Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


With You (Capítulo 1)

Ir abajo

With You (Capítulo 1)

Mensaje por Runalan el Jue Nov 01, 2018 4:31 pm

Capítulo 1
—La película del Samurái de Jade—




Un día normal, en una ciudad normal. Las personas pasan, indiferentes de los demás, únicamente platicando entre ellos o mirando sus celulares de vez en cuando. En la gran ciudad, esto es lo normal, día tras día, por eso, no era de extrañar que un aviso nuevo hiciera sobresaltar a todos en felicidad.
Todo comenzó con una chica que miró su twitter esta mañana. Ahí, en el inciso de noticias, en su página de inicio, apareció ese gran aviso: “Se confirma la película Samurái de Jade”. Ella dio el grito de alegría y, una vez llegó a su escuela, dio el aviso a sus compañeros que eran fans de dicha historia ilustrada en manga. Ellos entonces comenzaron a idear y comparar actores con personajes del manga, y dieron a conclusiones muy diferentes, así, poco a poco fueron peleándose para saber quién quedaría mejor como protagonista, quien sería la chica Kikuko, hermana del samurái protagonista Tatsuya. Quien sería el antagonista, Yoshimitsu, o quien sería el mejor amigo del protagonista que era extranjero, Allan.
El Samurái de Jade era un manga mundialmente reconocido, por eso, el hecho de que hiciera una película respecto a eso, era algo que hizo feliz a muchísima gente y tenían grandes expectativas. Y más cuando se anunció quien cantaría para la música de dicho film: Kanon Oda.
El papel protagónico estaba entre famosos actores jóvenes, pero finalmente, uno se llevó el papel, y su nombre no era otro que: Enmei Senjū.
Quien haría el papel del mejor amigo de Tatsuya, Allan, fue una sorpresa para todos, pero finalmente se reveló que no sería otro más que el hermanastro de Kanon Oda: Perry Aku.
La hermana del samurái protagonista se reveló más adelante como: Ubume.
Y solo quedaba el antagonista Yoshimitsu, a quien, aunque era el villano, tenía un trasfondo triste y desolado, ese papel no quedaba bien para nadie que no tuviera una vista triste de la vida, por eso, el papel fue dado a: Shinyusha (aunque de triste no tenía nada, todo lo contrario, de hecho).
Y cuando el casting se hizo público, las expectativas subieron aún más. ¡Encima era de un reconocido director y un famoso guionista! ¡Nada podía salir mal de esto!

Los involucrados en el film fueron citados un día. Sus papeles ya estaban repartidos, por lo que solo tenían que hacerse los últimos retoques para comenzar las filmaciones. Cosas que tenían que ver con el guion en sí, además de algunos efectos prácticos que se harían para las escenas de pelea y demás cosas. Además, era una historia que tenía algo de fantasía, ¡también se necesitarían efectos especiales! Pocos, pero se necesitarían.
Los productores de música iban a hablar de Kanon, quien iba a grabar un disco exclusivo para la película. Según su maestro (o su tutor legal), esto iba a ser una gran oportunidad para ella y para hacerse conocer mejor. Muchos grupos o artistas aumentan su popularidad al hacer música para películas o series, incluso muchos debutan así. Kanon, que ya tenía cierta popularidad, aumentaría aún más si cantaba para esta película.
Claro que ella se emocionó.
Su hermanastro, Perry, no tenía mucha emoción por la película, pero estaba más que dispuesto a apoyar a que la misma fuera buena, para que, de esa manera, tuviera mucho público y la música de su hermana pudiera ser escuchada y se volviera popular. Eso era lo que le motivaba de estar aquí.
Y los demás… bueno, Ubume no estaba muy feliz con el papel de una mujer indefensa, pero no había mujeres espadachines en el primer arco del manga, así que no tenía de otra más que encasquetarse el papel de esta chica durante toda la saga (si es que se hacía una franquicia de películas). Para su suerte, Kikuko aprendía a usar la espada en futuros arcos.
Shinyusha estaba más que emocionado por su papel, ¡la haría de villano! Así que pondría su peor cara durante las filmaciones.
Y Enmei… bueno, él solo actuaba por actuar, así que poco le importaba ser el protagonista o no. Y, aunque era fan del Samurái de Jade, sigue preguntándose porque le dieron ese papel a él, si es todo menos un samurái.

