Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Runalan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 4)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 4)

Mensaje por Runalan el Lun Ago 06, 2018 3:50 pm

Capítulo 4
—Viejos recuerdos—


La noche de este día fue tranquila, increíblemente tranquila. Kanon se retiró agradeciendo a todos por el hermoso trato que se le había dado, prometiendo venir el día de mañana y esforzarse el doble que hoy. Claro, todos creían sus palabras, pues era una chica que obtenía cariño fácilmente. Por eso no era difícil para ella hacer nuevas amistades o incluso mantener las que ya tenía en Sakurakyo.
Todos se habían preparado para irse a dormir. Pero aún estaba alguno que otro despierto y merodeando por la casa viendo que hacer, pues la noche era joven y era un fin de semana digno de desvelar. Pero ese no era el caso de Tsuika, que en su habitación solo con una vela encendida, cepillaba su cabello para finalmente dormir. En el futón, estaba Enmei, quien acariciaba el cabello de Sagiri, que ya había caído en los brazos del sueño, y estaba dormido abrazando su peluche de león.

—¿Por qué has decidido quedarte ahora un tiempo? —Tsuika preguntó. No miró a Enmei en ningún momento, solo se mantenía mirándose en el espejo y cepillándose. Enmei cerró los ojos, meditando por unos momentos—. Generalmente solo vienes los fines de semana, según tú, porque no quieres traer los problemas aquí.

—Exactamente por eso —afirmó Enmei abriendo los ojos—. Sabes que los problemas para mí son lo mínimo. Simplemente, no quiero que Sagiri sea testigo de los problemas de su descuidado padre.

Tsuika ahora volteó a verlo.

—Oh… que considerado —sonrió débilmente, más que una sonrisa cálida de las que solía mostrar, parecía ser una más juguetona—. ¿No quieres que Sagiri crezca viendo violencia? Me sorprende de ti, siendo que es a lo primero que recurres siempre. Pero esa no era mi pregunta. Dime, Enmei, ¿Por qué ahora decidiste eso tan de repente?

Sabiendo que no pudo evitar el tema inicial, aquella pregunta que su pareja dijo, Enmei suspiró en derrota. Se sentó en el futón, sin mirar a Tsuika.

—Parece que en Kyoto ha comenzado a emanar una fuerza… extraña —explicó serenamente. Tsuika le miró con sorpresa, pero eventualmente puso una expresión más serena y atenta—. Si es lo que creo que… podría llegar a ser, este lugar corre peligro.

—¿Ahora dirás que quieres salvar a los humanos de Kyoto? —preguntó Tsuika, ahora más sorprendido que serio—. Eso…

—No me malinterpretes —interrumpió rápidamente Enmei—. Solo estoy aquí para sacarte a ti y a Sagiri de ser necesario. No tengo ni el mínimo interés de proteger a los humanos.

—Ah, creía que ya habías pasado de página con ese tema…

—Los tolero, más no significa que los vaya a proteger —afirmó Enmei. Cerró los ojos y se volvió a acostar en el futón junto con Sagiri. Su decisión era clara, no iba a flaquear.

—¿Incluso si eso ponga en peligro el lugar en donde tu hijo se está criando?

—No me darás en mi punto débil, Suigetsu.

—Vamos… sabes que nuestro hijo AMA kyoto… y a la gente del lugar —Tsuika sonrió con una ligera malicia—. Y a mí tampoco me gustaría que todos murieran…

Enmei finalmente resopló y abrió los ojos:

—¡Bien, diablos! ¡Me aseguraré de identificar de donde emana esa fuerza y me haré cargo! —exclamó fuerte. Lo suficientemente fuerte para despertar a Sagiri, quien había comenzado a sollozar—. A-Ah, demonios… S-Sagiri, no llores…

Había cargado de vuelta a Sagiri y había comenzado a mecerlo para volverlo a dormir. Tsuika, al ver la escena, soltó una ligera risilla. Pero entonces, volvió a caer en el tema de antes. ¿Una fuerza extraña que comienza a salir en Kyoto? Algo que ni siquiera Enmei parece conocer claramente… O quizá si lo hace, pero no quiere decir. Siempre ha sido así, para evitar que Tsuika se preocupe, tiende a ocultar cosas. Soltó un ligero suspiro. Por ahora, está mejor pasar el mayor tiempo posible con él, con su hijo… aprovechando que estará aquí un tiempo, claro.
La noche pasó en un abrir y cerrar de ojos, literal, para aquellos que cayeron dormidos tan de repente. Kanon, nuevamente, fue a Sakurakyo, encontrándose con varias personas y Yokai en el camino que parecían necesitar ayuda. Su corazón hecho de caramelo no le permitió pasar por alto esos pequeños problemas; desde el kamaitachi que no podía ponerse de acuerdo sobre que comida comprar, hasta el anciano que tenía problemas con un Hahakigami (espíritu escoba) que no quería trabajar. Pero, finalmente, aunque un poco tarde, llegó a Sakurakyo. Cuando entró, se sorprendió de ver que todo estaba inusualmente silente.
Entró al recibidor, mirando a su alrededor. Solo vio al pequeño Sagiri pasar junto a Hatsuharu.

