Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 21)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 21)

Mensaje por Runalan el Vie Ago 31, 2018 3:46 pm

Capítulo 21
—Distrito—


Había pasado tan solo un par de horas, y todo había cambiado drásticamente. Hyouya y Enmei irían al distrito rojo, y, por ello es que, en el patio de Sakurakyo, el jardín que estaba cerca de la puerta principal, ellos estaban. A su vez, estaban algunos como Ubume, Hisamaru, Kiyogiku y Tsuika. Abrazado de una de las piernas de Tsuika estaba Sagiri, mirando intrigadamente a su papá, que estaba a punto de marcharse nuevamente.
Al notarlo así, Enmei fue a verlo. Se agachó lo suficiente para quedar a su altura.

—Ey, ¿sucede algo, Sagiri? —preguntó cálidamente.

Sagiri hizo una mueca de disgusto. Tsuika sonrió tímidamente al momento que le acarició la cabeza, y lo empujó un poco hacia afuera, para que quedara frente a frente con su padre.

—¿Por qué te tienes que ir? —preguntó él—. Creí que te ibas a quedar con nosotros aquí…

—Solamente iré a aclarar unos asuntos —contestó Enmei—. Cuando regrese, te prometo que me quedaré con ustedes. No me volveré a ir toda la semana como antes. Me quedaré.

Sagiri entonces sonrió abiertamente, una sonrisa que no parecía caberle en la cara. Entonces, con toda la actitud, fue y abrazó a su papá. Enmei sonrió, y lo abrazó al momento de levantarse.

—¡Eso me gusta! —exclamó Sagiri.

—¿Verdad que sí? —Enmei dijo—, a mí también me gusta.

Tsuika sonreía al verlos, tanto, que ni siquiera se percató que su padre iba con él y le tocó el hombro. Tsuika solamente soltó un respingo y volteó a verlo; tenía una sonrisa en su cara, aún con su máscara puesta, se podía notar que se había divertido con ese pequeño infarto que le dio a su hijo.

—Me enteré que tienes muchas cosas que explicarme, Tsuika —dijo Hyouya—, ¿crees que no escuché lo que te propuso Enmei?

Tsuika se sonrojó de inmediato.

—¿E-Escuchaste?

—Claro que sí, no se escapa nada de las orejas de este viejo zorro —afirmó con esa intrigante sonrisa—. Quien sea que quiera desposarte, incluso si es alguien como Shiken Dōji, tendrá primero que consultarlo conmigo.

—No… no seas tan malo con él —replicó Tsuika.

Hyouya solo soltó una risita:

—Cuando se trata de mi hijo, no sé si retenerme —dijo con su habitual sonrisa, no obstante, esta pareció disminuir al momento de agachar un poco la cabeza—. Cuida de Sakurakyo mientras no estamos, ¿de acuerdo?

—Claro que cuidaré este sitio —contestó Tsuika.

—Tsuika, cuídate tú también —volvió a decir Hyouya—. No me gustaría volverte a perder.

Tsuika miró con sorpresa a Hyouya por unos instantes, después, volteó a sonreír y lo abrazó.

—Estaré bien, papá, de verdad —afirmó Tsuika—. Ve con cuidado, cuídate, y cuida de Enmei. Y… vuelvan sanos.

Hyouya le acarició la cabeza a su hijo.

—Por supuesto.

Hyouya y Enmei comenzaron a retirarse. Sagiri les despedía moviendo la mano de un lado a otro con mucha fuerza. Pero, ante la despedida, no tardó mucho en llegar alguien más por los pasillos de la casa. Era Sinbad, que parecía preocupado, él miró a todos y únicamente preguntó:

—¿Alguien ha visto a Kanon o a Jafar?

Todos le miraron con cierta sorpresa.
Kanon y Jafar… nadie los había visto desde la mañana.
Pero ellos ya estaban en el distrito rojo, de alguna manera, ellos habían sido capaces de pasar aquella barrera que rodeaba el sitio, barrera de la que, de hecho, ni siquiera se percataron. Ellos caminaron por las calles vacías del lugar, intrigados. Kanon veía de un lado a otro, los grandes edificios tradicionales que parecían abandonados, sin siquiera una luz en su interior, no había nadie caminando por las calles más que ellos, parecía, simplemente, como una ciudad fantasma.