—Claramente, eres el que más cara de oriental tiene de todos nosotros —le dijo Shinyusha.

Se habían reunido lejos de los productores o alguien más ajeno a su grupo. Todos desconocían completamente que los actores involucrados eran, precisamente, amigos. Ya habían trabajado juntos antes y se conocían casi desde que sus carreras iniciaban, es por ello que ahora sería muy ameno nuevamente, y eso daba puntos positivos al film.
Ahora, se habían reunido en la cafetería de lo que iban a ser los estudios de grabación. Un lugar un poco apartado del corazón de la ciudad, perfecto para grabar todo tipo de cosas haciendo mucho ruido sin que nadie se quejara, según palabras del director.
Respecto a lo que dijo Shinyusha; tenía toda la maldita razón, y eso exasperó a Enmei. Tenía toda la maldita razón… Cabello negro y largo, ojos rasgados, facciones, que, aunque eran finas, tenían cierta tosquedad, un porte elegante, como el de los hombres de aquella época. Solo le faltaba el kimono, el hakama, la cinta en la frente y un par de espadas y quedaba perfecto para Tatsuya. Todos opinaban lo mismo, pues cuando Shinyusha comentó ello, todos asintieron casi en coordinación.

—Incluso Shinyusha quedaba mejor como Tatsuya —reclamó Enmei por lo bajo, tras darle un sorbo a su chocolate caliente—. Sigo sin pensar que yo pueda hacer el papel de un samurái.

—No, no, yo definitivamente me voy por el villano —insistió Shinyusha—. De hecho, creo que los papeles nos van a todos como anillo al dedo. Sólo piensa, Perry como Allan, tú como Tatsuya, yo como Yoshimitsu… Excepto Ubume, a ella no le queda para nada el papel de Kikuko.

—¡Y que lo digas! —Ubume se recargó en su silla con cierta molestia—. Yo esperaba ser una mujer más… hábil, no alguien que al comienzo del manga se la pasa siendo secuestrada y pidiendo ayuda. No es mi tipo…

—Es solo una película —Perry sonrió débilmente—. No es como si fueras así en realidad. Además, si todo sale bien y deciden hacer secuelas, podrás desenvolverte mejor, ya que Kikuko se hace una gran espadachín para proteger de su hermano. Pero para eso tienes que hacer bien tu papel ahora.

Ubume suspiró débilmente. Perry tenía razón, así que no tenía de otra más que aceptarlo.

—Sí, supongo que es verdad —ella se recargó en la mesa—. ¿Y qué hay de ti, Kanon? ¿Estás emocionada? Harás todo un disco para la película. El director dijo que quería una gran canción para los créditos.

—Sí, ¡ya he pensado en muchas canciones y cómo será la letra! —ella plasmó su emoción en las palabras que derrochaba—. El director dice que está bien mientras sea una canción conmovedora. Así que pensé en una canción que pueda contar la historia de Tatsuya. Creo que eso sería un punto a favor.

—Eh… pero si cuenta la historia de Tatsuya, no sería una canción que podrías usar después —dijo Ubume. Kanon asintió.

—Lo sé, tampoco es tan literal… para ese tipo de cosas se usan metáforas. Así no habla directamente de él, pero se da a entender el punto.

—Eso suena más factible —Ubume sonrió.

—Chicos.

Antes de que alguno dijera algo más, continuando la conversación, llegó el director. Todos se volvieron a verlo, algunos con emoción, otros con indiferencia, pero todos concordaron involuntariamente su acción.

—Estuvimos hablando del tema de los efectos prácticos y la coreografía de las batallas —explicó el director—. Así que nos dimos a la tarea de buscar en los Dōjōs locales.