—¡Ah, ustedes! —ella llamó rápidamente, por lo que ambos voltearon a verlo—. ¿Saben dónde están todos? No he visto a nadie…

—Ah, estaban con los mercaderes en el patio de atrás —contestó un tranquilo Hatsuharu—. Como volvieron de su viaje, trajeron muchas cosas.

Sagiri asintió rápidamente, mostrando un peluche de borrego.

—¡Sr. Borrego ahora le hará compañía a Sr. León! —exclamó con toda la felicidad del mundo.

—Eh, a ti siempre te compran cosas buenas —Hatsuharu le comentó mientras se iba junto a él, dejando a Kanon en el recibidor.

Los mercaderes. Los mercaderes. ¡¡LOS MERCADERES!!
Involuntariamente, Kanon se movió, corriendo tan rápido como sus piernas le permitían hacia el patio exterior. Técnicamente, estaba prohibido correr en los pasillos (o volar, para aquellos que podían hacerlo. ESPECIALMENTE Hatsuharu), pero ahora, eso le importaba un comino. Llegó, entonces, al patio trasero. Muchos de los inquilinos del lugar estaban reunidos ahí, mirando lo que los dos Yokai mercaderes tenían para ofrecer a un modico precio (descuento del 20% por ser de Sakurakyo, 50% si eras Hyouya o Shiken Dōji, por eso Sagiri presumía su peluche). Pero la mirada de Kanon no se dirigió a los objetos, sino a los mercaderes en sí.
Sinbad, el yokai de cabello púrpura, y a su lado, Jafar, el yokai que sigue al primero, protegiéndolo de su propia estupidez. La mente de Kanon se quedó en blanco, solo teniendo la figura de Jafar en la mira. Todos los demás, es como si hubieran desaparecido. Tan inmersa estaba en sus pensamientos, que emitió un grito y un sobresalto cuando alguien tocó su hombro. Incluso la persona que la tocó saltó del susto.

—¿K-Kanon? ¿Q-Qué pasa? —preguntó Tsuika, alejando su mano de ella.

—¡Y-Yo, nada! —ella exclamó altamente nerviosa—. L-Lo siento, estaba viendo a los mercaderes.

—Ah… claro —Tsuika repasó por unos instantes—. Jafar… Sinbad… ¿Quieres acercarte a saludarlos?

—¿E-Estaría bien eso? —preguntó Kanon, ahora ligeramente sonrojada. El hecho de hablar con Jafar hacía que su corazón se acelerara. Pero, ¿por qué se sentía así? Solo era un Yokai con el que había hablado cuando niña. Por qué tenía ese impacto en ella era sorprendente—. No quisiera molestarlo.

Tsuika sonrió y le dio un ligero empujoncito hacia los mercaderes.

—¡Seguro que no molestarás! ¡Anda, anda!

Y entre ligeros empujones, Tsuika llevó a Kanon hasta los mercaderes, donde se quedó paralizada sin saber que decir. ¿Cómo saludar? Ahora, Kanon lo había olvidado. Su corazón pareció ir más rápido de lo que ya iba cuando Jafar volteó a verlos.

—¿Tsuika? —llamó él—. ¿Y…?

—Jafar, ¿recuerdas a la pequeña Kanon? —preguntó un sonriente Tsuika—. ¡Aquí la tienes!

Kanon estaba que deseaba que se la tragara la tierra, mientras que Jafar, ligeramente sorprendido, la miró de arriba abajo, analizándola.
La niña de ese entonces…
Creció.
____________________________________________________________

Y eso es todo por hoy :'3 lamento que sea corto y aburrido, pero hoy entré a la prepa de nuevo y psss, mi tiempo se consume, además de que no dormí anoche xD, pero intentaré que no estén tan cortos siempre. Prometo que se pondrá más interesante >3 Por ahora, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 4)

Mensaje por Kanon Oda el Lun Ago 06, 2018 9:36 pm

wwwaaaaaaaa!!! esta increíble!, me encanto, ese Enmei es un hermoso papa cuidando asi a sagiri! es tan kawai y la forma en que el tsuika conversan es tan como una pareja casada, tan ... lindos!! *-* son una tierna familia seguro kanon muere de envidia pero de la buena y de amor seguro... pero por jafar 7u7 aaah ya quiero ver que pasa ...>w< también esta lo que menciono Enmei del peligro que asecha kioto asi que aaah tu fic esta cargado de cosas increíbles! espero la conti

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.