Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Love story capítulo 4
Hoy a las 6:28 pm por Runalan

» With You (Capítulo final)
Lun Dic 10, 2018 7:35 pm por Kanon Oda

» Love Story capitulo 3
Lun Dic 10, 2018 12:06 am por Runalan

» Love Story capitulo 2
Vie Dic 07, 2018 10:07 pm por Runalan

» With You (Capítulo 15)
Vie Dic 07, 2018 7:28 pm por Kanon Oda

» With You (Capítulo 14)
Miér Dic 05, 2018 7:49 pm por Kanon Oda

» Love Story - Capitulo 1
Miér Dic 05, 2018 1:40 pm por Runalan

» Nueva idea de resiclaje -w-
Mar Dic 04, 2018 8:59 pm por Runalan

» With You (Capítulo 13)
Lun Dic 03, 2018 6:53 pm por Kanon Oda

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Dom Ago 30, 2015 5:44 pm.
¿Qué hora es?
Contador Visitas
contador de visitas
Contador de visitas
Banner del Foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


Byodo no Monogatari (Capítulo 2)

Ir abajo

Byodo no Monogatari (Capítulo 2)

Mensaje por Runalan el Sáb Ago 04, 2018 2:35 pm

Capítulo 2
—Habitantes de Sakurakyo—

Cuando Hyouya entró a la habitación, Ubume se levantó haciendo una reverencia y salió, para dejar hablar el tema que les concernía a ellos. Ella, a su modo, se encontraba feliz de haber visto a una ya adulta Kanon. Entonces, Hyouya tomó asiento en el almohadón que estaba frente a Kanon. Tsuika se sentó en medio de ambos, por un lado, atento a lo que el zorro tenía que decir.

—Debo confesar que me es una grata sorpresa verte de nuevo, Kanon —dijo él. Sonrió por detrás de su refinada máscara—. No creía que alguien volvería para buscar trabajo. Generalmente todos se van, intentando deshacerse de sus tristes recuerdos de infancia.

—¡Para mí no es para nada, un triste recuerdo de infancia! —ella soltó con toda su energía, inflando las mejillas en un débil puchero—. Este lugar cautivó mi corazón, por eso, quiero volver y trabajar aquí de nuevo.

—Oh… ¿si te dijera que la paga es mala? —preguntó el zorro serenamente.

—No importa —contestó Kanon rápidamente—. Yo solo quiero trabajar aquí… Quiero ser… como aquellos adultos que cuidaron de mi cuando yo era niña… Que me cuidaron día tras día, noche tras noche, sin importar si los llegara a tratar mal, sin importar si me negaba a hablar con ellos… Existen situaciones difíciles en este mundo, y quiero ayudar a esos pobres niños a afrontarlas, tal y como me ayudaron a mí. Por eso, por eso… solo por eso… quiero ser una más trabajando en este lugar. Quiero ser esa persona a la que los niños recuerden con cariño en el futuro, quiero saber… que pude ayudarlos.

Su voz había ido disminuyendo poco a poco sin que se percatara. Sus ánimos eran grandes, su deseo en sí era noble, y Hyouya lo sabía. Tenía un buen motivo para querer regresar. Ayudar a los demás como te ayudaron a ti.
Hyouya jugó un poco con su abanico de mano, y miró a Tsuika, preguntando:

—¿Tú qué opinas, Tsui-chan?

Tsuika dio un ligero respingo, pareciendo tímido.

—Bueno… si ella realmente quiere, no veo porque no contratarla —comentó él—. Además, desde que Fumiko se fue junto con su grupo, ha sido un poco más complicado cuidar a los niños pequeños.

—Oh, cierto, Fumiko… —Hyouya pareció molesto por un par de segundos, pero, eventualmente, esto se esfumó al momento que una sonrisa volvió a formarse entre sus labios—. Supongo que no hay porque dudar. Si realmente quieres, entonces estás contratada, Kanon.

—¡¿De verdad?! —ella le faltaba poco para explotar de la alegría. Incluso sus ojos brillaban con una gran emoción—. ¡Muchas gracias, de verdad, Hyouya-sama!