—¿Los Dōjōs locales…? —Kanon preguntó y miró a todo su grupo—. ¿De verdad que necesitan coreografía incluso para las batallas?

—Sí… —contestó Perry con una débil sonrisa nerviosa—. No podemos aparecer simplemente moviendo las espadas a lo tonto… no se vería creíble y solo sería… gracioso y ridículo.

—Y no nos podemos permitir esas cosas —afirmó el director—. Por eso dimos con una familia que ha manejado la espada durante siglos, y uno de sus miembros es el mejor con la espada en toda la ciudad. Algunos murmuran que incluso del país, pero eso ya no es algo que nos interese. Lo mandamos a llamar temprano, y llegó. Está en el set, así que, los necesito allá urgentemente, por favor.

Dicho eso, el director hizo una débil reverencia y se marchó, dejando atrás al grupo de amigos. Enmei seguía bebiendo de su chocolate caliente, sin haber prestado mucha atención a lo que había dicho el superior. Pero los demás se miraron unos con los otros, dudosos de lo que sucedía.
No dudaron mucho antes de ponerse de pie e ir lo más rápido que pudieron hacia el set de grabaciones. Shinyusha tuvo que agarrar a Enmei de la ropa para poder llevarlo, de lo contrario no se movería por su cuenta.
Llegaron posiblemente, unos segundos después que el director. Todo el set parecía estar vacío, pero antes de pensar mal del jefe, vieron a un joven de cabellos negros hablando con quien era el encargado de la coreografía. Por detrás, mirando desde una distancia prudente, estaba un albino que intentaba, tímidamente, que el de cabellos negros calmara sus palabras hacia el Coreógrafo. El Coreógrafo parecía nervioso, mientras que el joven hablaba sin inmutarse un poco por el comportamiento del hombre. Seguía tirando sus palabras sin cuidado.

—La ropa que ustedes planean usar no es apropiada para pelear —insistió el joven de cabellos negros—. No podrían ni siquiera sacar su espada del obi sin romper una manga. ¿Está seguro que está haciendo bien esos diseños?

—E-eh, bueno… hablaré de eso con el encargado del vestuario —el encargado de la coreografía tartamudeó al hablar. Nervioso, tenía varias gotas de sudor en la frente mientras una sonrisa chueca de los nervios estaba plasmada en su rostro deformado en consecuencia—. Es… es una gran observación. Queremos que la película sea lo más realista que se pueda.

—Si de verdad hicieran películas realistas, usarían espadas de verdad, no de plástico…

—Tampoco queremos herir a los actores…

—Entonces no diga que las quieren lo más realista posible —el chico cerró sus ojos—. Ayudaré, sin embargo, no hago milagros. No me pidan ser realista si los golpes o los tajos no lo serán.

—E-Está bien… con que nos diga cómo usar la espada está bien…

El encargado de la coreografía, tan nervioso como frustrado, miró al director con cara de que no podía más e hiciera algo para sacarlo de la situación. Más que enfadado por regaños de una persona menor a él, estaba indignado de que una persona que no tenía nada que ver con lo que era actuar o la producción de una película, viera fallas que ellos no habían sido capaces de visualizar. Ahora gracias a eso tendría que trabajar en todo lo que ese chico apuntó.
El director convenientemente acomodó su garganta, y, haciéndose el que acababa de llegar, con todos los actores detrás, llegó interrumpiendo la escena, para alivio del Coreógrafo.

—Ah… así que tú eres el dueño de aquel Dōjō, ¿no? —preguntó, a lo que el chico volteó a verle—. Necesitaremos mucho de su ayuda, y realmente me alegra mucho que haya aceptado ayudarnos.

El chico apartó la mirada.

—Solo necesito el dinero.

“Que directo” Pensó la mayoría de los jóvenes actores.

—B-bueno, la paga que se le dará a cambio de su ayuda es generosa, así que…

—En ese caso ayudaré en todo lo que necesite —el joven interrumpió al director.

—Me alegra oír eso —el director sonrió—. ¿Cómo es que se llama, entonces?

