Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 10
Hoy a las 1:37 pm por Runalan

» With You (Capítulo 5)
Hoy a las 2:07 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 4)
Vie Nov 09, 2018 5:16 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9
Vie Nov 09, 2018 11:19 am por Runalan

» With You (Capítulo 3)
Jue Nov 08, 2018 12:40 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 2)
Lun Nov 05, 2018 8:15 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8
Lun Nov 05, 2018 9:52 am por Runalan

» With You (Capítulo 1)
Jue Nov 01, 2018 9:50 pm por Kanon Oda

» Nueva idea para fanfic~
Miér Oct 31, 2018 5:19 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 6

Ir abajo

El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 6

Mensaje por Kanon Oda el Miér Oct 17, 2018 11:44 pm

El Odio de Amarte
(Renovada)
Capitulo 6
Enemigo


Hacia una hora que su compañero kurapika se había marchado diciéndole que solo iría al pueblo por provisiones e información. Enmei  permaneció en sentado en el mismo punto no se había movido ni un centímetro, se había quedado tan quieto que incluso un ave se poso sobre su cabeza, enseguida el joven pelinegro sacudió la cabeza y ahuyentó con las manos al ave de plumas grises, con molestia se encargo de arreglar el desperfecto de su peinado que  había causado aquella ave. Cuando acabo de dejar todo en su cabello en su lugar algo lo saco de sus pensamientos un fuerte ruido que estremeció el suelo, si no fuera porque vino de la dirección que tomo el joven rubio, Enmei lo abría dejado pasar.

- eso no es bueno .. -afirmo para si mismo mientras se ponía de pie con rapidez- ese niño tan pronto se mete problemas.


Enmei no quizo demorarse un segundo mas y se apresuro a ir tras el lugar que aquella nube de polvo le indicaba que seguramente Kurapika estaba ya metido en un enrollo.


__________________________________________


Tsuika cubrió su ojo con su mano, la nube de polvo no le permitió ver, sin dudas Akiza había exagerado en su golpe, para cuando una pequeña brisa paso entre los cabellos blancos del albino, akiza dio otro golpe, curioso por saber que sucedía Tsuika descubrió su ojo, solo para ver a Akiza cargando con una pesada guadaña de metal, con detalles en azul brillante, aquel joven rubio que esquivaba con rapidez los ataques de su compañera era el mismo joven que había visto la noche anterior aquel que sujetaba con cadenas a David.

- también puede crear objetos   -hablo con algo de impresión tsuika-

Se podría decir que en el tema de la magia tsuika era un experto, después de todo su magia tenia extensas formas de ser empleada, tantas que lo único que lo detenida era su cuerpo ya que este se agotaba con facilidad pero de no ser así y tener un cuerpo realmente fuerte en salud entonces el podría ser el humano mas poderoso en todo ese mundo. Tsuika no se movió para ayudar a la castaña pues el mismo podía ver con claridad que esta no necesitaba ayuda en lo absoluto, a pesar de que el rubio podía evadir su guadaña no era capaz de verlo todo y akiza pronto le acertó un fuerte golpe en el estomago, para terminar siendo azotado contra un árbol.
Kurapika no tenia la intención de golpear a una chica, no era de habito agresivo a menos que lo provocaran. En ese momento solo deseaba hablar y aclarar dudas pero debido a la repentina agresión mostrada por akiza no tuvo mas opción que responder para defenderse, siendo así se encargo de lanzar su cadena contra la chica esperando capturarla con facilidad y evitar lastimarla.
Akiza fue fácil de capturar la cadena se alargaba, se encogía, doblaba a la derecha, cambiaba de dirección de arriba a bajo con una rapidez tal que la obligo a retroceder, dando saltos hacia a tras, girando sobre su eje, en una ocasión akiza se atrevió a detenerla golpeando aquella punta redonda que la perseguía fastidiosamente golpeándola con la hoja de su guadaña, ademas de provocar un fuerte estruendo la cadena desvío su trayectoria y cuando akiza creyó que esta ciaría al suelo nuevamente se movió con dirección a ella, una vez mas continuo esquivando.
Ambos jóvenes continuaron su pelea, cambiando ventajas, Kurapika atacándola a larga distancia con su cadena y Akiza atacando con ferocidad cuando se aproximaba lo suficiente. Sin darse cuenta la pelea se movía adentrandose mas  al bosque, Tsuika al no querer ser separado de la castaña y temiendo por su protección no tuvo mas opción que seguirlos con cautela ya que sabia que si el joven rubio estaba en ese lugar, seguramente  aquel otro joven alto de cabello negro estaría cerca.
Y tal como lo temía tsuika, aquel alto pelinegro de ojos azules llego a la escena. Enmei pudo ver como Akiza y Kurapika combatían, ocasionando destrozos a su paso, derribando arboles, haciendo que los pequeños animales huyeran.
Enmei no tardo mucho en notar lo extrañamente familiar que le parecía aquella castaña que sonreía al pelear contra el rubio, como si realmente disfrutara ver frustrado a su oponente por  no ser capaz de darle un golpe, al igual que ella no lograba acercar lo suficiente para derribarlo.