—No es nada, no es nada. No necesitas agradecerme —él entonces se volvió a levantar, pero no dejaba de mirar a la chica—. Comenzarás mañana, ¿de acuerdo? Por ahora, sería bueno que Tsuika te dé un recorrido. Muchas cosas han cambiado desde que te fuiste.

Kanon asintió:

—Sí, ¡Muchas gracias!

Hyouya sonrió una última vez, y entonces se marchó, dejando a Tsuika y a Kanon solos. Kanon, inmediatamente, se levantó y miró a Tsuika con una cara de emoción indescriptible. El albino, tímido, no supo que decir, aun cuando sabía a qué venía esa expresión.
Tsuika entonces le daría un recorrido por la gran casona Sakurakyo, primero le explicó, que los lugares que ella conocía aún seguían intactos, como su habitación, la cual actualmente estaba ocupada de nuevo por alguien más. La cocina se había agrandado, al igual que el comedor. La sala principal era igual que antes, el jardín estaba más amplio, incluso tenía ahora un pequeño estanque y un caminito de piedras que llevaba a un pequeño altar. Incluso ahora hasta había un Dōjō para aquellos que gustaban de entrenar con la espada. Pero su recorrido los llevó a la cocina, donde alguien ya estaba encargándose de preparar la comida.

—¡Saiko-chan! —exclamó rápidamente Tsuika, llamando la atención de la chica que cocinaba, quien volteó rápidamente a verlos.

—Oh, Tsuika… ¿Kanon? Ha pasado tiempo.

Saiko:

Saiko era una humana que murió cuando su restaurante fue asaltado. Ella soñaba con ser una gran cocinera reconocida por todos, pero lamentablemente, no se cumplió. Sin embargo, parte de su sueño se vio cumplido cuando comenzó a trabajar aquí, ¡todos reconocían su comida! Y aunque su expresión diga otra cosa, ¡ella siempre está feliz!
Kanon le sonrió amablemente.

—¡Si! —exclamó—. Trabajaré aquí a partir de mañana.

—Oh, en ese caso, mañana cocinaré todo un banquete para ti —ella dijo tranquilamente, y aunque su tono era oscuro y lúgubre, lo decía con toda la bondad del mundo—. Te haremos toda una fiesta de bienvenida.

—¡Eso suena bien! —Tsuika exclamó ahora—. Necesitaré avisarles a todos que mañana le haremos una gran bienvenida a Kanon. Sí, sí, me encargaré de eso.

—Aww, muchas gracias a ustedes —Kanon se apenó, ligeramente sonrojada, sonrió alegremente—. ¡De verdad son muy considerados!

Ambos siguieron su camino despidiéndose de Saiko.
Caminaron por entre los pasillos en calma. Tsuika iba explicándole cómo funcionaban las cosas ahora. Desde que los humanos y los Yokai comenzaron a tener buena relación y convivir mutuamente, algunos Yokai se quedaban en esta casa como si fuera algún tipo de departamentos en renta. Igualmente, algunos humanos, no muchos, se quedaban aquí. Generalmente, la mayoría de los que se quedaban aquí eran muy débiles, por eso necesitaban protección y un lugar donde hospedarse sin ser molestados.
Desde pequeños Tsukumogami (espíritus de objetos), fantasmas como Saiko o Zashiki, duendes o incluso algunos animales como Tanukis o Nekomatas buscaban hospedaje en este lugar. Algunos humanos como trabajadores y demás, también se quedaban. Por eso, ya no solo era un lugar para hospedar niños huérfanos, sino, también un lugar para hospedar a todo aquel que lo necesitase.
Conforme fueron caminando, una pelota de tela llegó a los pies de Kanon por el suelo. Ella la miró y la levantó, observándola detenidamente. Se le hacía familiar. Cuando Tsuika la miró, sonrió:

—Ah, es de Zashiki.

—¡¿Zashiki?! —miró sorprendida a Tsuika—. Oh, claro, ¡recuerdo esta pelota!

—¿Kanon? —una voz ajena a la de ambos le llamó. Era una pequeña niña. Su cabello era castaño y corto, como si fuera un pequeño tazón. Sus ojos apagados, pero a la vez tan vivos, y vestía un hermoso kimono rosa, que iba adornado con flores y demás—. Has crecido mucho.

