Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Academia Winter (Capítulo 15)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Ayer a las 7:54 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -capitulo 11-
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:44 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 14)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Jue Jun 20, 2019 7:06 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 13)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Lun Jun 17, 2019 9:05 pm por Kanon Oda

» Academia Winter (Capítulo 12)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Sáb Jun 15, 2019 6:26 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 9-
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Jue Jun 13, 2019 9:47 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 11)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Miér Jun 12, 2019 11:40 pm por Kanon Oda

» Reinos en Guerra -Capitulo 8-
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Lun Jun 10, 2019 7:31 pm por Runalan

» Academia Winter (Capítulo 10)
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Icon_minitime1Dom Jun 09, 2019 9:04 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Kanon Oda

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 44 usuarios en línea en la fecha Dom Ago 30, 2015 5:44 pm
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Foro-l10
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Junio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 9)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Empty Byodo no Monogatari (Capítulo 9)

Mensaje por Runalan el Dom Ago 12, 2018 3:45 pm

Capítulo 9
—Problemas de Yōkai—


Shuten Dōji, uno de los Yōkai más temidos de todo Japón. Se sabe que es sumamente poderoso y que posee muchos esbirros bajo su mando. Uno de los más famosos es Ibaraki Dōji, tan fuerte como él y, sobre todo, su más leal lacayo y amigo, ansioso por poder algún día tener un enfrentamiento con Shuten Dōji, ya sea ganando y perdiendo, solo quiere sentir la emoción de una gran batalla.
Sin embargo, el gran y poderoso Shuten Dōji cayó en depresión tras ser rechazado por la bruja del bosque, Momiji, quien afirmó estar enamorada de Shiken Dōji, el enemigo de Shuten Dōji, una divinidad que, además, ya tiene pareja y un hijo. Por lo tanto, este problema tenía un gran nudo, ¿por qué se había enamorado Momiji? ¿Por qué precisamente de él?
Pasó toda la noche y se vieron obligados a descansar antes de ir a ver a Shuten Dōji, además de avisar en Sakurakyo que Kanon y Tsuika estaban a salvo. Kanon también descansó lo suficiente para que sus piernas recobraran fuerza y pudiera moverse libremente sin necesidad de ser cargada por Jafar. Así, el día llegó y con ello, el gran confrontamiento. Ibaraki Dōji los guió hasta donde supuestamente, Shuten Dōji se encontraba. Jafar y Kanon en sí, no tenían por qué ir, pero Kanon decía que era mejor asegurarse que Tsuika no intentara apuñalar a alguien, puesto que estaba que echaba humo del enojo y eso ponía de nervios a todos, especialmente a Enmei.
La parte del bosque a donde Ibaraki Dōji les había llevado era inusualmente silenciosa, por eso todos se pusieron en guardia. Incluso Ibaraki Dōji parecía tenso con el asunto, pero, él afirmó que en este lugar estaba su gran amigo. En el silencio del bosque, aparte del viento soplar y las hojas de los árboles moverse desde las ramas o incluso desde el suelo, donde todos respiraban lo más silencioso posible, hubo algunas voces que acapararon la atención de todos. Unas voces agudas y malvadas.

—Si Shuten Dōji de verdad está tan triste como dicen, será un blanco fácil —dijo una de las voces. Claramente, se notaba que era un duendecillo—. Si nos deshacemos de él, entonces seremos reconocidos como los que acabaron con uno de los más temibles Yōkai de Japón.

—¡Es una gran idea! —exclamó su acompañante, un duendecillo también—. ¡Debemos aprovechar el momento!

Todos se quedaron en silencio al escuchar tales planes tan inmundos de unos duendecillos. Ibaraki Dōji entonces, sin decir ni una sola palabra, caminó hacia los arbustos donde esas voces salían y entonces, los descubrió. Dejó ver a los dos duendecillos que hablaban despreocupadamente, y comenzaron a temblar con tan solo ver a Ibaraki Dōji.

—¡E-Es…!

—¡¡IBARAKI DŌJI!!

—¿Qué cosas estaban planeando con mi amigo? —él preguntó, pero era claro que solo lo hizo para intimidar.

Sin darles un momento para responder, una energía morada emanó y, desde el suelo, una gran mano del mismo color salió, llevándose consigo a los duendecillos. Jafar, Kanon y Tsuika no dijeron nada, y solo se sorprendieron de la facilidad con la que se deshizo de ellos.

—Él es… un Yōkai realmente fuerte —comentó Kanon, a lo que Jafar asintió.

—Así es… no por nada son muy conocidos, ¿sabes?

—Uhm… tiene sentido.

Ibaraki Dōji se veía molesto, realmente molesto, de solo pensar que su amigo está siendo el blanco de demonios pequeños como éstos, que quieren aprovecharse de él y acabarlo, ¡de solo pensar eso su sangre comienza a hervir!