- es.. la chica de aquella vez ... -murmuro Enmei-

Casi de inmediato Enmei recordó a aquella chica sucia que era arrastrada con cadenas a manos de dos hombres desagradables para el, junto con unos cuantos niños mas, nunca pensó que aquella harapienta castaña que se inclino ante el para agradecer su desinteresado acto, la volvería a ver, esta vez vistiendo un vestido algo corto para ella, con su cabello lavado y bien peinado.  Chasqueo la lengua tratando de pensar que motivo los llevaría a enfrentarse de tal manera.
Tsuika se percato de la presencia de Enmei, de alguna forma ambos cruzaron miradas, ambos sabían que era lo que tenían que hacer, quizás pelear, enfrentarse como aquella noche, a un así ninguno de los dos hizo movimiento alguna, tsuika sintió un alivio en su interior al ver que aquel joven se encontraba bien, no lo había llegado a lastimar de gravedad así que se sentía aliviado, en cuanto a Enmei algo había en aquel joven de mirada tranquila y apariencia llamativa para el.
El fugas momento de petrificación de ambos termino cuando Akiza al notar la presencia de su segundo enemigo, hizo un movimiento rápido, usando aquella cadena que acababa de esquivar como camino se aproximo a Kurapika para acertar su golpe con el pico de su guadaña, Kurapika atino a retroceder con un salto recibiendo solo un corte en su brazo superficial, lo llamativo fue que en cuanto la guadaña impacto el suelo este no solo se descabrajo si no que también estacas de hielo salieron de este mismo, salieron en forma de camino que ignoraron a Kurapika y se dirigieron hasta Enmei quien sin inmutarse tomo el mango de aquella Katana que a un portaba en el cinturón y con un movimiento tan rápido como elegante destrozo aquel ataque de hielo.

- esa es...  


Tsuika abrió su ojo con sorpresa, identifico aquella Katana que aquel joven sostenía con su mano derecha, aquella misma Katana que perdió el día que fue atacado en el bosque a mitad de la noche por esa serpiente falsa que confundió con una terrible bestia de cuanto de horror.

- así .. que realmente ustedes son ¿los responsables de la aparición de esas criaturas? -murmuro tsuika pero pudo ser escuchado con claridad por Enmei y Kurapika-

- si te refieres a esas criaturas hechas con magia oscura  -respondió Enmei con un semblante tranquilo-  lamento mucho decepcionarte pero no soy, ni somos los responsables

-Mientes  -se apresuro a decir Tsuika -

La gentil voz de Tsuika se había alzado con firmeza, haciendo que el mismo Enmei se quedara no solo callado si no que se contuviera a mostrar algún gesto o moverse siquiera, no entendía como ese joven albino podía paralizarlo con una simple mirada o palabra. Kurapika y Akiza habían detenido su pelea, nadie producía sonido o movimiento alguno, todo debido a las fuertes palabras de tsuika.

