Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Los guardianes (Capítulo 7)
Vie Oct 19, 2018 10:11 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 6
Jue Oct 18, 2018 3:01 pm por Runalan

» Los guardianes (Capítulo 6)
Miér Oct 17, 2018 11:46 pm por Kanon Oda

» Los guardianes (Capítulo 5)
Dom Oct 14, 2018 9:57 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 5
Vie Oct 12, 2018 8:32 pm por Runalan

» Los guardianes (Capítulo 4)
Jue Oct 11, 2018 6:23 pm por Kanon Oda

» Los guardianes (Capítulo 3)
Mar Oct 09, 2018 9:55 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 4
Mar Oct 09, 2018 1:59 pm por Runalan

» Los guardianes (Capítulo 2)
Jue Oct 04, 2018 8:39 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario


Los guardianes (Capítulo 2)

Ir abajo

Los guardianes (Capítulo 2)

Mensaje por Runalan el Jue Oct 04, 2018 3:40 pm

Capítulo 2
—Días normales y su fin—


Un día soleado como cualquier otro, no tenía nada de especial, simplemente, era un día más.
En el colegio, era el horario de clase, que estaba terminando. El sonido de la campana hizo eco por todos los pasillos, y los maestros de cada salón, salieron. Uno a uno, como si fueran organizados, dejando a los alumnos en los salones. Algunos salieron de sus aulas también, pero otros se quedaron en sus pupitres sacando sus almuerzos de sus mochilas para poderlos degustar.
Este fue el caso de un joven albino, que sacó su almuerzo preparado por su hermano mayor, y cuando lo abrió, solo soltó una risita: Onigiris. Su hermano tenía una grandísima afición por ellos, y de alguna manera, siempre los terminaba preparando. Pero no le molestaba. Lentamente, simplemente, los comenzó a comer.

—¡Tsuika!

Una persona le llegó por detrás, haciendo que el albino se sobresaltara y eventualmente, comenzara a ahogarse. La chica que le asustó se espantó ahora, y Tsuika eventualmente se reincorporó. Después, simplemente sonrió como si nada hubiera pasado, aunque era consciente de que estuvo a nada de la muerte.

—Kanon… no me espantes así —rezongó—. ¿Qué tal si me termino ahogando de verdad?

—Lo siento, lo siento —ella se sentó en el banco de enseguida, uniendo sus palmas en señal de disculpa—. No me había dado cuenta que estabas comiendo.

—Bien, bien, ya pasó de todas maneras —volvió a sonreír él—. ¿Cómo te fue en tu paseo por el museo del templo?

—Excelente —ella afirmó con emoción—. Vi a tu papá relatar la historia del templo. ¡Realmente le pone emoción!

Tsuika rió débilmente:

—Lo sé. Él realmente se siente emocionado con esa leyenda —comentó—. A Seiyua y a mí nos la relata siempre. Habla casi como si los hubiera vivido, pero…

—Lo sé —Kanon continuó—. También… vi el diamante.

—¿Oh? ¿De verdad? —cuestionó el albino—. ¿Y qué tal?

—Es increíblemente… increíble.

—No… es un buen uso de las palabras, pero creo que comprendo tu punto —Tsuika sonrió débilmente, con ligero nerviosismo.

—Tsuika.

Era otra voz ajena a ambos se escuchó desde la puerta del aula. Era de un hombre. Cuando voltearon a ver, vieron al hermano mayor de Tsuika, Seiyua. Que estaba con los brazos cruzados y recargado en el margen de la puerta. Con su cabeza hizo un ligero movimiento, indicándole al albino que fuera con él.

—A-ah… lo siento, Kanon, me tengo que retirar…

—Ah, está bien —Kanon le sonrió.

Tsuika de inmediato tomó sus cosas y fue con su hermano Seiyua. Intercambiaron unas cuantas palabras antes de que terminara yéndose con él sin decir nada más.
Kanon, internamente, se preguntó que sucedía. Era normal que Seiyua fuera de vez en cuando a ver a su hermano; a hablar con él, comentarle alguna cosa, darle algunos avisos o a regañarlo. Pero rara vez ocurría esto, generalmente, cuando tenían una emergencia.
Ella entonces suspiró.
Y la imagen de aquel diamante vino a su mente como un flashback rápido.
Sorprendida de su propio pensamiento, dio un sobresalto. En aquel momento, aquella ocasión, en ese instante… ese diamante. ¿Había dado señales? …
Entonces, negó con la cabeza para sí misma, y se recargó en el banco. Eran solo imaginaciones suyas, era solo una leyenda, y ella no tiene nada que ver en eso. ¿Quizá era que estaba fantasiando? Ella era una persona muy soñadora después de todo, el vivir una aventura en la que se vea involucrada en un gran problema, siendo la heroína sonaba algo que definitivamente, gustaría de vivir.
Sonrió a sus adentros al pensarlo.
Pero, ¿esto sería el caso, o sería solo una fantasía más?

—Ejem… —le sacaron de sus pensamientos—. Estás en mi banco.

Y sin más, miró con ligero asombro a la persona dueña de aquel banco.

