Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 16)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 16)

Mensaje por Runalan el Vie Ago 24, 2018 3:41 pm

Capítulo 16
—¿Un verdadero enemigo?—

Baku lanzó otra bola de humo a donde estaba Jafar, quien audazmente había estado esquivando esos ataques. Ahora mismo, él se encontraba en un gran problema: tenía que detenerlo, sí, pero sin asesinarlo. Él siempre se ha especializado en el asesinato, y eso sería muchísimo más sencillo, pero ahora que tiene que retenerlo el tiempo suficiente para que Kanon le ponga el talismán que lo purificará, es complicado. Tiene que lanzar ataques no letales, tiene que intentar simplemente, no dañarlo más de lo necesario. Para alguien como Jafar, eso era increíblemente difícil. Además, que hubiera plataformas que cambiaban de lugar, moviéndose de un lado a otro, no ayudaba en lo absoluto.
Jadeó débilmente cuando tuvo un breve momento para descansar. Incluso dentro del mundo de los sueños, él ya se había cansado.

—Maldición —repitió para sí—. A este paso…

Nuevamente, Baku lanzó otra bola de humo hacia él, por lo que Jafar, al reaccionar de manera rápida, lanzó uno de sus cuchillos a una superficie superior y después gracias a la cuerda y al movimiento de la plataforma, se fue del lugar. Esquivar y esquivar ataques no iba a resultar demasiado.

—Tengo que hacer algo, de lo contrario nunca resultará —pensó Jafar al chasquear ligeramente la lengua—. Tengo que detenerlo de alguna manera.

Solo detenerlo, era el plan.
Se posó nuevamente en el suelo por la espalda de Baku.

—¿Dónde estás? —preguntó el Yōkai come sueños, miraba a todos lados, pero no se percataba que Jafar estaba detrás de él—. ¡Sal! ¡Vamos!

Jafar no dijo nada y preparó sus cuchillos. Con la cuerda, podría inmovilizar a Baku el suficiente tiempo para que Kanon pudiera poner el talismán.
Eso era, solo tenía que lanzarlos y enredarlo.
Así, él corrió y lanzó un cuchillo por una dirección. Baku miró el cuchillo, pero su mirada fue hacia Jafar; había encontrado a su víctima. Nuevamente, de su trompa volvió a esparcir ese humo púrpura en forma de esfera, y la lanzó contra el Yōkai mayor. Fue difícil, pero Jafar la esquivó.

—Sus ataques se hacen más rápidos —Jafar volvió a pensar, corriendo de un lado a otro—. ¿O será que me estoy cansando? Cansarse en un sueño, ¿cómo es eso posible?

Jafar ya no tuvo tiempo de pensar cuando por alguna razón, su pie no se movió y él cayó al suelo. Al darse cuenta, había una mano morada saliendo desde humo del mismo color incrustado en el suelo. ¡Baku lo había atrapado!

—¡Jafar! —Kanon exclamó con preocupación. Quería ir a socorrerlo, a ayudarlo, pero Chocho la detuvo—. ¡Ah…!

—¡Si vas ahora te lastimará también! —ella exclamó.

—¡Pero…!

—¡Solo prepara el momento! —insistió el hada.

Jafar intentó zafar su pie de la mano, pero aparentemente, no tenía éxito. Soltó un ligero gruñido y, de esa manera, Baku se acercó.

—¡Eso fue todo! —exclamó el demonio—. ¡Te comeré ahora!

Jafar le miró, pero eventualmente sonrió débilmente.

—Eh… … yo no estaría tan seguro.

Baku se sorprendió por la seguridad del muchacho, y su sorpresa solo aumentó cuando Jafar lanzó otro cuchillo, a una plataforma que se estaba comenzando a mover.
Entre el cuchillo anterior y el que acababa de lanzar, la fuerza de la plataforma apretó el nudo que se había creado por los movimientos de Jafar, y, ese mismo nudo, apresó violentamente a Baku, quien solo soltó un chillido.

—¡Kanon, ahora!

