Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 10
Hoy a las 1:37 pm por Runalan

» With You (Capítulo 5)
Hoy a las 2:07 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 4)
Vie Nov 09, 2018 5:16 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9
Vie Nov 09, 2018 11:19 am por Runalan

» With You (Capítulo 3)
Jue Nov 08, 2018 12:40 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 2)
Lun Nov 05, 2018 8:15 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8
Lun Nov 05, 2018 9:52 am por Runalan

» With You (Capítulo 1)
Jue Nov 01, 2018 9:50 pm por Kanon Oda

» Nueva idea para fanfic~
Miér Oct 31, 2018 5:19 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 7

Ir abajo

El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 7

Mensaje por Kanon Oda el Jue Oct 25, 2018 12:43 am

El Odio de Amarte
(Renovada)
Capitulo 7
Infiltración



Durante el tranquilo y lento camino de regreso, Tsuika se relajo poco a poco a un sentía su cuerpo muy pesado y la a un que la cabeza le dolía un poco, se obligo a abrir su ojo levemente a un que su vista era bloqueada por unos de sus mechones blancos pudo verlo con claridad, cruzando lentamente el camino de piedra y tierra formado por las carretas y pasos de los viajeros. Lo vio dejando tras el un rastro diminuto de liquido viscoso de extraño color, cargando con su pesada carga que usaba como casa, de inmediato para llamar la atención de la chica que lo cargaba en su espalda extendió su mano.
Akiza se detuvo, desvió su vista al suelo y hay estaba justo bajo sus pies, arrastran doce con lentitud el caracol que tanto habían estado buscado por toda la tarde, como si fuera cosa sencilla se inclino y tomo aquel caracol con una de sus manos y volviéndose a re incorporar con facilidad decidió continuar su camino, no sin antes darse cuenta que aquel caracol rondaba mus cercas del la puerta de aquella propiedad perteneciente a David.
Una vez mas aquella castaña se ocupo de cargar a tsuika por todo el lugar, cruzar las salas y el comedor subir escaleras hasta llegar a la habitación designada para ellos dos, dejo con sumo cuidado a tsuika sobre la cama, apenas acomodo la almohada bajo la cabeza de el, un fuerte ruido provoco que tsuika abriera su ojo en un sobre salto. El ruido vino de la puerta al ser abierta con rapidez por David y no venia solo también era acompañado por la pequeña Arba, quienes se adentraron para ir directo con el albino que intento sentarse en la cama pero le fue inútil sus manos temblaban al no sentir energía alguna.


- por favor   -se apresuro a decir David - no te levantes  

- lo siento mucho David ... yo.. perdí el diamante...  -respondió con debilidad tsuika-

- ¿lo perdiste?    -Arba se sorprendió al escuchar tales palabras y se aproximo al rostro de Tsuika-  ¿no me digas que...

Por primera vez Tsuika se sorprendió ver de cerca a la pequeña Arba, su rostro no mostraba esa seriedad de siempre, que era lo que mostraba ¿impaciencia?¿enojo?¿ira?¿decepción?  Tsuika no logro distinguir que era lo que la niña trasmitía en su mirada pero si percibió algo extraño, percibió temor en esa inocente mirada de niña. Trago saliva tras pensar con sumo cuidado la explicación que daría al perder tal tesoro que se le fue confiado.

- lo use para ... evitar que aquel joven dañara a alguien.. -tsuika bajo su mirada al sentirse mal-  yo.. realmente lo lamento

Arba apretó los labios su sonrisa se torcía levemente, cerro los ojos y negó constantemente con la cabeza el gesto no fue visto por tsuika quien solo miraba sus manos, ocultaba aquella leve quemadura que sufrió tras rehusarse al principio a soltar el diamante. Finalmente luego de pensarlo por unos minutos David estaba dispuesto a hablar, su expresión parecía seria, así es David no parecía complacido por lo sucedido pero antes de que su boca pronunciara palabra alguna Akiza lo detuvo poniendo frente a el aquel extraño caracol de caparazón negro.

- es lo que pidió   -hablo Akiza mostrando el caracol en su mano frente al rostro de David-  un caracol

Tsuika levanto su vista para ver la graciosa ecena en que Akiza no movia su mano mostrando aquel caracol que se movia buscando una salida, David sonrio y tomo el caracol con su mano.

- Lo importante ahora es salvar a Alex ..  -respondio David -  hiziste un gran trabajo tsuika ahora debes descansar, ¿entendido?

- si ..  -volvió a responder con debilidad-


David  dedico una sonrisa a Tsuika y en cuanto a Akiza la miro de manera atenta de arriba a bajo, esta ni mostró señas de inmutarse estaba acostumbrada que con miradas o actos similares por parte de gente refinada como aparentaba ese hombre le demostraran que en realidad ella no era nadie, Arba no tardo mucho en seguir a David y ambos salieron de la habitación, no sin antes dar una orden mas a la castaña.

