Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reciclaje de idea!
Ayer a las 9:54 pm por Kanon Oda

» Luces de Festival (Capítulo 2)
Jue Sep 20, 2018 8:34 pm por Kanon Oda

» Luces de Festival (Capítulo 1)
Mar Sep 18, 2018 1:08 am por Kanon Oda

» Fate Revolution -Capitulo 18-
Dom Sep 16, 2018 10:08 am por Runalan

» Nueva idea para un nuevo Fanfic :3
Sáb Sep 15, 2018 7:30 pm por Runalan

» Byodo no Monogatari (Capítulo final)
Miér Sep 12, 2018 11:37 pm por Kanon Oda

» Byodo no Monogatari (Capítulo 28)
Lun Sep 10, 2018 10:52 pm por Kanon Oda

» Fate Revolution -Capitulo 18-
Dom Sep 09, 2018 11:55 pm por Runalan

» Byodo no Monogatari (Capítulo 27)
Dom Sep 09, 2018 6:21 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Septiembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 26)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 26)

Mensaje por Runalan el Vie Sep 07, 2018 3:29 pm

Capítulo 26
—Sangre—

Tantas sombras, rodeándole. ¿Es qué habían venido a propósito hasta este punto donde está él? Como fuera el asunto, ahora mismo tenía el pendiente de proteger a Sagiri, pero, si de verdad se están juntando en este punto, con ellos, es porque lo quieren a él o quieren a Sagiri.
Desde luego, no puede arriesgar a su hijo, entonces…

—Sagiri —llamó Tsuika suavemente—. ¿Crees poder ir a casa?

Sagiri le miró, confundido y preocupado.

—¿Eh?

—Este lugar no es seguro —le acarició la cabeza, sin dejar de ver a las sombras—. Así que, por favor… ve a casa, corriendo lo más que puedas.

—¡Pero, tochan…!

—Por favor. No quiero que te pase nada.

Sagiri hizo un puchero, mientras poco a poco, comenzaba a llorar. Abrazó fuertemente a Tsuika, quien solo le acarició la cabeza, sonriendo débilmente. Después, Sagiri lo soltó… y corrió para el lado contrario.
Las sombras reaccionaron rápidamente y se lanzaron al ataque.

—¡Ni crean que los dejaré pasar!

Tsuika exclamó, y con su espada, los fue cortando tan pronto lo podía. Eventualmente se dio cuenta, que las sombras no iban detrás de Sagiri, estaban detrás de él.

En el distrito rojo una gran batalla se libraba entre Seiua y Sanyū contra Hyouya. Era obvio que era una gran desventaja, uno contra dos, pero, Hyouya era un oponente realmente fuerte, por lo que Seiua y Sanyū eran los que estaban teniendo problemas.
Si atacaba Seiua con una espada, Hyouya las regresaba. Si Sanyū atacaba con sus ataques de tierra, Hyouya las regresaba con el viento. De todos, Seiua era el más agobiado. Era de esperar, ¿no?

—Tch… da… más problemas de lo que esperaba —reclamó Sanyū—. No importa, Seiua, capturaste con éxito a esa chica, ¿verdad?

Seiua no respondió y se lanzó de nuevo en un ataque contra Hyouya. Su espada fue intervenida por el abanico del zorro, solamente provocando un estruendoso sonido. Sanyū gruñó, ¿por qué rayos le estaba ignorando ahora? Seiua no tenía el derecho, él le servía, quisiera o no. Después de todo…
Él le regresó a la vida.

—Seiua —llamó Hyouya. Parecía tan calmado, mientras que el chico estaba ya agitado—. ¿Te has cansado?

—Aún puedo pelear —él intentó ponerse firme de nuevo, pero su respiración era tan agitada que ni siquiera podía sostener bien su espada—. Aún…

—¿Por qué estás siguiendo a este hombre? —preguntó de nuevo.

—Eso no te incumbe.

—Desde luego me incumbe —insistió el zorro—. Yo te crié.

