Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 10
Hoy a las 1:37 pm por Runalan

» With You (Capítulo 5)
Hoy a las 2:07 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 4)
Vie Nov 09, 2018 5:16 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 9
Vie Nov 09, 2018 11:19 am por Runalan

» With You (Capítulo 3)
Jue Nov 08, 2018 12:40 am por Kanon Oda

» With You (Capítulo 2)
Lun Nov 05, 2018 8:15 pm por Kanon Oda

» El Odio de Amarte (Renovada) Capitulo 8
Lun Nov 05, 2018 9:52 am por Runalan

» With You (Capítulo 1)
Jue Nov 01, 2018 9:50 pm por Kanon Oda

» Nueva idea para fanfic~
Miér Oct 31, 2018 5:19 pm por Runalan

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 15)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 15)

Mensaje por Runalan el Jue Ago 23, 2018 3:06 pm

Capítulo 15
—Chocho y Baku—


Kanon estaba arreglándose para ir a dormir, en su habitación, completamente sola, ella había decidido algo. Tenía que ir al mundo de los sueños nuevamente, a como diera lugar. Necesitaba respuestas, ¿quién era Seiua? ¿Por qué había soñado con su pasado? ¿Quién era Baku? ¿Por qué se había corrompido? Y sobre todo, ¿quién pedía ayuda y por qué?
Seguramente sería algo difícil, ya que está completamente sola en esto, pero, fue a ella quien se le pidió ayuda. Quizá, era por algo, quizá ella tenía la manera de ayudar a Baku, o quizá era mera casualidad. Así, Kanon se acostó en su futón y se cubrió con las cobijas. Cerró los ojos y, poco a poco, fue entrando en el mundo de los sueños.
Ella se quedó dormida rápido, y nuevamente, abrió los ojos. No estaba en su habitación, no estaba en ningún lugar conocido. Estaba de pie, usando el mismo kimono habitual, no su pijama. Miró a todos lados, era un lugar completamente vacío, oscuro y denso, no era nada agradable, pero, era un sueño, por ello realmente no temía por su seguridad.

—¿Qué es este lugar? —se preguntó a sí misma, dando unos pasos para explorar la zona.

Todo era igual, el suelo era ligeramente morado, y a lo lejos, nada podía ser visto. Era densamente oscuro, tanto, que incluso se sentía como si algo saldría de ahí en cualquier momento, pero Kanon estaba completamente sola. O, al menos, eso creyó.

—¡Tú! —escuchó la voz de una niña llamar. Rápidamente, Kanon se dio media vuelta para verla, sorprendida—. ¡Eres la misma chica!

—¿Y-Yo?

—¡Disculpa que te asuste! —ella hizo una ligera reverencia—. Mi nombre es Chocho, me encargo de los sueños. Ahora mismo, estamos en el nexo, así que no temas, es un lugar seguro.

Chocho:

—Chocho… Ah… lo siento, mi nombre es Kanon —ella se presentó cordialmente—. Yo… ¿cómo llegué aquí?

—Te había pedido ayuda con anterioridad —afirmó Chocho. Ahora Kanon tenía una duda menos—. Ya que el sueño que corrompió a Baku llegó contigo.

—¿Baku? ¿Sueño…? —Kanon repasó rápidamente todo lo que Amanojaku les había contado antes, entonces, rápidamente dio con una respuesta—. ¡¿El sueño de Seiua corrompió a Baku?!

—Así es —Chocho afirmó—. El sueño de ese hombre corrompió a Baku. No sé si haya sido intencional o no… pero Baku, un Yōkai que se encarga de devorar las pesadillas de las personas, está comenzando a devorar incluso los sueños. A este paso, terminará por comerse todo.

Kanon apartó ligeramente la mirada. Un Yōkai que se corrompió por comer un mal sueño de una persona que…

—Pero Seiua está muerto —ella dijo—. ¿Cómo podría volver un sueño de una persona muerta?

—Los muertos no sueñan —explicó Chocho—. Juraría que el dueño de ese sueño está más que vivo.

Kanon llevó lentamente una mano a su cabeza, intentando procesar todo.
Hasta apenas ayer supo que Tsuika tenía un hermanastro; Seiua Hanatsuna. Hasta ayer supo que éste había conspirado contra el gobierno y ejecutado. Ayer mismo supo todo su pasado y como llegó a Sakurakyo. Y ahora, ¿se entera que sigue vivo?
¿Es… correcto que ella sepa todo esto?

—Baku no es una mala persona —Chocho dijo. Su tono de voz era ligeramente triste y culposo, parecía cargar con la culpa de lo que le había sucedido a su compañero—. Pero… realmente… hay que detenerlo.

Sinceramente, Kanon no terminaba de analizar todo lo que sucedía. Lo sucedido con Seiua, el sueño, todo, pero, sabía algo, y eso es que tenía que ayudar a Chocho y Baku, de lo contrario, todos los sueños se acabarían, ¿no? Pues el apetito de Baku está fuera de control.