-Akiza  -llamo desde la puerta Arba-    asegúrate de cuidar de tsuika has todo lo que te pida para que se sienta mejor  

Akiza solo asintió y Arba se marcho cerrando la puerta, solo cuando la puerta se cerro Tsuika soltó un arduo suspiro lleno de cansancio, llevo las palmas de sus manos a su rostro y lo cubrió por completo. Nuevamente tsuika se sentía terrible con el mismo, no solo por perder el diamante si no que una vez mas sintió que lastimo a aquel joven pelinegro de una forma diferente. a un que cubría y cerraba su ojo color lavanda el podía seguir viendo los penetrantes y llamativos ojos celestes del joven que lo miraban de una forma que lo hacia sentir mas que culpable.
Mientras Tsuika seguía expresando su terrible malestar de salud y mental con ligeros quejidos sobre su cama, Akiza se acerco a la ventana de la habitación desde hay una amplia vista hacia el patio era visible se podía ver el patio donde todos practicaban sus habilidades, el jardín donde algunos descansaban, en ese mismo lugar el jardín pudo ver como David dejaba caer con molestia aquel caracol que tanto problemas le causo conseguir, en los arbustos, pudo verlo refunfuñar algo y hablar con la misma Arba, aquella niña que ahora era su dueña, a la que tenia que obedecer, los veía hablar con extraña calma para después retirarse a un lugar mas privado lejos de la vista y oído de todos.

- ¿crees que se encuentren bien?    

La voz de Tsuika la regreso de vuelta a esa habitación, debido a todo lo sucedido Akiza dedujo que el albino que lentamente movía su mano descubriendo su ojo hablaba de los jóvenes que se toparon en el bosque, no supo ni como o porque motivo ella solo pudo pensar en aquel rubio, sonrió levemente sin saber con exactitud la razón, solo sabia que le había gustado pelear con aquel chico.

- ¿te gustaría que estuvieran bien?  -pregunto Akiza sin medir sus palabras-

Tsuika se sorprendió con la pregunta de Akiza, se quedo en silencio un momento mirando el techo pintado de blanco esperando que este le diera la respuesta, pero de alguna forma no sentía dudas solo temía que fuera lo inadecuado para la situación , al final su amabilidad siempre lo superaba, incluso superaba sus propias expectativas.

- si, eso me gustaría   -con una sonrisa respondió-  


__________________________________________________________


Enmei se encontraba a la sombra de un gran árbol a las afueras del pueblo, con un extraño rostro entre serio y aburrido admiraba las nubes que pasaban muy lentamente sobrevolando el cielo azulado. Soltó un largo suspiro.
Luego de descansar lo suficiente ambos jóvenes se habían encargado de ir al pueblo en busca de información o algo que los guiara directo a ese joven albino que robo parte de su magia, pero apenas se adentro en ese pueblo no tardo mucho en frustrarse con la multitud de gente que andaba por las pequeñas calles, la gente no se percataba que sin cuidado chocaba con Enmei. lo empujaban o se topaban con el, eso había sido lo de menos para el joven pelinegro  lo que termino por molestarlo fue un dúo de ebrios que se atrevieron a insultarlo, finalmente termino por mandarlos con facilidad a volar pero debido a eso y el pequeño alboroto que causo con eso Kurapika le pidió que esperara a las afueras bajo ese mismo árbol para evitar mas incidentes así.

- por eso digo que odio los lugares concurridos  por gente ignorante   -menciono Enmei-


Enmei estaba realmente molesto tenia al menos dos horas esperando a su compañero rubio y este no mostraba señas de que se reuniría pronto con el, estaba a punto de terminar inundado de frustración y retirarse prefería mil veces esperar en su casa el regreso del chico con la posible información a seguir en ese lugar que comenzaba cada vez mas a llenarse de gente, viajeros que tomaban descansos o niños que se reunían para probar su valor y salir al bosque.
A un así se mantuvo en ese lugar esperando con la poca paciencia que le quedaba durante 20 minutos mas y finalmente el rubio llego, cargaba con una bolsa que llamo la atención enmei.

- ¿pudiste obtener algo de información?  -se apresuro a preguntar Enmei cuando el rubio estuvo justo frente a el-

- mejor que eso  -respondio el rubio con una sonrisa ladina que puso en alerta a Enmei- tengo un plan

- ¿un plan?

El ojo de Enmei temblaba podía sentir al mirar la sonrisa del rubio, era claro que su idea no le iba a agradar de todo. El rubio no tardo mucho en explicar todo con detalle, desde la información que obtuvo sobre David y su supuesta secta hasta el plan que había podido elaborar en el corto tiempo que tenían.

- Escuche que mas aya de esas de las esas dos montañas hay un lago el cual ahora es ocupado por una edificación extraña que apareció repentinamente de la nada  -explico Kurapika señalando la dirección-   hace al menos un mes, al parecer el hombre que maneja todo es el mismo David todos parecen referirse a el como un extraño hombre que recluta muchos jóvenes con habilidades mágicas.

Kurapika explicaba esto con detenimiento mientras el y Enmei caminaban entre el bosque para llegar al supuesto lago donde encontrarían la edificación donde David debía encontrarse. Enmei no dejo de escuchar con detenimiento como su compañero le explicaba todo pero a un así algo que no hizo fue explicar el contenido de la bolsa.

- si encontraremos a David en ese lugar y un posible ejercito de niños con lavado de cerebro apoyándolo   -menciono Enmei-  ¿como aremos para ganar si solo somos nosotros dos?  

- estoy seguro que hasta tu sabes que es tonto solo aparecer y comenzar una pelea y mas si no tienes tu magia completa   -respondió Kurapika-  así que pensé en algo mas convencional  

- ¿convencional?  