—¡¡Ya deja de recordarme eso!!

Y de nuevo, ignorando su propio estado, fue corriendo hacia Hyouya.
Sanyū visualizaba la escena, sin decir nada. Sostuvo una herida en su brazo, y luego miró la sangre en la palma de su mano. Esto era malo. Si Hyouya seguía aquí, nunca iban a poder realizar el ritual. Aún si tienen las dos últimas cosas que necesitan, aún si tienen la sangre de esas dos cosas que necesitan.
Su vista se desvió de la pelea entre padre e hijo, y se fue hacia la entrada del lugar. Sus ojos se ensancharon en cuanto vio a una chica entrar, sorprendida, mirando la escena. Esa chica era…

Tsuika no estaba en una mejor situación. Eran demasiados enemigos para él, y su cuerpo no era precisamente muy fuerte. Su punto siempre ha sido proteger, pero ahora, si protege, no podrá pelear. Se sentía más frustrado que adolorido por las heridas superficiales provocadas por la pelea. Frustrado porque pese a que ya ha cortado una tras otra sombra, siguen viniendo más y más, como si fuera su punto de reunión. ¿Realmente lo sería? ¿Lo querían a él?
Las palabras de Nyakomaru resonaron: “Fuente de la vida”.
¿Sería él? El alma inocente, desde luego, lo era Kanon. Pero, ¿La fuente de la vida? ¿Por qué él? Gruñó para sus adentros, jadeando. Aún si se desbalanceaba, él seguiría peleando. Tenía que seguir en pie, tenía que… proteger a los demás. Si esto de alguna manera puede aportar, entonces, seguirá peleando incluso si pierde la vida en este sitio.
Las sombras, nuevamente, se fueron contra él. Él usó su espada, sus garras, usaba todo lo posible. Su magia, el poco conocimiento que tiene de batalla, pero, cada vez se cansaba más y más. Una sombra eventualmente, con una de sus afiladas garras parecidas a las de una cuchilla, logró hacerle un corte en el pecho a Tsuika.

—G-Gh… -él se quejó, llevando su mano a su pecho, retrocediendo—. A este paso…

Entrecerró los ojos, jadeando. A este paso, de verdad iba a morir aquí. Siempre ha querido ser independiente y pelear por cuenta propia, pero, ahora… ahora…
Una sombra de nuevo se acercó a él, con intención de apuñalarle con esa garra que parecía cuchilla. Tsuika reaccionó nuevamente, rápidamente, y con su espada, intentó desviar el ataque de la sombra, pero, fue inútil.
Antes de darse cuenta, sintió un punzante dolor en su abdomen. La sombra se desvaneció al instante tras haber logrado su cometido. Tsuika entonces, débilmente, llevó su mano a su herida recién provocada, cayendo al suelo de rodillas.

—M-Maldi…ción…. —él débilmente emitió. Dejó caer una de sus manos al suelo, mirando su propia sangre en la tierra—. Yo… aún no…

Sin embargo, la fuerza de su brazo disminuyó cada vez más, y terminó por caer completamente al suelo. Las sombras se fueron acercando más y más. Plenamente consciente, Tsuika temía por su propio fin, su propia desesperación y sentimiento de miedo por dejar solos a su familia, provocaron lágrimas en él, maldiciéndose a sí mismo completamente, por ser tan débil. Sostuvo fuertemente la mano sobre su herida, le dolía, pero no tanto, como ese maldito sentimiento.
Un fuerte sonido, eventualmente lo hizo abrir sus ojos con sorpresa.

—¡Ustedes, malditos intrusos!

Escuchó a alguien reclamar, luego, varios sonidos de golpes y estruendos que parecían explosiones de energía. Tsuika se movió débilmente, intentando alzar la cabeza, pero su mirada se hacía cada vez más borrosa. No pudo ver quiénes eran, pero entonces, una de las sombras que llegó a salvarlo, quizá, involuntariamente, se acercó a él.