—Tranquila —Kanon le sonrió—. Te ayudaré a detener a Baku.

Chocho sonrió con una gran emoción y una luz de esperanza en sus ojos se vio reflejada. Saber que alguien le ayudaría con este problema le hacía sentir más segura de sí, capaz de enfrentar a Baku si era necesario.

—¡AH, que sueño tan más delicioso!

Una voz aguda se escuchó desde la gran densa niebla púrpura del fondo. Chocho y Kanon rápidamente voltearon a ver, solo para ver como un ente se materializaba. Parecía como un oso hormiguero, de pequeño tamaño, piel morada y ojos amarillentos.

Spoiler:

Él no había visto a Kanon ni a Chocho, solo veía a su alrededor mientras la niebla entraba por su trompa. Estaba devorando los sueños desde el nexo, tal y como dijo Chocho. Ésta, asustada, pero a la vez preocupada por el bienestar de los sueños, solo pudo gritar:

—¡Baku, detente, por favor!

Baku rápidamente dejó de comer y miró a Chocho.

—¡Me las comeré a ustedes también!

Desde su trompa lanzó una espesa nube de humo igualmente púrpura. Antes de que impactara con ellas, Kanon cargó a Chocho y corrió intentando esquivarlo. No obstante, tropezó demasiado rápido.

—A-Ah, ¿por qué ahora…?

Ella maldijo internamente. De todos los momentos, ¿por qué sus piernas tenían que fallar justo ahora?
Chocho le miró con cierta sorpresa y preocupación.

—Kanon-chan…

A Baku no le interesaba eso ahora, solo quería comer, su estómago pedía más y más comida. Pesadillas, sueños, lo que sea era bueno. Sentía esa gran necesidad, esa gran necesidad desde que comió aquella pesadilla que disparó su hambre a parámetros que parecerían imposibles. Por lo que, a paso lento, se acercó a ellas, levantando su trompa.

—¡Sólo me las comeré ahora!

Tan pronto como dijo, intentó lanzar otra nube de humo hacia ellas. Kanon abrazó a Chocho, temiendo por la seguridad de ambas, pero, el impacto nunca llegó. Solo escuchó un gran golpe en el suelo y volteó a ver.

—No te comerás a nadie, idiota.

Era Jafar, que había aparecido de la nada y detenido la trompa de Baku con sus cuerdas. Debido al gran enredo de las mismas, Baku terminó cayendo al suelo, intentando zafarse de las mismas. Así mismo, Jafar rápidamente fue con Kanon y Chocho, ayudándolas a levantarse.

—¿Están bien? —preguntó genuinamente preocupado—. Poco más y creía que no llegaría.

—¿qué… haces tú aquí? —Kanon preguntó completamente sorprendida—. Este es el mundo de los sueños, ¿cómo… me encontraste?

—Ya dijo Amanojaku, para los Yōkai o personas conocedoras de la magia, es sencillo caminar por entre los sueños lúcidamente —explicó rápidamente—. Generalmente no lo hago, pero sabía que te meterías en un problema. Tienes una curiosidad inmensa, ibas a acudir al llamado de esa niña.

Kanon sonrió ligeramente; era verdad. Jafar la conocía bien incluso tras años sin verse. Cuando Jafar miró su sonrisa, apartó la mirada, ligeramente nervioso, sintiendo un movimiento irregular en su pecho que, aunque era incómodo… era lindo.
Chocho se comenzó a mover, preocupada.

—¡Ah, Baku se ha liberado! —tan pronto ella exclamó, Jafar y Kanon voltearon a ver a Baku que, tal y como dijo, se había liberado de las cuerdas que lo retenían.

—Ah… bien, bien, ¡me los comeré a los tres entonces!

Jafar rápidamente sacó sus cuchillos, poniéndose por enfrente de Kanon y Chocho. Era claro, no iba a reaccionar. Baku estaba completamente corrompido. Pero, tampoco podían matarlo. Él es esencial en el mundo de los sueños, él es el que devora todas las pesadillas y hace de los sueños un lugar ameno. Chocho lo sabe, Jafar lo sabe, todos lo saben.
Por eso venía preparado. Antes de dormir…

Antes de que Jafar durmiera, él ya sabía que Kanon sería lo suficientemente intrépida para ir al mundo de los sueños a ver que sucedía, para conseguir respuestas. Pasando por el pasillo exterior, él solamente caminó pensando en la manera en la que podría llegar hasta ella y ayudarla, para pelear contra Baku… alguien que se corrompió.
Jafar no tiene idea de cómo purificar a alguien o algo, no era su rama de poder, pero… desde luego la de alguien de aquí en la casa sí. Tuvo la mayor suerte del mundo, cuando venía por el mismo pasillo en dirección contraria: Tsuikasuigetsu.