—Mi nombre es Seiyua Hanatsuna —se presentó—. Me acompaña mi hermano menor, Tsuikasuigetsu… pero solo está acompañándome.

—Ya veo… Seiyua-san, será todo un honor trabajar con usted.

—Lo mismo digo.

—Entonces… —el director volteó a ver a los actores—. Ellos son los que necesitan manejar la espada… bueno, solo Enmei, Shinyusha y Perry, por ahora.

Seiyua los miró detenidamente, y los chicos le devolvieron la mirada. No obstante, sintieron escalofríos al ver esa mirada vacía llena de… inexpresividad. Era como si un muñeco o una marioneta les estuviera viendo el alma, y eso, de alguna manera, les heló el alma.

—¿Quién es quién?

¡¿QUÉ?!
Fueron lo que todos, absolutamente todos (excepto Tsuikasuigetsu que miraba con curiosidad), pensaron en un unísono, como si hubieran tenido un choque de telepatía mutua. Todos miraron con extrañeza al joven de ojos apagados, quien pareció preguntarse mentalmente si sucedía algo malo, pues todas las miradas aturdidas se dirigieron a él como si fueran múltiples dagas.

—N-No me diga que no conoce a los actores del momento —preguntó el director con cierta incredulidad, sorprendido por saber que había una persona que no conocía a las personas más famosas de las redes, de las películas actuales, quienes estaban en la actualidad, en boca de todos, revistas y programas—. Eso…

—Lo siento, en mi hogar no estamos muy al pendiente de lo que pasa en el mundo de los famosos —afirmó Seiyua—. ¿Verdad, Tsuicchan?

—De hecho —Tsuika sonrió débilmente con sumos nervios.

—¿Y qué hay de la música? —preguntó Kanon con una débil sonrisa. Quizá no conocía el mundo de los actores, pero de la música si debía de saber. ¡La música estaba en todos lados! Pero esa vaga esperanza de que conociera algo de música actual se fue apagando poco a poco al ver la expresión poco confundida del joven.

—¿Yoshida Ikumatsu? —preguntó.

—¡¡Esa es una artista del siglo pasado!! —rezongó Kanon instintivamente.

—Estos tipos no parecen estar en la época actual —Shinyusha murmuró para sus compañeros—. ¿Qué hay de malo con ellos?

—Simplemente no están actualizados —Kanon le contestó a Shinyusha—. No creía que esas familias de la antigua casa aún existían.

—Son Hanatsuna, tiene sentido —contestó Enmei rápidamente—. Tengo entendido que son una familia antigua que viven aún en un templo en las afueras de la ciudad.

—Oh… entonces por eso ese chico aún viste kimono y hakama… —Perry repasó—. Vaya…

—¡Pero es… es…! ¡No puedo creer que por su mente ni siquiera nos conociera! —Kanon rezongó—. No me molesta no ser conocida, simplemente… que no haya sido capaz de llegar a tantas personas como deseaba.

—Bueno, hay personas que simplemente se recluyen mucho —Perry le sonrió a su hermana.

—Bueno… —el director interrumpió la conversación secreta de los jóvenes—. Shinyusha… es el de cabello claro… este.

—Y-Yo… —Shinyusha puso una mano en su frente en señal de saludo—. Shinyusha… es un placer conocerte, Seiyua.

—Enmei…

—Enmei Senjū —se presentó Enmei, secamente. Nadie se extrañó, él era así con todos.

—Y…

—Yo soy Perry Aku —Perry se presentó con una gran sonrisa de oreja a oreja—. Esperaré que podamos llevarnos bien, Seiyua-san.

—Eso mismo digo… —contestó serenamente.