- Nos Infiltraremos   -resumió en una sola palabra Kurapika-


Enmei no estaba seguro de que esperar con tal plan que sugirió su amigo, la simple idea no era mala, pero la infiltración no tenia sentido si el enemigo conocía por completo su identidad. ¿como funcionaria algo así?.
Luego de al menos unos cuantos minutos caminando entre el bosque finalmente llegaron al final del camino, ambos jóvenes se sorprendieron al ver que lo dicho por la gente era cierto, aquella propiedad enorme se mantenía sobre la superficie del agua de aquel lago un largo puente era la única forma de llegar hasta esa peculiar fortaleza. Enmei no despego la vista del lugar al menos hasta que un ruido hizo que su vista regresara su compañero que tenia justo al lado, Kurapika dejo caer las bolsas al suelo y comenzó a sacar ropa distinta y un extraño y peculiar gorro para entregárselos al pelinegro.
Así fue como Enmei entendió cuando Kurapika se refirió a infiltran.

- ¿estas de broma verdad?   -cuestiono Enmei, mirando con mala cara el gorro- no lo usare ...

- tienes que hacerlo .. - regaño Kurapika mientras el usaba una peluca negra-  entramos de manera tranquila buscamos el diamante y recuperamos tu magia ..


Kurapika giro su vista para evitar ver el ligero puchero de molestia que Enmei le dedicaba, era cierto al pelinegro no le agradaba la idea de cubrir su larga cabellera negra bajo un gorro, es mas la simple idea le molestaba pero sabia que si no se arriesgaba jamas lograría detener a David y mucho menos recuperar su magia. Soltó un fuerte bufido de fastidio y a un con ese puchero a un en su rostro que casi vuelve a sacar una carcajada en Kurapika, Enmei acomodo su cabello delicadamente bajo el gorro y cambio su atuendo por el que su amigo le ofreció.

___________________________________________________


Akiza salio de la habitación para poder dejar descansar a Tsuika con mayor tranquilidad, mientras que con el sueño trataba de recuperar algo de la energía que le fue robada por el diamante, la castaña se dirigió hacia la cocina en busca de algo que lograra ayudar a la salud de su compañero.
Al llegar a la cocina estaba completamente vacía algo que le extraño mucho a la chica ya que se acercaba la hora de la cena y lila no se encontraba haciendo ruido y moviendo cosas en el lugar, decidió ignorar todo ella prefería mil veces estar sola a tener a alguien que la obligara a hablar, de algún modo le disgustaba que la obligaran a decir algo que sentía que no debía, porque a un que por el momento no había sido castigada como en las otras ocasiones igual temía que en algún momento fuera reprendida.
La castaña no demoro mucho en preparar algo de te, alistando todo en una charola de plata, también preparo algo de fruta que trozo en pedazos pequeños y algunas galletas. Cuando todo estuvo listo y estaba a punto de salir el mismo David se presento delante de ella en medio del comedor, ella no dijo nada simplemente se quedo  esperando que el hablara.

- ¿es para tsuika?  -pregunto David a lo que recibió una pronta respuesta de la chica con un asentimiento de cabeza -  tengo algunas preguntas para ti ¿podrías responderlas?

Akiza asintió una vez mas y dejo la charola de plata con los alimentos y el te sobre la mesa y volvió a mirar con atención a David, tenia una ligera sospecha de lo que aquel hombre de piel pálida y cabellos rizados preguntaría.

- dime.. ¿en que parte del bosque tsuika perdió el diamante?  


David no se molesto en ocultar su sonrisa impaciente frente Akiza, eso era porque Arba le había comentado que era una esclava que había comprado, una esclava muy eficiente, ya que obedecía todo lo que se le pedía así que dedujo que no era necesario mentirle ya que ella captaría a la perfección la orden de mantener su boca cerrada.
La castaña no mostró señas de sorprenderse por la pregunta, de hecho a David le aterro el hecho de que esta chica no mostró ningún tipo de expresión respeto a su pregunta.

- por el sendero que va hacia las montañas norte, desviándose unos 4 metros al sur  -explico con claridad y tranquilidad la castaña-

- perfecto   -se apresuro a decir David-  una cosa mas, lleva esto a tsuika


David entro en la mano de Akiza una pequeña bolsa que tenia un polvo color negro, la castaña lo miro por unos segundos y enseguida volteo a ver nuevamente al hombre que se había dado media vuelta y comenzaba a alejarse dejándola atrás.

- ponlo en su te   -hablo David mientras salia por la puerta-

Akiza miro por unos instantes aquel polvo, baseo algo de ese polvo en su palma y tras inspeccionarlo de manera cuidadosa se encargo de bacear algo en el te tal como se lo ordenaron, terminado eso regreso a lo que había interrumpido aquel hombre, se encargo de tomar la charola y dirigirse a la habitación.


_____________________________________________

Enmei y Kurapika estaban escondidos entre algunos arbustos analizando la situación, tratando de pensar en como dos extraños podrían entrar a ese lugar sin llamar la atención, para su sorpresa algo los distrajo, ambos mantuvieron la vista fija en ese hombre que cruzaba el puente con calma.  era el mismo David que venia acompañado de una pequeña niña que lo seguía.
Ambos jóvenes se mostraron algo confundidos pues no conocían a la niña y ademas se preguntaban si abría algún motivo por el cual David salia de su fortaleza.

- ¿que planea?   -pregunto Kurapika-   ¿a caso ..