—Este lugar está realmente solo —afirmó Jafar—. ¿Tanto problema hubo como para que terminara en esta situación?

—Parece… —comentó Kanon—. Es… intrigante.

—Demasiado —Jafar se detuvo por unos instantes, al momento, miró al cielo. La gran nube gris que cubría todo el distrito, simplemente, no le daba una buena espina—. No creo que sea muy seguro estar en este sitio.

—Porque no lo es.

Una voz femenina llamó la atención de Kanon y Jafar. Éste último se puso en posición de batalla de manera inmediata, sacando uno de sus cuchillos y mirando a la contrincante. No obstante, ella no parecía preocuparse en lo mínimo por aquel acto agresivo.

—Ustedes no deberían estar en este sitio —ella afirmó. Mantenía los ojos cerrados y un rostro inexpresivo—. De hecho, ni siquiera deberían haber podido entrar aquí.

—¿Haber… podido entrar? —preguntó Kanon—. ¿A qué te refieres? ¿Qué es lo que ocurre en este sitio?

La mujer pareció sorprenderse, más, sin embargo, fue por breves instantes.

—Este sitio no es seguro, síganme.

—No podemos seguirte sin siquiera saber quién eres —afirmó Jafar.

La mujer tardó en responder:

—Mi nombre es Kosodenote, me encargo de proteger este sitio —ella afirmó—. Mientras este problema está latente, me encargo de proteger a las mujeres trabajadoras de este sitio, esperando a no ser capturadas. Ustedes no son de por aquí, y sin embargo, tampoco están con ellos. El hecho de que hayan sido capaces de pasar la barrera del distrito, significa que son importantes de algún modo. Así que, si no quieren ser atrapados fácilmente, es mejor que me sigan.

Kosodenote:

Ella tenía razón en cierto modo, no sabían nada de lo que ocurría en este sitio, y estar a la deriva solo iba a ser que fueran blanco fácil para el enemigo. Confiar en Kosodenote, quien afirmó ser guardiana de este lugar, era lo único que podían hacer por ahora.
Jafar era el que dudaba seriamente, pero Kanon, sin decir nada, se acercó a Kosodenote.

—Está bien, confiaré en ti —ella dijo, determinada—. Kosodenote, por favor, explícanos que sucede.

Jafar miró con sorpresa a Kanon, luego resopló. Tenía que fijarse un poco más en quien confiaba y en quien no, y no ceder tan fácilmente. Kosodenote afirmó con la cabeza y caminó en silencio. Kanon y Jafar no tuvieron de otra más que seguirle.
Así, mientras caminaban, Kosodenote relató lo acontecido.

Todo iba normal en el distrito rojo, era un día cualquiera, un mes cualquiera, simplemente, no había nada extraño, hasta que llegó él, un cliente poco frecuente de ver. Parecía ser un guerrero de clase alta, que no pidió ni una sola mujer, no pedía nada más que algo de beber. Sin embargo, su comportamiento era intrigante, errático. Era como si buscara algo.
Un día, Kosodenote misma lo encontró merodeando por áreas prohibidas para los clientes. Fue cuando, sin decir nada, simplemente, clavó su espada en el suelo, y un estanque se formó de manera inmediata. El cielo se nubló, los rayos aparecieron, y una gran barrera apareció a lo largo de todo el distrito, rodeándolo, sin permitir que nadie saliera ni nadie entrara.
Trabajadoras y clientes fueron sacrificados. Ese hombre, Matsumoto no Senyū, afirmaba que, solo teniendo sangre y más sangre, sería cuando Orochi finalmente resucitaría. Ahí fue cuando Kosodenote se encargó de proteger a las pocas trabajadoras y clientes restantes, ahora mismo, todos están escondidos en un pequeño sitio.


—Ese es solo un pequeño resumen de lo que ha acontecido recientemente aquí —explicó Kosodenote—. No sé qué es lo que planea ese hombre con revivir a un dios antiguo como lo es Orochi. Sin embargo, solo sé algo: nada bueno puede salir de eso, ni para el distrito, ni para Kyoto o todo Japón.