—Ibaraki Dōji —llamó Tsuika llamando la atención del demonio—. Está bien, ¿de acuerdo? Encontremos a Shuten Dōji y asegurémonos de que nadie podrá tocarlo.

Ibaraki Dōji le miró con una ligera sorpresa, ver a un humano preocuparse por un Yōkai era inusual, así, involuntariamente, en su rostro también se formó una débil sonrisa llena de calma y asintió.

—Desde luego.

Y Enmei solo resopló.
Siguieron su camino, y se encontraron a varios duendecillos en el camino. Si Ibaraki Dōji no se deshacía de ellos, lo hacía Jafar o Enmei, pero, generalmente, no dejaban ni uno solo. Siguieron su camino, hasta que encontraron a Shuten Dōji, que estaba tirado en el suelo recargado en un árbol. A su lado, varias botellas de sake y el mismo tirado por todos lados. Estaba con un brazo sobre su rodilla, con la cabeza agachada. Realmente un panorama patético, pero nadie se atrevió a decirlo. Solamente, Ibaraki Dōji fue con él.

—¡Mi amigo! —exclamó—. ¡¿cómo es que has llegado a este estado?! ¡A este patético estado!

—¡Deja de joder, Ibaraki! —reclamó Shuten Dōji, por su tono, se notaba claramente que estaba borracho—. ¡Yo puedo estar como me dé la regalada gana!

Shuten Dōji:
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Tumblr_ongwa7Vne91tplsbvo6_r1_1280

--Realmente no se le ven ganas de hablar –dijo Kanon—. De hecho, Ibaraki Dōji tiene razón… ¿cómo llegó a este estado?

—Se nota los problemas de amoríos… —respondió Jafar—. No creí que fuera algo que golpeara tan duro.

—Bueno… yo no me pongo así cuando me rechazan —explicó Kanon rápidamente—. Quiero decir, si, duele, pero… llegar a tal punto de decaerte tanto…

—¿A ti te han rechazado? —Jafar arqueó una ceja al momento de voltear a verla. Kanon se sonrojó de solo recordar eso, y de tener que explicárselo a Jafar, así que, simplemente, movió la mano.

—De esas veces, de esas veces…

—¡Mi amigo! ¡Estoy dispuesto a hacer que olvides a esa Momiji! —exclamó rápidamente Ibaraki Dōji, interrumpiendo a los dos tortolos—. ¡Por eso, es que he traído a la persona de la que Momiji está enamorada!

Eso fue el factor clave para hacer que Shuten Dōji alzara la cabeza y mirara a su alrededor. Primero miró a Ibaraki Dōji, luego a Kanon, a Jafar, a Tsuika y, finalmente, a Enmei, donde su mirada se quedó fija mientras su ceño se fruncía y se levantaba. Era obvio, estaba enfurecido.

—¡Tú, maldito! —Shuten Dōji reclamó rápidamente, su calabaza se preparaba para atacar—. ¡¿Cómo te atreves a enamorar a Momiji?!

—Yo no la he enamorado —Enmei declaró serenamente, aun cuando estaba siendo amenazado—. Porque ya tengo pareja.

—¿Q-Qué? —Shuten Dōji pareció calmarse, pero aún se mantenía en guardia—. ¡¿Estás diciendo que aún incluso teniendo pareja te atreviste a enamorarla?! ¡¡BASTARDO!!

Y negándose a escuchar más, la calabaza de Shuten Dōji lanzó proyectiles directos al grupo de Enmei. Jafar rápidamente cargó a Kanon y esquivó los ataques, mientras que Enmei y Tsuika los esquivaron por su lado. Definitivamente, Shuten Dōji solo escuchaba lo que quería escuchar, cegado por una ira incomprensible, solo atacaba a Enmei, quien únicamente se limitaba a evitar esos ataques lanzados al azar. Shuten Dōji ni siquiera se estaba molestando en apuntar. Tanto así, que incluso casi golpea a Ibaraki Dōji con uno de esos proyectiles.
Eso era malo, muy malo. Si seguía así, el bosque se vería gravemente afectado, un proyectil podría desviarse, o de verdad podría lastimar a alguien por un malentendido como este.

—Este tipo está enojado —Jafar repasó lo obvio—. No piensa con claridad, ni siquiera algo tan obvio como que Enmei no coquetearía con alguien teniendo ya pareja…

—Pero no escuchará —Kanon le dijo—. Estando en este estado, acercarse a él sería un total suicidio.

—Así es —Jafar le dio la razón—. Necesitamos tranquilizarlo.

Tranquilizarlo… Pero, ¿cómo?
Tsuika suspiró y se detuvo por debajo de un árbol, entonces, poniendo una mano en su pecho, suavemente, comenzó a cantar.

”Eres el resplandeciente color de la vida,
Destinado a buscar un lugar donde persistir,
En medio del tiempo, tus colores nunca cambian”.