- No   -interrumpió con rapidez Enmei a su compañero sabiendo bien lo que planeaba decir-  no lleva el diamante con el

- ¿como lo sabes?   -cuestiono el rubio-

- Es mi magia la que habita ahora en ese diamante, yo sabría si mi magia esta con el


El comentario del ojiazul le pareció suficiente al rubio, le sonaba lógico su comentario y decidió no contradecirlo ademas que si el afirmaba con seguridad que David no tenia ese diamante en su posesión en esos momentos entonces todo apuntaba a que si lograban infiltrarse tal vez lo encontrarían dentro de aquel lugar.
David no deseaba seguir perdiendo tiempo y se encargo de salir lo antes posible tomando las indicaciones que Akiza le menciono, a un que primero debía desaserse de Arba que in sitia tanto en seguirlo, era cierto que ella era su única aliada en esos momentos aquella que le ayudaba por el momento pero sabia muy bien que Arba era una perfecta traicionera y que no debía confiar en ella.
Dejo que la pequeña niña rechistara y se quejara durante todo el camino en el puente pero cuando llegaron al final esta se freno súbitamente, miro con molestia a David, el no detuvo el paso y siguió abansando.

- si planeas traicionarme déjame decirte que no te daré la oportunidad  -decía David sin siquiera voltear a ver el rostro de molestia de Arba-

Arba gruño con molestia mientras miraba como David se le adelantaba en busca de ese diamante, aquel diamante que contenía un gran poder. Arba deseaba ir tras David pero este utilizo un hechizo casi invisible a la vista para mantenerla encerrada en ese lugar, la pequeña niña estaba molesta tanto que maldijo con voz baja a un después de que David se había alejado por completo perdiéndose en el bosque.
La chica se quedo largo rato sin moverse en ese punto hasta que decidió con molestia que era suficiente, estaba por tomar el camino de regreso cuando escucho un ruido entre los arbustos, un ruido que la puso en alerta.  La vista se clavo sobre los dos personajes que se mostraron frente a ella, estaban disfrazados pero la niña los reconoció enseguida.

- sentimos si te asustamos  -hablo uno de ellos-  pero somos viajeros y nos perdimos podria ayudarnos


La pequeña Arba sonrió, a un que era la primera vez que veía al joven que escondía su rubio cabello tras uno falso de un color negro, supo reconocer con facilidad al alto pelinegro que usaba un gorro para esconder su identidad. En la mente de la pequeña chica una nueva idea de voltear las cosas a su favor y regresar el favor a David por su traición se formaba.

- Pobres jóvenes perdidos   -hablo con su voz tierna-  sean bienvenidos, a esta pequeña villa ... por favor pasen.


Arba hizo una ligera señal a ambos para que la siguieran dentro del lugar, Enmei y Kurapika no mostraron sorpresa al ser una niña creyeron que habían logrado engañarla, jamas se esperaban que tras esa niña un demonio planeaba su siguiente trampa.
Ambos siguieron a arba tras esas enormes puertas de madera que se abrieron solo cuando estuvieron frente a esta, al entrar la niña pelirroja los guió a través de un largo patio de tierra, a los costados grandes arboles de manzano, robles , cerezos producían aire fresco que evitaba que el lugar se calentara en exceso, bastaba decir que varios jóvenes caminaban y practicaban magia a los alrededores, se adentraron al primer edificio.
A ambos jóvenes se mostraron algo sorprendidos, ya que el lugar no era lo que habían imaginado, grandes fuentes rodeadas de un extenso y basto jardín lleno de arboles y flores aquel patio de tierra que usaban los jóvenes para entrenar su magia y no dañar la estructura de ninguno de los 5 edificios que se alsaban con varios pisos en sima, todos los presentes parecían vivir tranquilos y sonreían con sinserdad. algunos reían y otros pocos parecían disfrutar de lecturas.
Todo lo visto hizo sentir mal a Kurapika, se sintió mal de que David los estuviera engañando ellos realmente necesitaban ese lugar ¿porque alguien los llenaría de esperanzas para después traicionarlos?.  Arba los hizo entrar en una sala de estar con doble vista por un lado podían ver como los jóvenes en el patio de tierra practicar mientras por el otro extremo podían ver el jardín enorme que se alsaba con una fuente y un pequeño rió de agua improvisado, en cuanto la habitación era simple, su piso de madera combinaba bien con la pequeña mesa de centro igual de madera barios cojines la rodeaban y en una esquina una pequeña repisa con algunos libros de tapa desgastada era lo único interesante de lugar.

- pueden esperar aqui unos momentos voy a traerles algo de comer   -hablo Arba desde el marco de la puerta invitando con la mano a pasar a la sala a sus invitados-  no tardare

- ¿comida?, no tenemos hambre   -respondio Enmei-

A un que las palabras de Enmei era un rotundo no, su estomago protesto en contra casi de inmediato, el joven pelinegro se sonrojo y cuando su compañero kurapika estaba por reír ante la vergonzosa situación también se demostró que su estomago tenia mucho que protestar de igual forma, ambos jóvenes suspiraron la verdad era que no habían probado nada de comida en todo el día. La pequeña Arba sonrió y soltó una ligera risa con dulzura tal como lo aria cualquier niña inocente, luego de repetir lo antes dicho se marcho dejando solo a los dos jóvenes que no tardaron en tomar asiento, se sentaron sobre los cómodos cojines frente a la mesa admirando el panorama que se formaba afuera, un cálido sol mostraba sus últimos rayos del día anunciando que su labor había llegado al fin y pronto lo sustituiría una brillante luna llena.