—Eso… —Kanon bajó un poco la mirada—. ¿Por qué buscaría hacerlo?

—Hay personas que solo quieren ver el mundo arder —explicó Jafar—. No obstante, es preocupante que recurra a tanto solo para verlo así, lo único que se me ocurre, es que algo desea, pero ¿cómo lo obtendría destruyendo Kyoto? O peor aún, ¿cómo lo obtendría reviviendo a un dios de la destrucción como Orochi?

—Son las mismas preguntas que todos nos hacemos —contestó Kosodenote—. Exactamente las mismas.

Poco segundos después, Kosodenote se paró abruptamente. Kanon chocó con ella y Jafar se detuvo antes de hacerlo también. Ambos estuvieron a punto de preguntar que sucedía antes de verlo con sus propios ojos. En medio de su camino, estaba un hombre… con su espada desenvainada en su mano, de largos cabellos negros… y unos ojos negros sin vida, cuya pupila ni siquiera parecía existir.

Afuera del distrito, la barrera podía ser vista tanto por Hyouya como por Enmei. Ambos lo notaron de manera inmediata, era una barrera creada por la consciencia de Orochi. Entonces dieron con la explicación inmediata, de que Orochi ya estaba vivo, más, sin embargo, no parecía tener un cuerpo aún. Eso, aunque ya era algo preocupante, significaba que tenían algo de tiempo antes de que algo peor ocurriera. No obstante, esta barrera…

—No parece ser algo que vaya a caer tan fácil —afirmó Enmei—. Parece ser una esfera tipo burbuja. Incluso por debajo de tierra…

—Comprendo —Hyouya dijo—. Debe ser para que nadie de sus sacrificios escape, y que nadie entre a intervenir. Ya lo debe tener todo planeado.

Enmei miró por unos instantes a Hyouya, después, miró la barrera.

—Sin embargo, es una barrera débil —afirmó Enmei.

—¿Será que quiere que la destruyamos? —Hyouya rió. Puso su abanico sobre su mejilla—. Enmei, ¿qué pasaría si destruimos la barrera? ¿Puedes ver que trampa es?

Enmei solamente cerró los ojos por unos instantes, y miró el escenario:
“Destruir la barrera, salen los súbditos de Orochi a tomar más sacrificios”.
Entonces, abrió los ojos nuevamente.

—Desde luego, una trampa —afirmó—. Si destruimos la barrera, los súbditos de Orochi saldrán del distrito, y entonces, los sacrificios de dentro importarán poco, si puede tomar toda la sangre que quiera de Kyoto.

—Comprendo —afirmó Hyouya—. Sin embargo, no tenemos otra opción, ¿verdad? No podemos pasar la barrera sin destruirla antes. Debe ser sencillo para ti, que no te importa la gente de Kyoto.

—Sin embargo, ahí están Tsuika y Sagiri.

Hyouya torció la boca en disgusto. Ese es el pequeño detalle… Si bien, a Hyouya tampoco le importa tanto el bienestar de Kyoto ni su gente, le preocupa la gente de Sakurakyo, sus compañeros, su familia.
Sin embargo, si no destruyen la barrera, no podrán entrar, y sería exactamente lo mismo, solo esperar a que Orochi reviva y destruya todo. Al final, es lo mismo. Entonces…

—Destruye la barrera, Enmei.
_____________________________________________________

Y eso fue todo por hoy :P espero que no parezca aburrido, pero en el capítulo que viene habrá acción, lo prometo! Por ahora, eso es todo, así que me despido

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 21)

Mensaje por Kanon Oda el Sáb Sep 01, 2018 12:02 am

waaa me parece que kanon y jafar se metieron en líos!!! se fueron a meter directamente a la boca del lobo! ... Enmei destruirá la barrera o no? que tal si los sirvientes de orochi atacan a tsuika y sagiri! por otro lado el papa de tsuika es tan tan kawai n_n ama mucho a su hijo.... aaah tantas cosas suceden pero sin duda quien se robo el premio capitulo fue sagiri!! es tan tierno!!!

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.