—Humano albino —ahora la reconoció, era la voz de Ibaraki Dōji—. ¿Qué ha sucedido…?

—Tch… —esa voz sin duda era Shuten Dōji—. Vienen esas malditas sombras a invadir todo Kyoto antes que yo, maldita sea, ¿qué rayos se tienen en mente ahora? De todas maneras, Ibaraki, ¿quién está allá?

—La pareja de Shiken Dōji —comentó Ibaraki Dōji.

Shuten Dōji se acercó.

—Gravemente herido, por lo que veo…

Hubo un débil silencio y, Tsuika, nuevamente volvió a cerrar sus ojos. No quería saber nada… intentaba no concentrarse en su dolor, pero eventualmente, sintió que fue cargado. Cuando abrió sus ojos, solo observó a Shuten Dōji, cargándolo.

—Dejarte morir sería provocar la ira de un dios como él —afirmó—. No creas que me he preocupado ni nada por el estilo.

Tsuika no dijo nada, únicamente suspiró débilmente, y cerró de nuevo sus ojos. De alguna manera, había sido salvado, y lo agradecía. Shuten Dōji e Ibaraki Dōji vivían cerca de Kyoto, en el monte Ōe. Debieron haber visto todo el alboroto y haber bajado a ver qué ocurría.
Tiene una suerte tremenda de haber sido encontrado por ellos.

En el distrito, Sanyū miró sorprendido como la persona que iban a sacrificar estaba en pie, aquí, cuando se supone que no debería de estarlo. Entonces, su mirada se desvió a Seiua. ¡¿Por eso es que no le dijo nada?!
La ira ardió en él, y se levantó sosteniendo su espada.

—¿Qué está sucediendo aquí? —Kanon preguntó débilmente, Jafar llegó por detrás de ella—. ¿Por qué… están peleando los dos? ¿No se supone que…?

—Seiua no parece ser el mismo —afirmó Jafar—. Ya viste, te secuestró, casi me mata. No veo porque se pondría en contra de su padre.

—¡Pero no puede ser! —ella volteó a verlo inmediatamente—. ¡Seiua no… él no es…!

—¡Tú puedes pensar una cosa, pero la realidad es distinta, Kanon! —exclamó Jafar, sorprendiendo a Kanon—. No porque tu creas que sea una buena persona, significa que lo será.

—Pero… —Kanon por unos momentos no tuvo argumento lógico, realmente no tenía una razón para creer que Seiua podría ser una buena persona, no la tenía. Sin embargo, recordó de nuevo esos momentos, era mirada revuelta en tristeza y desesperación, esa mirada de quererse convencer a sí mismo de algo—. Tú no viste lo que yo, Jafar…

—Independientemente de eso —era la voz de Enmei, quien estaba llegando tranquilamente detrás de ellos—. Seiua es alguien que ya murió, y no debería estar aquí.

Kanon miró con cierta molestia a Enmei, pero simplemente se rehusó a decir algo. De verdad, él era alguien que tenía sus pensamientos claros, malos, pero a final de cuentas lo pensaba con toda seguridad. Para Enmei, las cosas eran claras; la humanidad era mala, y si alguien muere, debería permanecer muerto. O, al menos esa impresión tenía Kanon de él. Tras toda la frialdad con la que hablaba…
En medio de los pensamientos de Kanon, todo se detuvo en la realidad, y hubo un silencio espectral. Kanon se devolvió a sí misma a su entorno, y miró lo que había provocado tal silencio. Era una sombra que entraba con su cuchilla repleta de sangre, en cuanto Sanyū la vio, esbozó una sonrisa llena de emoción y cierta locura.

—Ah, lo conseguiste demasiado fácil —dijo. Al ver esa cuchilla, Enmei pareció entrar en shock—. La sangre de la vida.

Kanon también entró en shock. Recordando, ella era el alma inocente, y la fuente de la vida era… Tsuika.

—¡Tú! —reclamó rápidamente Hyouya, ignorando a Seiua, quien solo miró sin expresión—. ¡¿Qué diablos le has hecho a Tsuika?!