- ¿sera buena idea pasar la noche aquí?   -pregunto Kurapika cortando aquel silencio-

- sera mas fácil buscar durante la noche aprovechando que todos estarán dormidos  -explico Enmei con tranquilidad con la vista clavada en el abastecido jardín-  nadie nos interrumpirá y si nos descubren siempre podemos mentir diciendo que nos perdimos buscando el baño o algo así ..

Kurapika hizo un ligero asentimiento de cabeza dándole la razón a su compañero, era cierto estando todos dormidos correrían menos riesgo de ser descubiertos y una vez que encontraran el diamante se marcharían sin decir nada, si todo salia bien entonces nadie tenia que salir herido.
Nuevamente el silencio inundo el lugar durante al menos 15 minutos mas, al final aquel atardecer rojizo termino y pronto el cielo se oscureció, la luna se alzaba y los jóvenes que se encontraban entrenando ahora se habían adentrado al segundo edificio donde el ruido no se hizo esperar seguro estaban todos reunidos. Finalmente Arba apareció atravesando la puerta mientras cargaba con un plato de pan que se apresuro a poner sobre la mesa de centro justo en el centro.

- siento mucho la tardanza  - hablo Arba llamando la atención de ambos-  me fue difícil traer todo por mi cuenta pero alguien amable se ofreció a ayudarme

Los jóvenes que miraban el tazón repleto de pan no pusieron mucha atención a las palabras de la pequeña niña, ni siquiera prestaron atención cuando la segunda persona se adentro en la habitación incluso mientras esta ponía platos de comida y fruta frente a ellos sobre la mesa, lo único que pensaban ellos era en lo verdaderamente hambrientos que estaban. Al ver la mesa servida tragaron saliva al omiso esperando alguna señal para no parecer maleducados, al menos eso fue el caso de kurapika ya que su compañero comenzó a devorar sin mas los platos que tenia enfrente.

- Puedo ver que realmente están hambrientos, Arba me dijo que son viajeros que perdieron el camino al pueblo, si gustan pueden pasar la noche aquí, son bienvenidos


Kurapika se quedo congelado en pleno bocado y Enmei casi se atraganta con el trozo de pan que masticaba en esos momentos, aquella voz, aquella dulce voz la conocían muy bien, de manera coordinada giraron la vista hacia la derecha justo donde estaba el joven albino sentado mostrando les una vez mas su tierna e inolvidable sonrisa, bastaba decir que irradiaba gentileza de mas con solo esa simple expresión.
El tiempo avanzaba pero ambos jóvenes sentían que se había congelado hace mucho, no pronunciaron palabra alguna no podían, sabían que sus disfrazases eran totalmente absurdos y que el joven de largos cabellos se daría cuenta de sus identidades.
Tsuika persivio las miradas de ambos chicos sobre el, lo miraban de manera atenta y con mucha confusión, se sintió nervioso era normal que al principio llamara la atención debido a lo blanca de su pelo a la increíble falta de color que presentaba su cabello pero jamas le gusto eso, esas miradas clavadas sobre el.

- su ...¿sucede algo?  ..  -pregunto tsuika mientras sentía como una gota de sudor aparecía en su frente-  

- no.. no es nada   -respondió con nerviosismo kurapika para regresar la vista a su plato de alimentos-

Enmei no despego la vista de Tsuika, a un que ahora lo miraba de forma distinta, estaba mas calmado algo sorprendido pero también serio, ¿era posible que tsuika no lo reconociera?  si simplemente la diferencia en el era un gorro y ropas diferentes, lo cierto era que tsuika ademas de ser extremadamente amable también era extremadamente despistado y por mas que miro de arriba a bajo a los dos jóvenes que comían vorazmente la comida nunca logro reconocerlos, incluso era capaz de jurar que nunca los había visto en su vida.
Arba miro la escena con cierta diversión, le parecía que engañar a tsuika nunca fue una tarea difícil, ya que a pesar de que tenia al joven con quien peleo hace algunas horas atrás jamas lo reconoció solo por el hecho de que el ocultar su larga cabellera azabache bajo un gorro le daba un peinado diferente, algunos mechones sobresalían por atrás y enfrente del gorro ocultando la mitad de sus ojos color celeste.

- como es un poco tarde deben quedarse esta noche   -reafirmo Arba-  preparare una habitación para ambos enseguida


Arba salio del lugar dejando a los tres jóvenes en el lugar, el silencio simplemente apareció realmente no había nada de que hablar ademas los dos chicos a un seguían degustando de los alimentos, así que a tsuika le pareció un mala idea interrumpirlos. No fue hasta que ambos terminaron que tsuika sirvió algo de te y termino por ofrecerles ambos se encontraban realmente satisfechos quizás habían comido de mas pero considerando que durante todo el día no habían probado alimento alguno era lógico que eso pasaría.

- gracias por la comida  -finalmente el silencio lo corto kurapika-  no habíamos probado nada en todo el día, de verdad gracias

- debió ser un día difícil para ustedes si ese es el caso   -continuo Tsuika una vez mas mostrando esa sonrisa-

- ni te lo imaginas .. -confeso Enmei con un aire serio-  

- no creo ser capaz de imaginarme tal cosa   -confeso con vergüenza Tsuika-  puedo preguntar ¿que trae a dos viajeros con falta de equipaje a este pueblo?