Al escuchar gritar a Jafar, Kanon entendió su señal. Fue corriendo rápidamente hacia donde estaba Baku. Tomó el talismán entre la ranura de sus dedos índice y corazón. Éste comenzó a brillar ligeramente al sentir el aura contaminada, y, entonces, cuando estuvo lo suficientemente cerca, puso el talismán en la cabeza de Baku.

—¡¿Pero qué?!

Baku gritó fuertemente al sentir el talismán en su cabeza. Expulsó un aura púrpura que empujó a Kanon hacia atrás, y, la mano que sostenía el pie de Jafar lo soltó. Éste no dudó ni un poco y fue a ver a Kanon rápidamente.

—¡¿Estás bien?! —cuestionó, completamente preocupado.

—Y-Yo… sí…

Baku se retorcía como si estuviera siendo preocupado. Sentía dolor, sentía… todo. Era triste verlo así, pero, ¿podían hacer algo al respecto? Kanon simplemente apartó la cabeza, cerrando los ojos con empatía, mientras que Jafar simplemente miraba la escena sin ganas, aún si su mirada reflejaba algo de tristeza y pesar por el Yōkai.
Entonces, el sonido de una pandereta se escuchó. Sonaba tan fino, tan mágico. Kanon abrió los ojos y miró a Chocho, quien tocaba la pandereta débilmente. Varias mariposas de un color rosa brillante aparecieron por encima de Baku, y este, poco a poco se fue calmado, y cambiando abruptamente de un color morado a un color café. Era, esa, su forma original.

—Todo está bien, Baku-san —Chocho dijo aun tocando la pandereta—. Esta canción apartará tu dolor.

—Increíble… —Kanon murmuró ligeramente, mirando con sorpresa a Chocho y sus mariposas.

—Así que esta es la habilidad de un hada del sueño…

Baku entonces, dejó de retorcerse de dolor y el talismán que llevaba en su frente, absorbió toda la oscuridad. El mismo talismán se volvió negro y, al momento de desprenderse de su cabeza, se convirtió en polvo.
Jafar ayudó a Kanon a levantarse y después quitó las cuerdas de Baku, liberándolo. Sin embargo, éste seguía sin moverse.

—¿Él… está bien? —preguntó Kanon—. No se ha movido… no ha despertado.

—Está bien… —Chocho sonrió ligeramente—. Su apariencia cambió a la misma de antes.

Apariencia normal de Baku:

—Despertará pronto —Jafar dijo—. O al menos eso espero.

—Entonces no lo digas como si supieras que despertará… —reprendió ligeramente Kanon.

Baku entonces comenzó a moverse ligeramente, unos pequeños espasmos para después abrir lentamente sus ojos. La mirada de ahora con la de antes era considerablemente distinta; ahora demostraba una inocencia y bondad, contrariamente a antes, que intimidaba con una mirada llena de frenesí y glotonería. Él se sacudió débilmente y miró a su alrededor.

—¿Qué ha pasado? —preguntó él—. No recuerdo que estuviera en este sitio.

—¡Baku-san! —Chocho exclamó acercándose a él—. ¡Me alegra que estés bien! ¡De verdad, verdad!

—¿Chocho-chan? —preguntó—. ¿Qué sucedió?

—El sueño de ese hombre… Te corrompió —ella explicó—. Perdiste la noción de lo que hacías y devoraste demasiados sueños.

—¡¿De verdad hice algo tan terrible?! —exclamó sorprendido de sí—. ¡Oh, por los dioses!

—¡Está bien! —chocho le animó—. ¡Estos dos chicos ayudaron a hacerte entrar en ti!

Baku entonces miró a Kanon y a Jafar, los analizó con la mirada, para después hacer una ligera reverencia, una clara muestra de gratitud.

—Tienen mis agradecimientos, de verdad —él dijo—. Y lamento haberlos metido en este embrollo.

—Está bien —Kanon le sonrió ligeramente—. No podía quedarme de brazos cruzados mientras todo corría peligro.

—además de que tenía curiosidad de todo… —Jafar murmuró para sí, apartando la mirada.