-No soy un tonto ... -continuo esta vez mientras los labios le temblaban intento que su voz volviera sonar firme-  esa katana me pertenece la perdí el día que una de esas bestias me ataco ..

Enmei miro con mayor detenimiento aquella arma que a un sostenía en su mano, en aquel momento no lo pensó solo la desenvaino y utilizo para defenderse de aquel ataque, pero de algún modo las piezas en su mente se hivan poco a poco acomodando, dio un vistazo a su compañero rubio quien también lo miraba, ambos pensaban en lo mismo, realmente David estaba planeando algo diferente a lo que prometía y la prueba era que incluso fue capaz de atacar a uno de sus aliados para despistarlos y mentirles, pero la duda mayor era ¿porque?. Enmei abrió la boca para explicar como era que el la tenia, como el se enfrento a aquel falso basilisco pero fue inútil, tsuika negó con la cabeza dejando en claro que no le creería nada a un así algo dentro de el le gritaba que tenia que explicar, aquel joven merecía la verdad, dio un paso hacia delante pero casi de inmediato Akiza se movió y se interpuso en medio de el y tsuika.

- a ti no te pueden engañar, estoy seguro que tu sabes lo que sucede así que será mejor que hables, no quisiera tener que hacerlo a la fuerza  -hablo Enmei con el tono mas serio que tenia-

Enmei no deseaba tener que pelear contra aquella castaña, pero no podía ignorar el hecho de que ella estuvo presente cuando aquella serpiente lo ataco a el también, ella pudo ver que tras despedazar a esa misma criatura que el albino mencionaba el obtuvo la katana, ¿porque no ella no le decía nada?, ¿porque se negativa a hablar y aclarar ese lio?.  Dio un suspiro de molestia la ver que la chica no mostró intenciones de hablar y permaneció sin moverse en ese mismo punto.  Tsuika miro algo extrañado la situación al igual que Kurapika no lograban comprender a lo que se refería Enmei.
Tsuika quería entender las palabras de Enmei, quería entender que era lo que sucedía, solo tenia claro que era posible que ellos dos se habrían conocido de antes, lleno de decisión tsuika volvió a hablar.

- Akiza.. ¿a caso tu..  

- Tengo que proteger a Tsuika  -interrumpió Akiza a Tsuika -


Tsuika se sobresalto, era la primera vez que escuchaba la voz de aquella muñeca hablar con claridad y fuerza, el solo podía ver la espalda de la castaña pero admirado el rostro de Enmei que era el que se encontraba de frente a ella, se dio cuenta que algo mas parecía decir con esas tres simples palabras, algo mas. Enmei miro el rostro de la chica a simple vista parecía que decía una frase, pero tras analizar su postura y ver aquellas pequeñas manos que  a un eran retenidas por grilletes de un elegante color dorado, se dio cuenta. Akiza realmente no sabia lo que sucedía, no sabia quien estaba bien y quien mal, tampoco era como si se esforzara en saberlo ella solo hacia lo que sabia hacer, y eso era seguir ordenes. A Enmei solo le fue suficiente saber que aquel hombre que bestia piel de cordero planeaba algo que lo afectaría a el y eso no se lo permitiría.

- No pienso seguir este juego absurdo un segundo mas.. -hablo con fastidio Enmei-  no planeo lastimar a ninguno de los dos .. solo apartense  de mi camino


Tras decir esto, Enmei paso de largo a Akiza sin problema alguno. Enmei aclaro su mente y se dio cuenta que ambos solo estaban siendo utilizados por David así que no tenia porque perder el tiempo en peleas con ellos, a un que también admitía que se sentía aliviado de no verse obligado a pelear contra al albino. Con toda tranquila entrego a Tsuika su Katana, como muestra de que sus palabras eran sinceras.