Zashiki:

—Oh, Zashiki —Kanon se agachó para quedar a su altura, ofreciéndole la pelota—. ¡Ha pasado mucho tiempo! Qué alegría verte de nuevo.

Zashiki tomó la pelota y asintió con una débil sonrisa.

—Sí —parecía en cierto modo, tímida, pero con mucha alegría—. ¿Te volverás a quedar?

—Algo así —afirmó Kanon—. Trabajaré aquí de ahora en adelante.

—Oh, por cierto, Zashiki-chan —Tsuika interrumpió—. Mañana le haremos un banquete de bienvenida a Kanon, ¿podrías ir corriendo la voz?

Zashiki volvió a asentir ligeramente.

—Sí —dijo tranquilamente—. Yo me encargaré de eso.

—Anda, ve a jugar con los demás —Tsuika le acarició la cabeza—. Saiko ya está preparando la comida de hoy.

Zashiki volvió a asentir ligeramente, y entonces, corriendo como toda niña pequeña de su edad, salió corriendo con su pelota en manos. Antes de que tuviera oportunidad de dar vuelta al pasillo, desapareció como si no fuera más que un espejismo a lo lejos. Eso no extrañó a nadie, pues este lugar estaba repleto de seres así. Fantasmas.

—Ah, que los Yokai sigan igual me hace sentir un poco mal —Kanon afirmó. Aunque parecía deprimida por el asunto de la edad, no era como si le importara mucho en realidad—. Por cierto, tú sigues igual también. ¿No será…? ¡¿Qué también eres un Yokai, Tsuika-chan?!

—¿Q-Qué? ¡No! —rápidamente se defendió—. Q-Quiero decir, sé que ya cruzo por los 30 años, pero… tampoco tendría porque verme viejo, ¿o sí?

—Bueno, sigues pareciendo de 16 años… te ves incluso más joven que yo —Kanon le repasó de arriba abajo, como si lo analizara detenidamente, con una mano en su mentón y con los ojos entrecerrados. Tsuika no supo que decir en el momento, y cuando estuvo a punto de emitir una palabra, Kanon chilló, asustando al albino—. ¡¿Será que encontraste la fuente de la eterna juventud?!

—N-No… ni siquiera estoy seguro que algo así exista…

—¿Comiste carne de sirena como Yaobikuni?

—¡No! —Tsuika negó continuas veces—. ¡No he hecho nada, Kanon!

—Jo… pues te conservas muy bien.

—¿Verdad que sí?

Nuevamente, una ajena voz les interrumpió, esta vez, era un hombre de edad adulta. Cuando ambos voltearon a ver, se pudieron encontrar con el guardián del lugar; Hisamaru Arisugawa. Un humano que podía darle una gran batalla a un Yokai tan fuerte incluso como Shuten Dōji, o al menos, eso se decía.
De cabellera castaña y alborotada, ahora mismo solo vestía su ropa casual. A un lado de él, iba caminando un niño pequeño de cabello negro y ojos celestes, Sagiri, el hijo de Tsuika.

Hisamaru:

—¡Hisamaru-san! —exclamó una sorprendida Kanon—. ¡Usted sí que ha cambiado!

—¿Me vas a decir que me veo más viejo? —preguntó cruzándose de brazos.

—N-No, es que se ve diferente… —ella dijo, luego, su mirada se posó en el pequeño niño que iba a su lado—. ¿Él es…?

El niño sonrió de oreja a oreja y dio un paso hacia adelante. Si bien, era extremadamente pequeño como todo niño de 6 años, ya parecía tener su propio carácter.

—¡Yo soy Sagiri! —exclamó—. ¡Hanatsuna Senjū! … ¿O era Senjū Hanatsuna?

—Eh… … eh…. ¡¡EH!! —Kanon exclamó varias veces sin podérsela creer. Miró a Sagiri, luego a Tsuika, a Sagiri, a Tsuika, a Sagiri y nuevamente a Tsuika—. ¡¿É-Él es…?!