Shuten Dōji dejó de atacar a lo bestia, y su mirada se centró en Tsuika, quien continuaba entonando una canción. Su voz no parecía ni siquiera provenir de él, era como si un sonido angelical proviniera del cielo. El bosque incluso llegó a aclararse, algunas partículas de nieve flotaron por el aire, era el panorama de ensueño de un ángel recitando una canción.

”Lleno de paz, lleno de amor,
Todo se disuelve a tu alrededor.
Ignora el mal, ignora el pesar,
Sueña despierto”.


Eventualmente, Shuten Dōji bajó las armas, bajando la mirada también. Una sensación indescriptible pasó por su cuerpo. ¿A dónde fue toda la ira acumulada? ¿Por qué de la nada se siente el ser más débil de todo el mundo? Él, un poderoso Yōkai que sería capaz de tomar todo Japón, ¿por qué ha cedido solo con un mísero canto de un desconocido humano? Un canto tan angelical, tan inusual.
Todos miraron a Tsuika, atentos al panorama que su voz había creado, y, cuando terminó de cantar, la luz nacida de su voz, las partículas de nieve danzando en el aire y todo lo demás, desapareció. Pero, el sentimiento de paz y calma permanecía.

—¿Qué sucedió? —preguntó Jafar.

—Tsuika… —Kanon sonrió débilmente—. Su voz puede calmar incluso a la criatura más enfurecida.

—Espero que ahora que estás en tu sano juicio, puedas ser capaz de escuchar mi testimonio —habló Enmei, provocando que Shuten Dōji, con el ceño fruncido, volteara a verlo. Pero Enmei lo sabía, por más enojado que estuviera, Shuten Dōji no se vería capaz de atacar, ese es el efecto de la voz de Tsuika—. ¿O te rehusarás aún?

—Si me rehusó y ataco, ¿él volverá a cantar? —preguntó el Yōkai.

Enmei miró de reojo a Tsuika. Recargado en un árbol, con la mirada baja. Enmei lo sabía… una habilidad tan potente y útil como esa conlleva una gran pérdida de energía. Tsuika antes lidiaba mejor con eso, pero últimamente, se está haciendo algo muy imposible para él, a tal punto que tiene miedo incluso de cantar canciones normales, sin necesidad de poner su magia para traer la paz. Cantar de nuevo, podría tener graves consecuencias para Tsuika, por lo tanto, no se podía dar el lujo de que Shuten Dōji se volviera a molestar.
Así, Enmei simplemente evitó la pregunta, yendo al grano.

—Te lo dije antes; yo no enamoré a Momiji, ni siquiera la conozco —habló Enmei—. Tengo a mi pareja, tengo a mi hijo, ¿por qué arriesgarme a perder a mi hermosa familia solo por coquetear con una Yōkai?

—Suponiendo que te creo… ¿cómo explicas que Momiji se haya enamorado de ti?

—Sinceramente, ni siquiera yo tengo esa respuesta —afirmó Enmei—. Como te dije, ni siquiera la conozco.

Alguien que no conoces se enamoró de ti, ¿por qué? ¿Será que alguien le habló a Momiji sobre Enmei? Aunque eso no es suficiente para enamorarse de esa manera. Jafar analizó el asunto, bajando a Kanon al suelo, ahora que estaba todo en paz. Analizando, llegó a los recuerdos de anoche, con el Enenra.
“Alguien está liberando a quien sea que emite esa aura”. Fue lo que dijo Enmei.
El aura de Orochi, ¿qué planea? ¿Quién es? ¿Tendrá algo que ver con esto?
Jafar miró a los dos Yōkai dialogando. Ponerlos en contra, sería más fácil deshacerse de los enemigos… entonces, si pone en contra a estos dos, se matan entre sí, usando como excusa a Momiji y su amor por alguien que no conoce… ¿Será que alguien se hizo pasar por Enmei? Para ponerlos en contra, para deshacerse de principales obstáculos y poder llevar a cabo su gran plan… Ahora todo tenía sentido.
_________________________________________________________

Y bueno, eso sería todo por hoy :P Espero que les guste y no les parezca aburrido xD Sin más, me despido!

_________________________
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Firmaw11
Runalan
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1800
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Empty Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 9)

Mensaje por Kanon Oda el Lun Ago 13, 2018 5:11 pm

Pobre Enmei esta en serios problemas si no lo agreden aquellos que lo odian le pegan en su casa xD que bueno que el lindo de sagiri no esta para precensiar todo lo sucedido xD a un qie seguro el seria quien lo defienda de esa mirada asesina que le manda tsuika ... aah esta genial tu fic no me canso de decirlo ... por otro lado que tierno que jafar protega tanto a kanon .. y que se de cuenta de las intenciones del enemigo es tipico de el .. yq qyiero saber quien es esa momiji que causa tanta estrabos en todos

_________________________
Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Akiza_10

Byodo no Monogatari (Capítulo 9) Akiru10
Kanon Oda
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1197
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.