—¡Tsuika! —llamó rápidamente, llamando la atención de Tsuika, quien se detuvo—. ¡Necesito pedirte algo!

—Claro, ¿qué sucede?

—Necesito que me digas… como purificar a alguien…

—¿Cómo…? —Tsuika le miró ligeramente sorprendido. Tanto lo directo que fue como lo que quería en sí—. Bueno, eso no es… algo sencillo. Necesitarías mucha práctica…

—Necesito purificar, rápido.

Era claro que Jafar estaba metiendo presión, y Tsuika lo notó. Estaba ligeramente nervioso por no saber cómo ayudarle y sabiendo que lo necesitaba. Por su mente buscó opciones, hasta que, finalmente, recordó algo.

—Un sello… no, espera, talismán.

—¿Talismán? —preguntó Jafar—. ¿Y dónde consigo ese talismán?

—Mira… no sé para que lo necesites, pero te ayudaré, ¿de acuerdo? —Tsuika dijo tranquilamente—. Ya que purificar algo no es nada malo, no creo que sea algún tipo de travesura. Mucho menos viniendo de ti.

Jafar asintió débilmente. Tsuika entonces de su hakama sacó un pequeño talismán de papel con un símbolo grabado en él. Jafar lo reconoció de inmediato, era de los Talismanes que Tsuika suele usar comúnmente para emplear su magia de protección y purificación.
Tsuika dijo unas cuantas palabras que Jafar no entendió y, entonces, el talismán brilló. Acto seguido, se lo ofreció a Jafar, quien lo tomó.

—Solo ponlo en un punto clave, ¿de acuerdo? —explicó con una ligera sonrisa.

—Eso… fue rápido.

—Lo sé —Tsuika rió ligeramente—. Confío en ti, por eso no me resulta problema alguno darte algo como eso.

Jafar miró por unos instantes el talismán. Con esto podría purificar a Baku.

—Gracias, Tsuika.

—No es nada.

Y Jafar se devolvió por el pasillo directo a su habitación, tenía que ir al mundo de los sueños lo más rápido que pudiera y alcanzar a Kanon, antes de que algo pudiera suceder.


Sí, así es como había llegado hasta aquí. En el momento, Jafar no pensó en el hecho de que el Talismán podría haberse quedado en el mundo real, incapaz de venir al mundo de los sueños con él. Pero cuando comenzó a soñar, el talismán pasó también al mundo de los sueños. La magia era sorprendente.
Ahora mismo, lo llevaba en su mano, pero, no sabía en qué momento sería clave para ponérselo a Baku, ni donde podría ponérselo.
Por unos momentos, se quedó pensando en ese pequeño detalle, después, miró de reojo a Kanon y Chocho. Quizá… si él entretenía a Baku y lograba aturdirlo o inmovilizarlo, Kanon sería capaz de ponerle el Talismán. Quizá… Gruñó a sus adentros. La idea de arriesgar a Kanon no le agradaba del todo, pero tampoco podría hacerlo todo él solo. Además, este lugar es el mundo de los sueños, no es como si algo grave le pudiera suceder, ¿verdad?

—Kanon —llamó Jafar—. Necesito pedirte un favor.

—¿Qué sucede?

—En cuanto te lo diga, ponle este talismán a Baku —se lo lanzó, Kanon lo agarró tan rápido como pudo, mirándolo con curiosidad—. Eso ayudará a que se purifique.

—C-Comprendo… Pero ¿cómo lo haré?

—Sólo pónselo… Si no funciona entonces veremos otra alternativa.

Kanon no tenía otra opción, agarró fuertemente el talismán contra su pecho, pensando en como hacer para ponérselo a Baku. Pensando en la señal y pensando en los riesgos, ¿si algo salía mal? ¿Qué tal si no lograba hacerlo? Las dudas comenzaron a llenar su cabeza, pero entonces, Jafar volteó a verla.

—Está bien, ¿de acuerdo? —dijo en un tono completamente calmado—. Te protegeré.

Kanon abrió los ojos de par en par en cuanto escuchó esas palabras. Las dudas se disiparon completamente y dio paso a una seguridad inusual que hizo que asintiera.

—¡De acuerdo!

Así, Jafar, con una ligera sonrisa, miró a Baku, preparando sus cuchillos.
Tenían que detenerlo a como diera lugar.
____________________________________________________
Bueno :3 eso sería todo por hoy. Espero que les guste. Sin más, me despido.


_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1733
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 15)

Mensaje por Kanon Oda el Jue Ago 23, 2018 5:36 pm

Aaah  que lindo kanon y jafar tiene buena quimica! Por otro lado chocho esta kawai!!! Y baku jamas lo imagine de esa forma tan adorable..  asi que el muerto no estava tan muerto ... tal vez luego que lo purifiquen el pueda ayudarlos a entender ese misterio!!!
Esta increible  tu fic me encanta.... espero conti

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.