- tuvimos dificultades mientras cruzábamos el bosque y terminamos por perder todo  -respondió con agilidad Kurapika- nunca imaginamos que el bosque seria tan peligroso

- entiendo .. pueden quedarse el tiempo necesario el líder de este lugar es gentil y seguro no duda en ayudarlos -ofreció tsuika-

- gracias pero nos iremos mañana temprano  -corto con seriedad Enmei-

Por alguna razón Enmei se había sentido realmente irritado al escuchar hablar a tsuika de forma tan gloriosa de aquel hombre que solo lo utilizaba, a un que luego de que tsuika bajo la mirada mostrando algo de decepción hizo que se sintiera mal, pero era inevitable para el sentirse así de molesto a un que ni el mismo sabia el porque.

- en una lastima pero entiendo  

Con esas palabras el silencio sepulcral volvió a reinar en el lugar, no fue hasta que un pequeño ruido llamo la atención de todos. Akiza había tocado el marco de la puerta de madera con sus nudillos para llamar la atención con eficacia, analizo a los dos jóvenes que Arba le había mencionado que llegaron, dos viajeros perdidos eso fue lo que ella dijo pero a la castaña no la pudieron engañar y esta fue capaz de advertir quienes eran a un así no hizo nada, ni mucho menos dijo algo ya que de momento sus ordenes solo eran proteger y complacer a tsuika y al ver el panorama donde estos dos y tsuika estaban sentados conversando con tranquilidad no se vio en la necesidad de actuar. Lo mismo sucedio con ambos jovenes que al principio se quedaron quietos sin moverse la misma chica que vieron en el bosque acompañando a tsuika ahora esta enfrente de ellos ¿seria ella capaz de reconocerlos?. Teniendo todo esto en claro Akiza hizo una ligera seña con la mano para que la siguieran.
Los jóvenes eran guiados por la castaña, subieron las escaleras hasta el tercer piso y de hay caminaron por el extenso pasillo que ademas de tener un largo piso de madera solo puertas a ambos lados era lo único que había, ambos jóvenes no entendían porque la actuación de permanecer completamente callada mientras los guiabas hasta que el mismo tsuika que también ofreció acompañarlos les explico que Akiza era algo reservada en cuanto a palabras y expresiones faciales se refería. Finalmente la castaña se detuvo en la ultima puerta del lado izquierdo del pasillo donde abrió la puerta y nuevamente con un gesto con la mano los invito a pasar a la habitación.
Con algo de duda ambos se adentraron en la habitación donde había una litera en una esquina, un escritorio de madera que hacia juego la silla estaba frente a una ventana que daba vista al patio de tierra y la puerta principal de entrada, a lo lejos se podía ver el puente que atravesaba el lago, había una puerta mas y eso era todo lo que había en el lugar.

- Esta sera su habitación  -finalmente la voz de la castaña los sorprendiendo-  el la única habitación disponible por eso no cuenta con baño

- ¿no tiene baño? .. ¿y si quiero bañarme?..   -pregunto en capricho Enmei-  quiero lavar mi cabello

- pueden usar el de la habitación de enfrente   -señalo Akiza sin mostrar expresión alguna ante el reproche de Enmei-

Tsuika giro su vista al igual que Enmei a la puerta que se encontraba enfrente, el albino parpadeo un par de veces antes de darse cuenta que esa habitación era la que el y la castaña compartían, dio un pequeño brinco al darse cuenta de la situación.

- esta bien .. no habrá problema usen nuestro baño   -respondió tsuika-    

- Eso mismo digo por favor sientete libre de usar el baño, tsuika sera el encargado de asesorarte  -volvio a hablar la castaña mientras empujaba a ambos tanto el albino como el pelinegro fuera de la habitacion-  me gustaria estar a solas con tu compañero.


Antes de que alguno de los dos pudiera protestar, Akiza cerro la puerta frente a sus narices y a un que se vieron obligados a tocar repetidas mentes no recibieron respuesta de la chica para abrir la puerta, con simples suspiros decidieron que lo mejor era hacer lo que ella había mencionado y Enmei tomaría ese baño, lavaría su cabello y tsuika esperaría afuera muerto de los nervios debido a la previa situación en la que estaría metido.
Dentro de la habitación Kurapika se puso serio, se puso en guardia esperando el movimiento de Akiza ya que esta se ocupo de cerrar la puerta con seguro y tras asegurarse de que la puerta de la habitación de enfrente se cerra desidio darse la vuelta para mirarlo al rostro.