- ¿lo dices enserio? ..  -confronto Tsuika mientras tomaba de vuelta su katana-

- mientras no se metan en mi camino no tengo porque dañarlos -volvió a afirmar Enmei-  

- ¿y cual es ese camino?    - pregunto Tsuika temiendo la respuesta-

Enmei no respondió, sabia que admitía que su plan era ir a acabar con aquel hombre que defendió con tanta ira la noche anterior seguramente volverían al mismo punto. Decidió ignorar aquella pregunta y tras entregar el arma, comenzar su camino en busca de David. Debió dar al menos unos cuatro pasos cuando lo detuvo su mismo cuerpo, se había quedado paralizado, sus piernas no le respondían, soltó un gruñido al darse cuenta de que aquel albino había usado esos molestos pergaminos que no lograba reconocer.  
Tsuika no dudo en usar uno de sus especiales pergaminos para sellar, comenzó a buscar entre los bolsillos de su ropa aquel brillante diamante que el mismo David le había confiado con la esperanza de protegerse a el sin dañar a su enemigo.
Cuando saco el diamante de aquella caja negra con rapidez, Kurapika no tardo en darse cuenta de lo que tsuika planeaba, pues reconocía el diamante, aquel diamante que David hurto de su pueblo luego de engañarlos con falsa generosidad.

- Tu planeas herir a David  -exclamo Tsuika-  no te permitiré que dañes a la única persona que apoya a quienes no encajamos en este mundo

La voz de Tsuika temblaba con cada palabra, pero decidió confiar una vez mas en David, decidió creerle a David y utilizo el diamante, Enemi no pudo defenderse, algo le impedía mover su cuerpo, a penas logro girar para ver como aquel diamante que brillaba de un blanco puro comenzaba a absorber su magia.
Los ojos de Enmei se abrieron de par a par, mientras aquel diamante blanco se en volvía y llenaba de varios colores que se mezclaban entre si, el comenzó a sentirse débil, sentía como lentamente su energía era robada por el diamante que sostenía firmemente Tsuika entre sus manos.
En un rápido intento de ayudar a Enmei, Kurapika intento lanzarse sobre tsuika y frenar el drenado de magia, pero no tuvo éxito ya que al lanzar su cadena para detenerlo algo se interpuso en el camino de esta, Akiza intercepto la trayectoria de la cadena con su mano izquierda, mientras que con su mano derecha misma que llego a cubrir con su propio hielo le proporciono un fuerte golpe a Kurapika, justo en el estomago, Kurapika no solo se desplomo en el suelo también escupió algo de sangre, se había quedado sin aire.
Tsuika sostenía con fuerza aquel diamante que comenzaba a calentarse cada vez mas,  llego incluso a ser intolerable el calor que emanaba, tanto que este mismo parecía ser capaz de quemarle las manos debido a su temperatura, a un así Tsuika no pretendía soltarlo, solo deseaba que en algún momento ese diamante terminara de absorber la magia de aquel joven, pero los segundos pasaban y el diamante parecía no lograr terminar su labor era como si la magia de aquel pelinegro no pudiera acabarse.
El diamante continuo extrayendo la magia de Enmei pero pronto presento sus problemas, a parte del excesivo sobre calentamiento, este mismo comenzó a temblar y brillar con mayor fuerza, Tsuika cerro los ojos temiendo que aquel diamante terminara por explotar en sus manos.  
El diamante no exploto pero si comenzó a provocar que todo a su alrededor temblara una extraña grieta se abrió entre Enmei y Tsuika, tras soltar un ultimo parpadeo y al no poder sostenerlo mas, tsuika soltó el diamante y este cayo dentro de la profunda grieta. Tras perderse el diamante ambos cayeron al suelo de rodillas totalmente agotados.