No había más persona que supiera los hechos al pie de la letra, que aquellos mismos que vivieron aquellos eventos en carne propia, y miraron todo con sus propios ojos. Armakan Amu-Ra, Enmei Senjū, Hyouya Hanatsuna. Ellos tres eran parte de ese pequeño grupo, y desde aquellos momentos lejanos y casi olvidados, se habían encargado de cuidar de aquel diamante que Abbar dejó detrás tras su muerte.
Su muerte, no fue la única, sin embargo. Hubo otros guardianes que perecieron en el momento. Los más destacables fueron Chuyen y Shiroka.
Chuyen era un hábil guerrero con la espada, que siempre, siempre, tenía una espada lista para desenvainar y cortar a cualquiera que se le osara poner en contra. Sus movimientos eran tan rápidos y precisos que, antes de darte cuenta, terminabas en el suelo con una herida que daría tu muerte, si es que quería verte agonizar primero. Él era así, una persona sumamente dura con sus juicios hacia los demás. Él murió como vivió: peleando hasta el final, incluso tras haber sido herido múltiples veces de gravedad, siguió en pie defendiendo sus ideales.
Shiroka, por otro lado, es el caso más resaltante. Una persona pacífica que más que pelear, se dedicaba a proteger. Amante de la vida, se empeñó en proteger a las personas y a todos en general hasta el final. No le gustaba pelear, pero lo hacía de ser necesario, y, cuando lo hacía, demostraba un lado de él que no se veía a simple vista. Él tenía cierto interés romántico en Enmei Senjū, pero nunca llegó a nada. Él murió debido a que su defensa no fue lo suficientemente fuerte, y perdió toda su magia intentando proteger el que en aquel entonces era el pueblo.

—Y, sin embargo, de nuevo los estás atrayendo a un destino que posiblemente termine igual —aclamó Armakan. Tranquilamente reposado en la pared del templo.

Frente a él caminaba Hyouya de un lado a otro, como si estuviera pensativo, con una mano en su barbilla y su mirada clavada en el suelo.
Chuyen y Shiroka volvieron a nacer menos de 20 años antes de que Abbar diera signos de vida. Se supone, que ambos deberían retomar sus deberes como guardianes si eso ocurría, de lo contrario, podrían tener una vida como cualquier otro. Cabe recalcar, que Chuyen renació como Seiyua Hanatsuna, y Shiroka renació como Tsuikasuigetsu Hanatsuna. Los dos hijos de Hyouya.
El cómo terminaron en aquel entonces, el cómo podrían terminar ahora. Era lo que agobiaba a Hyouya.

—Ciertamente —él dijo—. Sin embargo, estaba indicado así. Tanto si quiero como no, terminará pasando. Es algo que no se puede evitar.

—Tanto a ti como a Enmei les duele —dijo tranquilamente—. A ti, por ser tu hijo ahora. A él, porque fue su interés amoroso. En ambos casos, es difícil en el caso de Shiroka. Y en el de Chuyen…

—También es mi hijo.

—Y, sin embargo, también son guardianes.

Hyouya se mordió su pulgar. Tanto, tanto, que brotó sangre. Cuando se dio cuenta, miró su dedo y suspiró. Realmente le preocupaba demasiado. Acto seguido, miró a Armakan.

—Enmei sigue conteniendo la piedra, ¿verdad?

—Así es.

—¿Aún no ha disminuido el aura en lo absoluto?

—No, en absoluto.

De nuevo, Hyouya se quedó pensativo. Hasta que cerró los ojos, en una completa resignación.

—No tendremos otra opción.

—Lo siento, Hyouya, sin embargo, era algo que tenía que pasar tarde o temprano. El hecho de que hayan resultado ser tus hijos solo fue una… amarga casualidad.

—No tienes que disculparte por algo que tú no provocas, Armakan. No obstante, ya que estamos hablando del tema de Abbar y el diamante. Querría saber… ¿Por qué esa chica miraba tan cautivamente el diamante?

Armakan apartó la cabeza a otro lado, como si intentara repasar aquel momento. Sereno, simplemente no dijo nada por unos instantes, hasta que, pasados los segundos, habló:

—No me dijo nada de interés —comentó—. Sin embargo, sí que parecía que estaba inmersa en él. Por no decir que ni siquiera se percató que había llegado hasta ella.

—Comprendo…

—Además… justo cuando eso ocurre… es cuando el diamante da señales.

—¿Insinúas que podría estar implicada? —cuestionó Hyouya.

Armakan como dijo nada, simplemente se quedó callado. Hyouya supo de inmediato que no haría nada más y la conversación se había terminado. Tomó camino hacia el diamante, donde Enmei estaba. Tenía que avisarle que había llamado ya a sus hijos para reunirlos y hablarles del tema. Esta vez, no como una leyenda ajena a ellos, sino, como una verdad del pasado en la que para su mala suerte, están implicados.
______________________________________________________
Eso sería todo por hoy. Lamento si está corto y aburrido u.u sinceramente no me da tanto el tiempo para escribir, y la imaginación se me está yendo muy rápido. ¡Pero intentaré dar el esfuerzo! Además de que pronto comenzará lo bueno, que es lo que me concierne xD Bueno, sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1719
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Los guardianes (Capítulo 2)

Mensaje por Kanon Oda el Jue Oct 04, 2018 8:39 pm

Waaaaa esra increible!! No esta abirrido para nada ... pronto tsuika y su hermano sabran la verdad, que pasara con el diamante? Q papel tomara kanon? Enmei se confesara a tsuika? Waa tantas dudas espeto conti ansiosa!!!

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1118
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.