—Pero, hay algo que me gustaría saber… —Kanon llamó la atención de todos—. La persona del sueño que te corrompió…

—Uhm… era un Yōkai —explicó Baku—. Y era un sueño cargado de muy malas vibras, malos sentimientos, malos recuerdos.

—¿Malos sentimientos? —preguntó Jafar.

—Ira, disgusto, deseos de venganza… tristeza.

¿Tristeza?
Kanon entrecerró los ojos con ese sentimiento al momento de escucharlo. Pero, entonces reaccionó y abrió los ojos con sorpresa.

—¡¿Has dicho Yōkai?!

—Desde luego —afirmó Baku—. Era un Yōkai.

Kanon y Jafar se miraron mutuamente, sin entender. Seiua… era un humano, ¿no? El hermanastro de Tsuika, hijo adoptivo de Hyouya. Era un humano… Kanon lo confirmó en ese sueño, pero, entonces, ¿A qué se debía ahora que fuera un Yōkai?
Seiua está muerto, y era un humano.
En cambio, el que soñó eso era un Yōkai y estaba vivo.
No tenía sentido.

—No obstante, ese sueño no estaba completo —afirmó Baku—. La otra parte la digerí completamente.

—¿Y qué era la otra parte? —preguntó Kanon, completamente intrigada. No entender hacía que deseara hacerlo más y más.

—Creo… que era un ritual de resurrección… en una piedra destinada al dios del Caos.

—¿Dios del Caos? —preguntó Chocho—. ¿Te… refieres a Orochi?

Kanon miró a Jafar, como si con la mirada le dijera que le respondiera todo lo que pasaba, pero, Jafar tampoco entendía bien que sucedía.
¿Piedra dedicada al dios del Caos? ¿Orochi? ¿La persona que soñó eso es quien busca despertar a Orochi?
No tuvo mucho tiempo para analizar, cuando todo comenzó a temblar violentamente, sacando a Kanon de sus pensamientos. Ella instintivamente se agarró de Jafar, quien intentaba mantener la postura.

—¡¿Qué sucede?! —exclamó ella, asustada.

—Ah, ya va siendo hora de despertar —afirmó Baku—. Les agradeceré completamente lo que han hecho por mí, de verdad.

—¡Algún día les regresaremos el favor! —Chocho exclamó—. ¡Lo prometo!

Todo fue desvaneciéndose en un color negro, las voces de los dos Yōkai se hacían más y más lejanas hasta que se convirtieron en nada y, entonces, Kanon abrió los ojos, mirando el techo de su habitación. Se levantó de golpe y miró todo, estaba en su cuarto, como si fuera una mañana cualquiera, quizá, solo un poco más tarde de lo normal.
Normalmente, al ver que era tarde, ella se levantaría de golpe y comenzaría a arreglarse de la manera más liosa y mala posible, pero ahora, simplemente se quedó sumergida en un mar de pensamientos y teorías que su mente iba creando de todo lo sucedido.
Un Yōkai soñando el pasado de Seiua…
Pero Seiua era un humano y está muerto.
¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Qué conexión tiene con la persona que tuvo ese sueño?
“Venganza” fue uno de los sentimientos que Baku describió cuando decía los sentimientos adheridos a aquel sueño, eso significaría porque querría despertar a Orochi, ¿estaría movido por la venganza? ¿Venganza a quién? ¿A los humanos? ¿A los Yōkai?
Pero, entonces recuerda, que en ese sueño también estaba adherido el sentimiento de “Tristeza”… ¿Por qué estaba triste? … ¿Quién rayos es esa persona?
__________________________________________________________

Bueno, eso sería todo por hoy :P sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 16)

Mensaje por Kanon Oda el Vie Ago 24, 2018 7:36 pm

Que gran equipo hacen esos dos .. xD la pareja perfecta .. que bueno que el problema de baku se pudo solucionar qie aventura se llevaron esos dos .. por otro lado poco a poco se desentraña el misterio.. a un que se crean n7evas dudas.. es decir .. como un muerto puede estar tratando de resucitar a orochi .... aaah cada vez se pone mas emocionante !! Espero conti

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.