- ¿que rayos hiciste?   -pregunto con enojo Enmei mirando al alvino-

- te quite tu magia .. -respondió- ya no podrás dañar a nadie mas

Enmei gruño una vez mas esta vez realmente parecía molesto, con torpeza se puso de pie, sentía el cuerpo excesivamente pesado, como si cargara ropas, su cabeza daba vueltas, dio un paso hacia adelante apenas logrando mantener su equilibrio, tsuika se encontraba igual que el, era extraño pero no pensaba mas que en aquel joven de ojos azules que alargo el brazo dispuesto a tomarlo del cuello de sus ropas, pero jamas logro ni rozarlo, Akiza no tardo en aparecer y para sorpresa de un Enmei moribundo esta pequeña chica lo tomo con brusquedad de la mano y termino por lanzarlo lejos del alcance del albino.


- es hora de irnos  -hablo Akiza-


Tsuika asintió y se dejo cargar una vez mas por aquella pequeña niña que casi de inmediato y sin importarle dejar atras el diamante salió huyendo de la escena. Nuevamente tsuika se sentía terrible al tener que ser cargado por aquella niña pero no importaba en esos momentos ya que realmente se sentía terrible, sin darse cuenta el diamante no solo robo la magia de Enmei, si no también parte de la magia de Tsuika.



______________________________________________________


Una hora paso y  tanto Enmei como Kurapika no se habían movido, no estaban inconscientes en realidad era que sentían que no podían moverse, una vez mas habían sido derrotados por ese albino y esta vez por una castaña. Una vez mas el enemigo mostraba estar un paso adelante de ellos, se encontraban en una enorme desventaja y ahora esa desventaja se había agrandado en el momento en que Enmei perdió su magia o al menos parte de ella, ya que una vez que Enmei recupero su compostura se dio cuenta que solo había perdido una parte de su magia no toda.
Los rayos de sol atravesaban las ramas y hojas de los arboles para golpearlo con ligereza en sus ojos provocando que Enmei pusiera extraños gestos, a un así no deseaba moverse todavía, giro su rostro y vio a su amigo aquel rubio que igual que el permanecía en el suelo pero a diferencia de el, Kurapika opto por mantener aquellos ojos grises cerrados.

-¿que paso con el diamante?   -pregunto Enmei-


El rubio se encogió de hombro, lo cierto era que luego del resplandor cegador que emitió el diamante, ambos le perdieron la pista, ambos terminaron por pensar que lo mas lógico era que aquel alvino se lo llevo con el. Enmei suspiro con cansancio y regreso su vista hacia el cielo azul lleno de nubes blancas que mostraban figuras extrañas y deformes, no supo porque pero el rostro de aquel albino volvió a llegar a su mente, era su enemigo y a un así pensaba en el, lo había intentado ahogar y a un así el sentía lastima de que estuviera siendo engañado, le había quitado parte de su magia y a un así el pensamiento de salvarlo no desaparecía de su cabeza, ¿porque?.

- Ella lo llamo Tsuika   -menciono Enmei provocando que su compañero lo mirara algo extrañado-  




____________________________

Lamento mucho la demora y lo corto ... que salió solo que como estos días ando cuidando a mi sobrino de un año es complicado escribir y cuidarlo.. pero no se preocupen que poco a poco vamos avanzando a la mejor parte .. -w-  espero no les aburra, así que sin mas les digo es todo y hasta pronto bye

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 6

Mensaje por Runalan el Jue Oct 18, 2018 3:01 pm

Ay dios, Tsuika, ¿qué babosada hiciste? O-Ou Aunque me sorprendió que no haya drenado toda la magia de Enmei, supongo que tiene sentido xD su magia es básicamente, ilimitada. Solo espero que la recupere, porque supongo que tardará en regenerarse. ¡Ay, y con Akiza, que quiere proteger a Tsuika! Ya no sé si es porque se lo pidieron o porque de verdad quiere protegerlo. ¡Realmente me encanta! Me pregunto que será de ese Diamante D: ¡aaaahh, me encanta tu fic! ¡Esperaré la conti ansiosisisima!

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1733
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.