—Sí, es mi hijo —afirmó con una débil sonrisa. Después, cargó a Sagiri—. Ya lo habíamos hablado, Sagiri, solo Hanatsuna está bien.

Le picó la nariz. Sagiri se limpió la misma haciendo muecas curiosas que causaban diabetes.

—Pero también me gusta el apellido de papá…

—Pero luego tu nombre quedará largo…

—¡No importa! —exclamó—. ¡Los nombres largos son los mejores!

—Ah… realmente tiene un hijo… —Kanon repitió para sí misma. Hisamaru, que aún estaba ahí solo observando la escena, sonrió débilmente.

—Y te sorprendería saber quién es el otro progenitor —afirmó con ligera burla—. Creo que vendrá mañana. Suele venir los fines de semana.

—Ah, que tierno —Kanon puso una mano en su mejilla—. Es toda una historia de amor. ¡Me gustaría tener también una pareja, y tener hijos, y todo eso~!

Hisamaru sonrió ligeramente al verla. Ese entusiasmo… Ah, pero él también está soltero. ¿Estaría mal desear algo así también? En un hombre es un poco raro. Al final, por su mente algo conectó, y recordó porque había estado buscando a Tsuika.

—Tsuika-san —llamó Hisamaru, acaparando la atención de todos—. Los mercaderes vendrán en estos días. Parece que se quedaran un tiempo nuevamente.

—Oh… habrá que avisarle a Padre entonces —él dijo tranquilamente, sin dejar de cargar a su hijo—. También mañana haremos una fiesta de bienvenida.

—¿Para Kanon? —él sonrió débilmente—. Parece buena idea. Lo merece.

—¡Oh~! —Kanon exclamó de inmediato—. ¡No es para tanto, Hisamaru-san!

—Vamos, vamos. Hace años que no te pasabas por aquí… Espera, ahora que caigo, ¿por qué fiesta de bienvenida? —preguntó.

—¡Porque trabajaré aquí a partir de mañana! —exclamó la muchacha emocionada.

—Oh, te tendremos que aguantar de nuevo entonces… rayos —dijo como si fuera la mayor desgracia, aunque era más que claro que estaba jugando.

—¡Jo! ¡qué malo, Hisamaru-san! —Kanon exclamó haciendo un débil puchero. Hisamaru la despeinó.

—Era broma, era broma. Será agradable tenerte por aquí seguido —mencionó con una gran sonrisa—. Además, justo cuando vienen los mercaderes… Recuerdo que te llevabas bien con uno de ellos.

—Eh… bueno… yo… —ella se sonrojó sin saber que decir. Tsuika se rió:

—Ya deja de molestarla, Hisamaru —él sonrió—. Anda, Kanon, te seguiré dando un recorrido.

Y así la tarde continuó.
Tsuika le dio un recorrido por toda la casa, presentándole inquilinos, niños, otros trabajadores, hablándole sobre como todo había cambiado y todo lo que seguía. Todo lo que tenían que hacer y, sobre el trabajo de Kanon, que trabajaría cuidando a los niños más pequeños.
Pero por la mente de Kanon, una cosa se había quedado plasmada, y simplemente, no podía deshacerse de ese vago pensamiento. Los mercaderes volverán. Los mercaderes… ESE mercader.
___________________________________________________________

Y eso sería todo por hoy :D espero que no les aburra y sea de su agrado. Sin más, me despido.

_________________________
avatar
Runalan
Admin
Admin

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 06/12/2013
Edad : 20
Localización : En algún lugar del mundo :D

Ver perfil de usuario http://animefans.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Byodo no Monogatari (Capítulo 2)

Mensaje por Kanon Oda el Dom Ago 05, 2018 12:08 am

Eaa kanon siempre de iperactiva y tsuika tan lindo el y sagiri son mis favoritos *-*  son un encanto!!!!! Awww que emocion a de sentir kanon al volver a ver  a ese mercante  7u7 aaah estubo increible y los personajes don increibles tu fic esta increible!!!!!! Espero conti n.n

_________________________


avatar
Kanon Oda
UserActivo
UserActivo

Mensajes : 1151
Fecha de inscripción : 12/12/2013
Localización : Trabajando en la proxima continuacion de mi fianfic

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.