la conti con muchísimas ansias!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1733
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.