-  Estoy seguro que a ti no te engañe   -comento Kurapika mientras se quitaba la peluca negra y dejaba a la vista su cabello rubio-

Para su sorpresa o no tanta, la castaña no hizo expresión alguna simplemente paso de largo las palabras del rubio y se dirigió a la otra puerta que había en el lugar, al abrirla se mostró que solo era un armario, una repisa se ubicaba en lo alto de este armario y tras un intento gracioso que casi saca una risa en Kurapika de alcanzar la única caja que había en el fondo de esta repisa finalmente logro obtenerla.
Kurapika  no entendía que era lo que había en esa caja o que pretendía hacer la chica ya que prestaba poca atención hacia su persona como enemigo, la vio arrastrar la silla de madera para colocarla junto a la cama, pronto ella se sentó y termino su acto haciendo nuevamente un gesto para que el se sentara en la cama. No supo el porque pero decidió hacer lo que la chica le solicitaba y se sentó a su lado en la cama, se estremeció cuando la castaña con delicadeza tomo su mano y descubrió su brazo derecho, hay estaba un corte a lo largo de su ante brazo, aquel corte que ella misma había hecho en la piel del joven cuando pelearon horas atrás en el bosque.
Akiza no se apresuro con sumo cuidado y usando las herramientas de curación que estaban dentro de la caja que bajo de aquel armario, comenzó a ocuparse de la herida superficial del joven, Kurapika no entendía nada en absoluto solo sabia que el poseía habilidades mágicas de curación pero a un cuando las empleo sobre la herida esta no sanaba llego a la deducción de que los ataques hechos por la chica no podían ser curados con magia.

-¿ porque lo haces?    -pregunto el rubio mirando de cercas a la chica-  ¿porque apoyas a alguien como David? debes saber que sus intenciones no son buenas y ..

- no lo se .. -interrumpió Akiza mientras permanecía atenta vendando el brazo del chico-  yo solo obedezco a la persona que me compro, es todo

El rubio se sorprendo al escuchar cada palabra de la chica, no sabia nada y no se sentía obligada a entenderlo así era la vida de un esclavo, el jamas imagino que el mundo que tanto soñó explorar con su amigo podría llegar a ser tan cruel y duro a un mas de lo que se lo habían advertido los superiores de su pueblo, sentía que debía hacer algo, una voz en su cabeza gritaba que debía hacer algo por ella. La castaña termino de vendar a Kurapika el brazo y comenzó a guardar todo de nuevo en la caja, apenas se disponía a ponerse de pie para guardar nuevamente la caja en su lugar cuando aquel rubio hizo algo que ni el mismo espero hacer, tomo a la chica de los hombros y se acerco a ella, para verla directamente a los ojos, por primera vez en mucho tiempo a Akiza se le escapo un rostro de sorpresa al ver la cercanía que tenia del rubio.

- Abandona este lugar, abandona a tu dueño y huye con nosotros!   -exclamo con fuerza Kurapika mas de la que deseo-

A un que las palabras habían salido por si solas de su boca con mayor fuerza de la que el mismo espero, Kurapika no planeaba retractarse de ninguna de ellas, sintió que podía hacer algo por ella y era llevarla a un lugar donde dejara de ser lo que era actualmente, donde pudiera vivir tranquila y vivir una vida normal sin cadenas que la detuvieran y sin personas que la utilizaran. Akiza no borro su expresión estaba realmente impactada no entendía que pretendía lograr al decirle algo así, a un que si fuera honesta no entendía nada de lo que el le decía pero sentía que algo dentro de su estomago se movía, sentía que la temperatura se elevaba de la nada y no podía explicarlo.

- Ven conmigo, si lo haces prometo que puedes ser libre  -volvió a repetir el rubio a la castaña-

Las palabras, las dudas, los recuerdos se arremolinaron en la mente de Akiza lidiar con eso y con lo que le sucedía a su cuerpo era mucho para ella, no entendía que sucedía y al mismo tiempo ella estaba segura de lo que debía decir, sabia que si no lo decía algo malo le sucedería, ella simplemente no podía huir, siempre fue así, a un que no las tuviera no sabia porque las cadenas no se iría, le pertenecía a la persona que la compro y solo eso debía decir a un así su voz se cortaba y sus labios temblaban, quería entender lo que sucedía pero no podía.

- yo...no puedo ..  -finalmente sus labios dieron  la respuesta-



______________________________________________________________________________



Para calmar los nervios y desconfianza que producía el tener que soportar que un joven extraño se estaba bañando tras aquella puerta de madera Tsuika se obligo a centrar toda su atención en un libro, sumergió la mirada en aquellas palabras plasmadas en esas hojas de papel, literalmente tenia su ojo clavado en el libro pero le era casi imposible, negó con la cabeza y tras soltar el libro sobre la cama decidió ponerse de pie y abrir la ventana de par a par para provocar que el aire helado de la noche le cubriera el rostro,  paso sus dedos entre su largo cabello lacio dejando que aquel aire fresco le aclarara la mente, sin dudas no había querido admitirlo pero sentía que ese joven extraño tenia algo familiar, era como si en tan solo una ocasiona en su vida lo hubiera visto pero no estaba del todo seguro llego a converse de que solo era un juego mas de su imaginación.
Una vez que su mente logro despejarse desvió la mirada de la ventana y soltando un profundo suspiro logro conseguir calmarse, finalmente se alejo de la ventana, miro a su alrededor en la habitación tratando de recordar donde había caído aquel libro que lanzo hace unos segundos atrás, miro el escritorio, la mesa de centro, cuando su vista llego a la cama de Akiza pudo ver una toalla reposando en esta, entonces recordó que aquel joven seguramente no encontraría con que secarse.  Tsuika trago saliva lentamente justo cuando había logrado controlar su mente tenia un reto que cumplir y ese era entregar la toalla al joven que estaba a la mitad de su baño.
Tomo la toalla en sus manos, suspiro, realmente no era algo fuera de lo normal, es decir ambos eran hombres no habría nada que temer eso se obligo a pensar Tsuika la verdad le aterraba mucho la idea de que lo vieran mal tan solo por el hecho de que el no sentía atracción hacia las mujeres, pero era obvio para el algo así, ya que cuando Akiza le fue presentada como compañera de habitación no tuvo conflicto alguno es mas le pareció algo normal pero ahora tratándose de un hombre en el baño le resultaba algo extremadamente delicado, ya lo sabia y siempre lo supo que el era un "anormal" como todos solían murmurar, odiaba eso pero no podía hacer nada al respecto.
Sacando sus ideas de la cabeza se ocupo de finalmente tocar con los nudillos la puerta de manera torpe.