Pasaron las horas; Enmei, Shinyusha y Perry tenían que hablar con el joven Seiyua, para de esa manera tratar el tema que les traía aquí. El cómo usar una espada apropiadamente; Seiyua era un verdadero espadachín, uno que de verdad podría partirte en dos con una espada si lo quisiera, uno que podría ir a una guerra feudal sin problemas. Enmei pensó que él quedaría muchísimo mejor en el papel de Tatsuya… pero no, no era un actor, estaba desechada la idea antes de que si quiera pudiera considerarse. Podría ser un buen espadachín, pero parecía ser una persona vacía por dentro. Pues solo hablaba del tema que le concernía, y cualquier tema tocado más allá de eso era evadido hábilmente por él.
Quien más había intentado intercambiar palabras con él era Perry; su naturaleza amigable y carismática hacía que lo hiciera de una manera inconsciente, pero, tal y como se dijo antes, Seiyua evadía todo intento de conversación que no fuera del tema. Simplemente evadía el socializar.
Mientras estaban conversando del tema, Ubume y Kanon estaban sentadas en sus sillas, en el set, a una distancia considerable de los chicos. Ubume, aunque iba a actuar, no iba a usar la espada al menos por esta película. E incluso si lo hiciera, ella ya tenía el conocimiento básico de cómo utilizarla, pues siempre se interesó por el mundo del Kendo.
Kanon entonces sintió una pequeña vibración y sacó su teléfono celular de su bolsillo. Era un mensaje de su hermano mellizo, Yuram, que actualmente estaba estudiando en parís.

[ Escuché que estarás cantando para la nueva película del Samurái de Jade!
Es una gran oportunidad.
¡Ten mucha suerte!  (≧▽≦) ]

Kanon sonrió y rápidamente contestó el mensaje.

[ ¡Gracias!
¡Me esforzaré mucho! (●≧ω≦)9 ]

Al otro lado del set, apartado de todos, estaba Tsuika, quien tranquilamente leía un libro y, de vez en cuando, lanzaba miradas a su hermano y al pequeño grupo para asegurarse de que todo fuera bien. Luego, su vista se volteaba de nuevo a las hojas de su libro.
El tiempo pasó, Seiyua tuvo que despedirse, pues era tarde y, junto con su hermano, se retiró del set. Shinyusha, Enmei y Perry solo tenían un pensamiento en mente.

“¡Qué difícil es tratar con él!”.

Seiyua y Tsuika salieron del set. El hermano mayor no dijo nada durante la caminata, hasta que Tsuika fue quien rompió el silencio, haciendo una pregunta clave.

—¿Por qué no hablas más con ellos? —preguntó él—. Parecían ser amables contigo… y querer conocerte mejor.

—No le veo el caso —asintió Seiyua—. Solo estoy aquí por trabajo, me pagarán y podré terminar de pagar las deudas.

—Déjame ayudar…

—Ni hablar.

—¡Pero, Seicchan…! —Tsuika exclamó—. Son mi culpa… mínimo déjame hacer algo…

—No necesitas preocuparte, Tsuicchan… —Seiyua se detuvo y le miró. En sus labios una débil sonrisa se trazó, una calidez que no parecía ser capaz de mostrar—. No es tu culpa… Yo me haré cargo, ¿de acuerdo?

Y luego comenzó a caminar, adelantándose y dejando a Tsuika un poco por detrás. Él, con una mirada llena de angustia, puso una de sus manos en su ojo derecho.
Si eso no hubiera pasado, no tendrían estos problemas.
Suspiró y miró de vuelta el set que ya habían dejado atrás. Ahora por eso tienen que lidiar con gente famosa.
____________________________________________
Y bueno :3 eso sería todo por hoy. Espero que les guste! Sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: With You (Capítulo 1)

Mensaje por Kanon Oda el Jue Nov 01, 2018 9:50 pm

Waaaa me dejaste sin palabras! Ahora pienso si retube a jafar al ponerlo como contador familiar de kanon... debi dejarlo libre pero eso no importa porque perry y seiyua seran pareja y me dio risa cuando realmente no los conocio fue un impacto a su ego de actores xD waaa me emociono este primer capitulo, y sin mencionar que me quede realmente impactada e intrigada ... ¿que accidente endeudo a esos dos?.. wwaaa esperare conti ansiosa

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.