—¡¿Tsuika?! —Seiua le miró con sorpresa, a Hyouya y luego a Sanyū.

—Ah, lo siento, Seiua —Sanyū sonrió, sosteniendo la cuchilla ensangrentada que la sombra le cedió—. Solo te dije quién era el alma inocente, pero nunca te conté quien era la fuente de la vida, ¿verdad? La magia de Tsuikasuigetsu es capaz de dar vida, incluso más que Shiken Dōji mismo. Por eso también lo necesitaba a él.

Seiua tembló.

—Tú… Sanyū…

—Maldito… —Enmei murmuró. Todos voltearon a verlo, estaba creando una gran esfera negra desde la palma de su mano—. Definitivamente, este lugar no merece el perdón.

—¡Enmei! —Hyouya exclamó rápidamente—. ¡¡Detente, no cometas una tontería!!

Sanyū gruñó rápidamente y tiró la cuchilla ensangrentada al estanque. Con su espada, entonces, corrió, y atravesó a Seiua por la espalda.

—¡¿Qué…?!

Seiua toció sangre, Todos miraron la escena con sorpresa. ¿Por qué de la nada había tomado armas contra su propio compañero? La sangre de Seiua eventualmente, comenzó a salpicar el suelo, yéndose poco a poco hacia el estanque.

—Eres demasiado inocente, Seiua —murmuró Sanyū—. Tú eras mi segunda opción de sacrificio por si no conseguía el alma inocente. Tus habilidades eran de utilidad, por eso no pensaba en ti como la primera opción, pero viendo que esa chiquilla está bien protegida…

Retiró la espada, y Seiua cayó al suelo, pero aún intentaba mantenerse firme. Miró a Sanyū, maldiciéndolo internamente, pero este solo dejó caer aquella espada ensangrentada al estanque.

—¡Y hace falta más sangre y carne, desde luego! —Él se acercó al estanque—. ¡Yamata no Orochi, te ofrezco mi vida, mi sangre, mi cuerpo, para que puedas regresar a este mundo! ¡Vuelve a Kyoto, vuelve a Japón, y has de este mundo todo tu reino!

Y sin decir nada más, con una sonrisa en su rostro, se tiró a sí mismo al estanque. Enmei paró de preparar su ataque y miró sorprendido. ¡¿Por qué rayos tardó tanto?! Chasqueó la lengua, y entonces, el estanque se llenó de luz.
El aire comenzó a soplar dentro del lugar. Moviendo todo violentamente, era obvio lo que aquí ocurriría. Jafar sostuvo rápidamente a Kanon, quien no podía dejar de ver, sorprendida. Hyouya cargó a Seiua, y Enmei, entonces, creó una gran barrera que les protegería de la consecuente explosión de energía generada desde el estanque.
Una gran estela de luz se creó, desde el cielo hasta el estanque. Fue vista desde Kyoto, desde Sakurakyo, desde la parte del pueblo donde Shuten Dōji e Ibaraki Dōji caminaban al mismo sitio. Podía ser vista, pero, solo los cercanos al lugar pudieron escuchar esa gruesa y profunda voz que parecía venir desde las profundidades del infierno:

—Una vez más… en Kyoto.


________________________________________
Y eso sería todo por hoy :P el fic ya está por acabarse xD pero bueno, sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1701
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 19
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 26)

Mensaje por Kanon Oda el Vie Sep 07, 2018 5:34 pm

Orochi resusito!!!!! Pobre tsuika resulto gravemente herido pero que bueno que shuten doji e ibaraki doji pasaban de casualidad por hay y lo salvaron... no me espere que ocurrieran las cosas asi.. seiua engañado y tracionado y el otro loco cometiendo suicidio!! Son tantas cosas vaya ahora si que Enmei se molesto mucho.. seguro acaba con todo por culapa de la rabia .. aaah esta increible tu fic espero conti!!

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1101
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : en alguna parte .. ._.U

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.