- ¿que sucede?   -escucho la voz del masculino dentro del baño-

- creo que te ara falta una toalla  -con nerviosismo hablo tsuika-   si no te molesta voy a entrar...


Tsuika no planeaba hacer nada, ni ver nada, solo abrió la puerta con la mirada baja intentando no ver hacia nada en especifico solo dejaría la toalla en algún lugar y se marcharía para no perturbar a aquel joven y dejarlo disfrutar su baño. En el instante en que Enmei vio que la puerta se abrió se dio cuenta que si tsuika lo miraba al rostro descubierto y se daba cuenta de quien era, estaría en graves problemas, no podía darse el lujo de ser descubierto antes de que pudiera recuperar el diamante y su magia, se puso de pie en la tina con la intención de salir disparado y cerrar la puerta pero su reacción fue muy lenta, tsuika abrió la puerta y apenas Enmei puso un pie fuera del agua y toco el piso su pie se resbalo, el albino no lo pensó y con lapides intento detener la caída del pelinegro ocasionando que ambos cayeran en una posición bastante comprometedora.
Tras sentir el fuerte golpe en su espalda y cabeza, tsuika abrió su ojo sintió su ropa húmeda y el frió suelo bajo su espalda, cuando pudo reaccionar a la perfección se dio cuenta que estaba bajo el cuerpo de aquel pelinegro de ojos celes celestes con el que peleo en el bosque su identidad era lo de menos, el albino tartamudeo sentía como el calor le cubría el rostro y el cuerpo, con miedo dirigió su mirada hacia abajo, justo en su muslo izquierdo podía sentir ese bulto que yacía desnudo sobre el.  El pobre de Tsuika no tolero la situación y a un que Enmei estaba igual de rojo al tener ese pequeño y delicado cuerpo blanco bajo el, tan frágil y tan vulnerable, no soporto mas y termino por desmayarse.

- oye.. oye... ¿porque te desmayas? ... este no es el momento de perder la conciencia    -exclamo con nervios Enmei-


Con nerviosismo Enmei agito a Tsuika esperando despertarlo pero era imposible, el albino simplemente se había perdido ante la situación tan penosa en la que estaba, Enmei chasqueo la lengua con molestia y sin importarle la desnudes o su cantidad de agua que caía por su cabello hacia el suelo, cargo a Tsuika en sus brazos y lo llevo a una de las camas para recostarlo esperando que el golpe en su cabeza haya sido el motivo de su desmayo y no la otra situación, a un que claramente eso quería creer el porque estaba 100% seguro de que aquel albino lo vio totalmente desnudo.
La habitación estaba helada le causo un escalofrió y refunfuño de nuevo al ver que la ventana estaba abierta, con delicadeza dejo a Tsuika en la cama y a cómodo la almohada bajo su cabeza, mientras hacia eso pudo notar que las ropas del albino estaban mojadas, Enmei pensó que con el frió de la habitación y sus ropas mojadas seguro le causarían un buen resfriado, decidió al menos retirar su camisa y cubrirlo con una manta. Enmei logro retirar con éxito la playera de tsuika dejándolo con descubierto estaba por tomar la frazada cuando alguien abrió la puerta, era Kurapika quien se quedo petrificado al ver la escena.
Kurapika conocía de muy pocos días a Enmei y era claro que no le importaba su orientación sexual, el no era de los que juzgaba cosas como esas así que con eso en cuenta Kurapika no espero a que su compañero se molestara y le gritara que cerrara la puerta simplemente tan lento como pudo puso el seguro en la puerta para después cerrarla con cuidado, dejando a los dos continuar haciendo lo que el creía planeaban hacer.


- esto no puede ser peor ...  -hablo con sarcasmo y molestia Enmei mientras un tic aparecía en su ojo derecho-











__________________________________________________________________________________



Y es todo!..... ya se que quedo aburrido y corto sin mencionar la tremenda e inigualable tardanza que me eche pero estos días han sido días difíciles sin mencionar que mi lap se descompuso pero ahora todo arreglado y esperemos no tener mas interrupciones .. ojala no les aburra y espero lo disfrutaran ... y bueno como dije primeramente es todo hasta la próxima bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 7

Mensaje por Runalan el Jue Oct 25, 2018 1:15 pm

Ay dios xD esto me encantó. Me reía bastante con el final y hasta me preguntaron que tenía, pero está genial! XD pobre Enmei, le vieron de más. Por otro lado, me preguntó, ¿Que es ese polvo que David le da a Akiza para Tsuika? Y que tierno lo de Akiza :'3 dios, no puedo con esto. Valió la pena la espera, me encantó demasiado!! Esperaré la continuación ansiossisisisisisima!!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1733
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.